Al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás (Mateo 4:10)