Reflexión de la semana sacada del boletín de la Iglesia



Reflexión del Boletín de la semana año 2014


Archivo reflexiones Boletín de años anteriores


Presenta:   Pastor Diego Guirao


NUM. FECHA ÍNDICE DEL TEMA DE LA REFLEXIÓN
30130.11.2014Catecismo de Heidelberg. 2ª parte. La Redención del hombre. Dom.7
30023.11.2014 Catecismo de Heidelberg. 2ª parte. La Redención del hombre. Dom. 6
29916.11.2014 Catecismo de Heidelberg. 2ª parte. La Redención del hombre. Dom.5
298 09.11.2014 La Reforma del siglo XVI    Solus Christus  -     Estudios Iglesia. net
297 02.11.2014 La Reforma del siglo XVI.  Sola Scriptura  -     Estudios Iglesia.net
296 26.10.2014 Dia de la Reforma.         En recuerdo del dia.    Malcom Watts
295 19.10.2014 El Juicio de Dios es ineludible. Moralistas críticos.      John Stott
294 12.10.2014 La Gloria de la Predicación.                      Eric B. Walkiins 
293 05.10.2014 Gloriosa esperanza    (Libro Cheques Banco la fe) C.H. Spurgeon
292 28.09.2014 La mano invisible                                         José de Segovia Barrón
291 21.09.2014 Quiero que me acaricies                            Yolanda Tamayo
290 14.09.2014 La depresión y el cristianismo (II)           José de Segovia Barrón
289 07.09.2014 La depresión y el cristianismo  (I)           José de Segovia Barrón
288 03.08.2014 Todo puede atraer más que una iglesia, si Jesús no...  IV   Joel Forster
287 27.07.2014 Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no...  III   Joel Forster
286 20.07.2014 Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no...   II    Joel Forster
285 13.07.2014 Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no ...   I    Joel Forster
284 06.07.2014 El origen del mal                                José de Segovia Barrón
283 29.06.2014 ¿Justo castigo?                                   José de Segovia Barrón
282 22.06.2014 Un reinicio continuo                         Editorial la Buena Semilla
281 15.06.2014 Seguir viviendo sería un asco              José de Segovia Barrón
280 08.06.2014 ¡Cuídate!        Solo por fe                      Martín Lutero
279 01.06.2014 La gran paradoja mundial.      Salvador Gómez Dickson
278 25.05.2014 La Biblia es mi amiga y mi guia -   Editorial La Buena semilla
277 18.05.2014 Cambio de Iglesia (2)  ¿Cómo cerrar bien mi etapa anterior?
276 11.05.2014 Cambio de Iglesia (1) ¿Cómo cerrar bien mi etapa anterior?
275 04.05.2014 La vida, una navegación con riesgos      Editorial la buena Semilla
274 27.04.2014 La semana de la pasión: La purificación del templo       Sugel Michelen
273 20.04.2014 ¡Cristo ha resucitado!   De la 1ª Carta del apóstol Pablo a los Corintios
272 13.04.2014 Esperanza de una vida mejor.   Extracto: Vértigo...      José de Segovia
271 06.04.2014 El calvinista, persona que ha visto verdaderamente a Dios. B.B. Warfield
270 30.03.2014 Una voz venida del Cielo                        Editorial la Buena Semilla
269 23.03.2014 Un engranaje bien pensado                  Editorial  la Buena Semilla
268 16.03.2014 Unas reflexiones                                       Editorial la Buena Semilla
267 09.03.2014 Él bendecirá la morada de los justos  C.H.Spurgeon (Cheques Banco fe)
266 02.03.2014 Comunión diaria con Dios (IV)            Andrew Murray
265 23.02.2014 Comunión diaria con Dios  (III)           Andrew Murray
264 16.02.2014 Comunión diaria con Dios  (II)             Andrew Murray
263 09.02.2014 Comunión diaria con Dios                    Andrew Murray
262 02.02.2014 ¿Cuánto cuesta  una renuncia?          Yolanda Tamayo
261 26.01.2014 Razones bíblicas para asistir a la Iglesia
260 19.01.2014 En Memoria de Josep Grau Balcells    -Protestante Digital-
259
12.01.2014 Una oración para empezar el 2014      Arturo Terrazas  (en Facebook)
258 05.01.2014 Hay que escoger      --       La buena semilla





Semana del 30 de Noviembre al 5 de Diciembre 2014
El Catecismo de Heidelberg.     Segunda parte

La Redención del
hombre.

Domingo 7

20. Pregunta: ¿Son salvados por Cristo todos los hombres que perecieron en Adán?  

Respuesta: No todos (a), sino sólo aquellos que por la verdadera fe son incorporados en El y aceptan sus beneficios (b).

a. Mateo 7:14; Mateo 22:14.- b. Marc. 16:16; Juan 1:12; 3:16, 18, 36; Isaías 53:11; Salmo 2:11; Rom. 11:20; Rom. 3:22, Hebr. 4:3, Hebr, 5:9, 10:39; Hebr. 11:6. 

21. Pregunta: ¿Qué es la verdadera fe? 

Respuesta: No es sólo un seguro conocimiento por el cual considero cierto todo lo que el Señor nos ha revelado en su palabra (a), sino también una verdadera confianza (b) que el Espíritu Santo (c), infunde en mi corazón, por el Evangelio (d), dándome la seguridad, de que no sólo a otros sino también a mí mismo Dios otorga la remisión de pecados, la justicia y la vida eterna (e), y eso de pura gracia y solamente por los méritos de Jesucristo (f) a. Santg. 2:19.- b. Hebr. 11:1, 7; Rom. 4:18, 21; Rom. 10:10; Efes. 3:12; Hebr. 4:16; Santg. 1:6.- c. Gál. 5:22; Mateo 16:17; 2 Cor. 4:13; Juan 6:29; Efes. 2:8; Filip. 1:19; Hechos 16:14.-d. Rom. 1:16, Rom. 10:17; 1 Cor. 1:21; Hechos 10:44; Hechos 16:14.- e. Rom. 1:7; Gál. 3:11; Hebr. 10:10, 38; Gál. 2:16.- f. Efes. 2:8; Rom. 3:24; Rom. 5:19; Luc. 1:77, 78. 
 

22. Pregunta: ¿Qué es lo que debe creer el cristiano? 

Respuesta: Todo lo que se nos ha prometido en el Santo Evangelio (a), sumariamente contenido en el Símbolo Apostólico, en cuyos artículos se expresa la fe universal e infalible de todos los cristianos. 

a. Juan 20:31; Mateo 28:19; Marc. 1:15. 

23. Pregunta: ¿Qué dicen estos artículos?  

Respuesta: Creo en Dios Padre, todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor; que fue concebido por el Espíritu Santo, nació de María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, y al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios, Padre todopoderoso, de donde vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el espíritu Santo; una Santa Iglesia cristiana católica (1), la Comunión de los Santos; la remisión de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida eterna. Amén. 

1.- Católica, tiene el significado de universal: en todos los lugares y tiempos.




Semana del 23 al 29 de Noviembre de 2014
El Catecismo de Heidelberg.     Segunda parte

La Redención del
hombre.

Domingo 6

16. Pregunta: ¿Por qué debe ser verdadero hombre y perfectamente justo?  

Respuesta: Porque la justicia de Dios exige que la misma naturaleza humana que pecó, pague por el pecado (a); el hombre que es pecador, no puede pagar por otros (b).

a. Ezeq.18:4, 20; Rom. 5:18; 1Cor. 15:21; Hebr. 2:14, 15, 16.- b. Hebr. 7:26, 27; Salmo 49:7; 1 Pedro. 3:18.  

17. Pregunta: ¿Por qué debe ser también verdadero Dios? 
 

Respuesta: Para que, por la potencia de su divinidad (a), pueda llevar en su humanidad (b) la carga de la ira de Dios (c), y reparar y restituir en nosotros la justicia y la vida (d).

a. Isaías 9:5; Isaías 63:3.- b. Isaías 53:4, 11.- c. Deut. 4:24; Nah. 1:6; Salmo 130:3; d. Isaías 53:5, 11.  

18. Pregunta: Mas ¿Quién es este mediador, que al mismo tiempo es verdadero Dios (a), y verdadero hombre perfectamente justo (c)? 
 

Respuesta: Nuestro Señor Jesucristo (d), el cual nos ha sido hecho por Dios, sabiduría y justicia, satisfacción y perfecta redención.
(e), a. 1 Juan 5:20, Rom. 9:5; Rom. 8:3; Gál. 4:4; Isaías 9:6, Jer. 23:6; Mal. 3:1.- b. Lucas 1:42; Lucas 2:6, 7; Rom. 1:3; Rom. 9:5; Filip. 2:7; Hebr.2:14, 16, 17; Hebr. 4:15.- c.Isaías 53:9, 11; Jer. 23:5; Luc. 1:35, Juan 8.46; Hebr. 4:15; Hebr.7:26; 1 Pedro, 1:19; 1 Pedro, 2:22; 3:18; d. 1 Tim. 3:16; Lucas 2:11; Hebr.2:9; e. 1 Cor. 1:30. 

 
19. Pregunta: ¿De dónde sabes todo esto? 
 

Respuesta: Del Santo Evangelio, del cual Dios reveló primeramente en el paraíso (a), y después lo anunció por los santos patriarcas (b) y profetas (c), y lo hizo representar por los sacrificios y las demás ceremonias de la Ley (d): y al fin lo cumplió por su Hijo unigénito (e).

a. Gén 3:15.- b. Gén 22:18; Gén. 12:3; Gén 49:10.- c. Isaías 53; Isaías 42:1-4; Isaías 43:25; Isaías;Isaías 49:5-6, 22-23, Jer. 23:5, 6, 31-33, Jer. 32:39-41; Miq. 1:18-20; Hechos 3:22-24; Rom. 1:2, Hebr. 1:1.- d. Hebr. 10:1, 8; Col. 2:7; Juan 5:46.- e. Rom. 10:14; Gál. 3:24; Col. 2:17. 

 



Semana del 16 al 22 de Noviembre de 2014
El Catecismo de Heidelberg.     Segunda parte


La Redención del
hombre.

Domingo 5

12. Pregunta: Si por el justo juicio de Dios merecemos penas temporales y eternas, ¿No hay alguna posibilidad de liberarnos de estas penas y reconciliarnos con Dios? 

Respuesta: Dios quiere que se dé satisfacción a su justicia (a): por eso es necesario que la satisfagamos eternamente por nosotros mismos o por algún otro (b).

a. Gén. 2:17; Éx. 23:7; Ezeq. 18:4; Mateo 5:26; 2 Tes. 1:16; Lucas 16:2.- b. Rom. 8:4 

13. Pregunta: ¿Pero podemos satisfacerla por nosotros mismos ? 

Respuesta: De ninguna manera: antes acrecentamos cada día nuestra deuda (a).

a. Job 9:12; Job 15:15, 16; Job 4:18, 19; Salmo 130:3; Mateo 6:12; Mateo 18:25; Mateo 16:26. 

14. Pregunta: ¿Podría hallar ese alguien que siendo simple criatura pagase por nosotros? 

Respuesta: No, Primero porque Dios no quiere castigar en otra criatura, la culpa de la cual el hombre es responsable (a), Segundo, porque una simple criatura es incapaz de soportar la ira eterna de Dios contra el pecado y liberar a otros de ella (b).

a. Ëxeq. 18:4; Gén. 3:17.- b. Nah. 1:6; Salmo 130:3. 

15. Pregunta: ¿Entonces, que mediador y redentor debemos buscar? 

 
Respuesta: Uno que sea el verdadero hombre (a) y perfectamente justo (b) y que sea más poderoso que todas las criaturas, es decir, que sea al mismo tiempo verdadero Dios (c).

 a. 1 Cor. 15:21.- Hebr. 7:26.- c. Isaías 7:14, Isaías 9:5, Jer. 23:6; Luc. 11:22.




Semana del 9 al 15 de Noviembre de 2014
La Reforma del siglo XVI     Solus Christus


  Martin Lutero enseña el Solus Christus

Juan 14:6   Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 

 

Hechos 4:12   Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo del cielo, dado a los hombres, en que debamos ser salvos.                                                                 

1ª Timoteo 2:5   Porque hay un solo Dios, mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre;


     Solus Christus   –  Solo Cristo

Este lema define el origen y el objeto central de la fe Cristiana.

 

Los protestantes se opusieron a exaltar cualquier cosa que no fuera la suficiencia de Cristo.

 

Ningún ritual, institución o individuo puede ni debe ser motivo de confianza sino Cristo.

 

Ningún proyecto, visión o necesidad debe competir por el lugar primario de Cristo en la iglesia.

 

Ninguna filosofía, ideal o argumento debe ser predicado en la iglesia que no exalte a Cristo y su muerte en la cruz por el pecado de los hombres.

 

Tenemos fe en Cristo, no fe en la fe, o en las oraciones, o en la iglesia.

 

Solo Cristo es digno de confianza pues Él es el único Salvador.


Estudios.Iglesia.net



Semana del 2 al 8 de Noviembre de 2014
La Reforma del siglo XVI     Sola Scriptura


Martin Lutero enseña la Sola Scriptura

2Pedro 1:21 porque la profecía no vino en tiempo pasado por la voluntad del hombre; sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo guiados por el Espíritu Santo.

 

2Timoteo 3:16 Toda Escritura es dada por inspiración de Dios, y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Apocalipsis 22:18  Porque yo testifico a cualquiera que oye las 

palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas que 

están escritas en este libro.  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su 

parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.

Sola Scriptura – Solo la Escritura

 

Este lema define la función de las Escrituras como única autoridad sobre la iglesia.

 

Así como los protestantes del siglo dieciséis y diecisiete rechazaron la autoridad del papado y la iglesia Romana, los protestantes contemporáneos deben hoy rechazar toda autoridad extra-escritural sobre la iglesia.

 
Cualquier autoridad, organización, experiencia, liderazgo o práctica dentro de la iglesia debía estar sujeta al lema de Solo la Escritura.

 

El predicar fielmente y el escuchar atentamente la Palabra de Dios tiene que volver a ser un acto central en la adoración Cristiana.

 

La aplicación de las enseñanzas bíblicas a la vida practica y cotidiana de los cristianos y de la iglesia es nuestra tarea continua.

 

El entendimiento y la aplicación práctica de las verdades bíblicas son indispensables para la salud, el cuidado y la disciplina de la iglesia.


Estudios.Iglesia.net
 


 


Semana del 26 de Octubre al 1 de Noviembre de 2014

Dia de la Reforma   En recuerdo del Dia.    Malcom Watts

 Porque en el evangelio la justicia de Dios se

revela por la fe y para fe; como está escrito.

"Más el justo por la fe vivirá"


Romanos 1:17

La Reforma fue uno de los mayores acontecimientos en la historia del mundo. Esencialmente, fue una obra de Dios relacionada con la verdad de la doctrina bíblica, pero llegó a ser un poderoso avivamiento de vida espiritual y una tremenda conmoción de intensa convicción religiosa. Una vez que el Evangelio fue redescubierto, la gente comenzó a experimentar, mediante el poder del Espíritu Santo, la plena realidad de la salvación de Cristo. El catolicismo romano fue rechazado porque se vio que no era la religión de Jesucristo; y el cristianismo neotestamentario, en su plena pureza y poder, fue restaurado una vez más a la Iglesia de Dios.

El Dr. J.H. Merle d’ Aubigné, el historiador, escribió: "El cristianismo primitivo y la Reforma constituyen una y la misma revolución, producida en diferentes épocas y bajo diferentes circunstancias."

Hoy presenciamos los intentos a alto nivel de deshacer la gloriosa obra de la Reforma.
La mayoría de nosotros habremos leído reportajes de un discurso del Arzobispo de Canterbury pronunciado hace dos anos, en 1993, en la Iglesia de S. Gregorio en Roma. En su discurso, daba a entender que la primacía papal podría ser reconocida por la Iglesia de Inglaterra, y llamó a los cristianos en todas partes a aceptar al Papa como el dirigente de la Iglesia universal.

Al día siguiente, en una demostración de unidad sin precedentes, él y el Papa se abrazaron durante una misa papal en la plaza de S. Pedro. Este realineamiento con Roma ha sido necia e ingenuamente aceptado por muchos protestantes nominales. De hecho, esto es una traición a nuestra fe protestante y un rechazo despreciativo del patrimonio de la Reforma.

En vista de la confusión mental prevaleciente, es necesario reafirmar los principios de la verdad de la Reforma y examinar el romanismo a la luz de los mismos. Los reformadores lucharon para defender un Evangelio apropiadamente descrito por los siguientes lemas:

1.       Sola Scriptura (Solo la Escritura)

2.      Sola Fide (Solo por fe)

3.      Sola gratia (Solo por gracia)

4.      Solus Christus (Solo por Cristo)

5.      Soli Deo Gloria (Solo a Dios sea la gloria)

Escrito por Malcolm Watts. Pastor de la Iglesia Evangélica Emanuel de Salisbury (Inglaterra). Este artículo está tomado de la revista The Sword and Trowel

       

Semana del 19 al 25 de Octubre de 2014 
El Juicio de Dios es ineludible. Moralistas críticos     John Stott

Romanos 2:1-3  Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; porque en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.  Pero sabemos que el juicio de Dios contra los que hacen tales cosas es según verdad. ¿Y piensas esto, oh hombre, que juzgas a los que hacen tales cosas y haces lo mismo, que tú escaparás del justo juicio de Dios? 

                                                                                                      

Santiago 4:11-12 Hermanos, no habléis mal los unos de los otros. El que habla mal de su hermano,

y juzga a su hermano, este tal habla mal de la ley, y juzga la ley; pero si tú juzgas a la ley, no

eres hacedor de la ley, sino juez.  Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder,

 ¿Quién eres tú que juzgas a otro?


Pablo pone a la luz en estos versículos una extraña flaqueza humana, a saber, nuestra tendencia a ser críticos de los demás, pero no de nosotros mismos. A menudo somos sumamente duros con nuestros juicios sobre otros, pero blandos con nosotros mismos. Nos inflamos de farisáica indignación ante el comportamiento vergonzoso de otras personas, mientras que ese mismo comportamiento NO nos parece tan serio cuando se trata de algo que hacemos nosotros. Hasta adquirimos una vicaria satisfacción al condenar a otros por las mismas faltas que nos perdonamos a nosotros mismos.

Freud llamaba "proyección" a esta gimnasia moral, pero Pablo la describió siglos antes que él. De manera semejante, Thomas Hobbes, el filósofo político del siglo diecisiete, escribió sobre personas que "se ven forzadas a mantener una perspectiva favorable sobre sí mismas mediante el recurso de observar las imperfecciones de otros. "Este recurso nos permite retener simultáneamente nuestros pecados y nuestra auto estima. Es un arreglo muy conveniente, pero también engañoso y enfermizo".

Además, dice Pablo, nos exponemos al juicio de Dios, y nos quedamos sin excusa ni escapatoria. Porque si nuestras facultades críticas están tan bien desarrolladas que nos volvemos expertos en nuestra valoración moral de los demás, difícilmente podamos alegar ignorancia en cuanto a cuestiones morales en nuestro propio caso. Por el contrario, al juzgar a otras personas, como resultado nos condenamos, porque al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas (v.1). Porque sabemos perfectamente bien que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas se basa en la verdad (v.2).

¿Cómo podemos suponer (nosotros los que, aunque somos meros seres humanos, jugamos a ser Dios y juzgamos a otros por hacer lo que nosotros mismos hacemos) que vamos a escapar del juicio de Dios
(v.3)? No se trata de un llamado a suspender nuestras facultades críticas, ni a renunciar a toda crítica o reprimenda de parte de otros como si fuese ilegítima; se trata más bien de una prohibición de erigirnos en jueces de otras personas y condenarlas (algo que como seres humanos no tenemos ningún derecho a hacer), especialmente cuando no nos condenamos a nosotros mismos. Porque esta es la hipocresía de la doble moralidad, con normas elevadas para los demás y una norma cómodamente baja para nosotros mismos.

John Stott  (El mensaje de Romanos. Comentario de la carta de Pablo a los Romanos)

 


Semana del 12 al 18 de Octubre de 2014 
La Gloria de la Predicación                Eric B. Walkins

 Porque la predicación de la cruz es locura a los que se pierden; pero a nosotros los salvos, es poder de Dios. Y ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios por medio de la sabiduría; agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

        (1ªCorintios1:18,21)

 

 mi palabra y mi predicación no fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder;

        (1ªCorintios 2:24)                   


En todas las iglesias hay personas a las que verdaderamente les encanta escuchar sermones, y otros que probablemente apenas los aguantan. Es humillante admitir que casi cada semana yo percibo ambos sentimientos. Sin embargo hay algo verdaderamente glorioso acerca de la predicación de la Palabra de Dios. ¿Qué es lo que hace gloriosa la predicación?

La gloria de la predicación se encuentra en que revela la gloria de Dios en la salvación y en la santificación de Su pueblo. Hace unos años, mientras estudiaba los profetas, me quedé asombrado por un patrón que se manifiesta en el llamamiento de Dios a aquellos que habrían de proclamar Su Palabra. Piensa por un momento en Moisés, Isaías, Jeremías, Ezequiel, incluso Pablo. Cada uno de esos hombres, antes de recibir su comisión, de una u otra manera fue confrontado con la gloria de Dios (véase Éx. 3; Isa. 6; Jer. 1; Ez. 1; y Hch. 9).
Aquellos hombres o fueron llevados a la presencia de Dios, o Dios vino a encontrarse con ellos de las maneras más extraordinarias. Dios los sobrecogió con Su gloria. Atrajo su atención, transformó su fe, e impactó sus corazones con una huella indeleble de la gloria de Dios. Desde ese momento en adelante, fueron hombres transformados; no es que fueran perfectos, sino que ya nunca fueron los mismos. Quedaron marcados para siempre por su encuentro con la gloria de Dios.


¿Cómo afectó esto a su predicación? Si prestamos atención con cuidado a lo que dijeron (predicaron) posteriormente, nos daremos cuenta de que su encuentro con la gloria de Dios continuó formando parte de su predicación. Su predicación fue un medio inspirado divinamente para revelar la gloria de Dios a aquellos que recibieron su ministerio.
Cuando Moisés o Pablo predicaban, no era la “palabra de Moisés” o la “palabra de Pablo” lo que se predicaba, sino la mismísima Palabra de Dios. Sus sermones no exaltaban, entretenían, ni simplemente educaban a las personas, sino que las llevaba a un contacto vital con la gloria penetrante de Dios. La gloria de Dios había de ser revelada no solo al pueblo de Dios, sino también en el pueblo de Dios, y la predicación era el medio por el que esto sucedía.

Cuando Jesús predicaba, se podía decir lo mismo de Él. Él vino de la gloriosa presencia de Su Padre. Su comisión estaba arraigada en la gloria de Dios, y Su predicación estaba siempre centrada en revelar la gloria de Dios. Él reveló la gloria de Dios en Sus palabras y obras, y creó expectativas no sólo para aquellos que predican sino incluso para aquellos a quienes se les predica: ambos han de centrarse en la gloria de Dios.

¿Qué esperamos nosotros de la predicación? ¿Tenemos antojos por historias sobre nosotros mismos, o anhelamos experimentar un encuentro conmovedor con la gloria de Dios y Su Evangelio todo suficiente? ¿Queremos escuchar historias sobre el predicador o la historia de Aquel que le envió a proclamar la gloria de Dios?


Cuanto más vengamos a la iglesia anhelando percibir un atisbo de la gloria de Dios, mejor será nuestra respuesta a la predicación de la gloriosa Palabra de Dios.

(Eric B. Watkins, en la revista 
Tabletalk).



Semana del 5 al 11 de Octubre de 2014 
Gloriosa esperanza    (Libro Cheques Banco fe)  C.H. Spurgeon  


"El cual transformará el cuerpo 

De la humillación nuestra, para que sea

 Semejante al cuerpo de la gloria suya".


(Filipenses 3:21)


Muchas veces, cuando nos vemos atormentados por el dolor e incapaces de pensar u orar, sentimos hasta qué punto nuestro cuerpoes el cuerpo de nuestra bajeza»

Y cuando somos tentados por las pasiones de la carne, no encontramos exagerada la palabra bajeza. Nuestro cuerpo nos humilla, y tal vez sea el mejor servicio que nos hace. ¡Ojalá fuéramos lo suficientemente humildes, ya que nuestros cuerpos nos acercan más a los animales y al polvo de la tierra!

Empero nuestro Salvador, el Señor Jesús, modificará este estado de cosas. Nuestros cuerpos serán transformados a la semejanza de su cuerpo de gloria.

Esto se realizará en todos aquellos que creen en Jesús. Sus almas han sido transformadas por la fe, y sus cuerpos experimentarán una tal renovación que quedarán adaptados a sus espíritus regenerados.

Cuándo acontecerá esta transformación, no es posible asegurarlo; pero esta sola esperanza puede alentarnos para soportar las pruebas de hoy y los males de nuestra carne. Dentro de poco tiempo seremos como Jesús es ahora. Ya no habrá más cabezas doloridas, ni miembros hinchados, ni ojos entristecidos, ni corazones desmayados. El anciano dejará de ser un retablo de miserias, y el enfermo un cuerpo de agonía. «Semejante al cuerpo de su gloria». Aun nuestra carne descansará en la esperanza de la resurrección.


Del Libro de Cheques del Banco de la Fe de C.H. Spurgeon



Semana del 28 de Septiembre al 4 de Octubre de 2014 
La mano invisible                    José de Segovia Barrón

¿No se venden dos pajarillos por un cuadrante? Y ni uno 

de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Pues aun los 

cabellos de vuestra cabeza están todos contados. Así 

que, no temáis; de más estima sois vosotros que muchos 

pajarillos..  (Mateo 10:29-31)

                                                                                              

Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que 

aman a Dios, a los que conforme a su propósito son 

llamados. (Romanos 8:28)

               
La Escritura ilumina la oscuridad de nuestra vida, no porque seamos capaces de interpretar los movimientos de Dios, sino porque su Palabra nos da sabiduría. Es lámpara a nuestros píes (Salmo 119:105).

Aunque nos veamos en tinieblas, palpando en la oscuridad, sabemos que está ahí su Mano Invisible. No la vemos, ni podemos trazar su diseño, o discernir su propósito, pero sabemos que está ahí, y lo que es aún más importante: Quién es Él, el Dios de Abraham y Jacob, los patriarcas y apóstoles, el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Jesús dice: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). La vida pasa, pero Cristo nos da esa vida plena, que Juan llama “vida eterna”. Hay muchas cosas que pasan en nuestra vida, que parecen por casualidad. No las entendemos ahora, ni quizás después, a este lado de la eternidad. Es por eso que el puritano John Flavel decía que las providencias de Dios son como el hebreo: Sólo se puede leer hacía atrás. Vemos nuestras vidas como en una pantalla partida, donde actúa tanto la soberanía de Dios sobre cada detalle de nuestra vida, como los contingentes e impredecibles sucesos del mundo en que vivimos. 

Desde el punto de vista humano, todo podría ser diferente de lo que es. Pero al mismo tiempo, reconocemos que en medio de nuestra confusión, las circunstancias y sorpresas de la vida, hay un Dios soberano en el cielo, cuya Mano está sobre cada momento del día. El Dios que reina sobre cada pulgada del universo, nos asegura que nada ocurre por casualidad. “Ni un pajarillo cae a tierra sin que lo permita el Padre” (Mateo 10:29). Aquellos que tienen a Dios como Padre y le aman, saben que “todas las cosas les ayudan a bien”
(
Romanos 8:28). No porque sepan exactamente lo que Dios está haciendo en este impredecible mundo, sino porque lo que es impredecible para nosotros, está ya predicho por Él. Ha escrito el propósito de nuestra vida y contado nuestros días, incluso antes de que vengamos a este mundo
(
Salmo 139:16). ¡En Él podemos confiar!

Del artículo de José de Segovia: Boyhood: El tiempo pasa
Leer más: 
http://protestantedigital.com/blogs/33976/boyhood_el_tiempo_pasa


Semana del 21 al 27 de Septiembre de 2014 
Quiero que me acaricies             Yolanda Tamayo



    Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros, gozoso y viniendo a casa, reúne a sus amigos y a sus vecinos, diciéndoles: Regocijaos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido. (Lucas 15:5,6)  

                                                                                       

   ¿Y por  qué miras la paja que está en el ojo de

    tu hermano, pero no consideras la viga que

    está en tu propio ojo?   (Mateo 7:3) 

Quiero que me acaricies. Que dejes en mi corazón el rastro delicado de tus dedos en contacto con mis miedos. Quiero que tus manos se fundan con las mías y sean transformadas en irrompibles lazos de ternura. Estoy cansada de recibir el azote gris del viento rozando con ferocidad mi rostro. Estoy cansada de oír el crujido que producen los dientes apretados, el tintineante goteo de palabras malsonantes. Las manos agarran fuertemente piedras. Los dedos blanquecinos aprietan las frías rocas que serán lanzadas sin misericordia.

Asediada por la turbación quiero pensar en tus manos amables, discretas, portadoras de amor. Manos que no lanzan piedras, que no prejuzgan, que sólo saben derramar cariño, bondad, justicia. Siento temor ante quienes vienen a juzgarme. Ellos no escuchan simplemente lanzan críticas, se burlan de mi condición de mujer pecadora. Miran con desdén y son arrastrados por sus fatuos corazones. Son ciegos guías de ciegos. Cierro los ojos y busco tus manos. Busco esa ternura que tanto necesito, un resquicio de esperanza para poder abandonar esta habitación oscura. Ya se acercan, están ahí. Son muchos y vienen hacia mí emitiendo repugnancia, odio.

No quiero mirarlos a la cara, no deseo saber sus nombres. Tú que siempre das una segunda oportunidad sabrás que hacer ahora. Bajo mi cabeza, doblo mis rodillas, pido clemencia. Eres tú el único que puede abolir este dolor, sólo tú tienes poder. ¡Señor, hazme justicia! Jesús mira con compasión.  Su mirada imprime perdón. Es una mirada de misericordia, es una mirada de amor La mirada de Jesús tiene una capacidad sanadora, cuando somos abrazados por su mirada Dios nos transforma.   Cuando miro la paja en el ojo ajeno, no estoy dándome cuenta de la viga que tengo en el mío.

Quiero dejar de ver la mancha, el fallo, el interés retorcido, la imperfección en los demás y limpiar mis ojos para poder ver lo que Dios me desea mostrar.
 

Autora: Yolanda Tamayo



Semana del 14 al 20 de Septiembre de 2014 
La depresión y el cristianismo (II)      José de Segovia Barrón

Y él (Elías) se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Señor, quítame la vida, pues no soy yo mejor  que  mis padres.  
(1Reyes 19:4) 

                                                                                              

  (Jesús) comenzó a entristecerse y a

angustiarse en gran manera. Entonces… les

dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte;   

(Mateo 26:37,38)

Dios sólo llena los vacíos del alma que Él quiere llenar y sólo sana las enfermedades que Él quiere sanar. Creer en Dios no es garantía de absolutamente nada, ni de la salvación, los demonios también creen y tiemblan; es necesario nacer de nuevo, y recuerda que así hayas nacido de nuevo no serás perfecto. La Perfección no es para esta vida y ser cristiano no es garantía de felicidad, Jesús nunca prometió eso, al contrario, nuestras promesas son de tribulación. En esta época es frecuente ver a pastores con grandes ministerios sufriendo de depresión, pastores destacados y dignos de ser llamados pastores.

Estudios indican que el 47.5% de pastores sufren de alguna enfermedad psicológica, incluyendo la depresión.

De hecho la mayoría de grandes hombres de Dios sufrió algún grado de depresión y la Biblia está llena de gente con síntomas de depresión. Comenzando por Job, David también tuvo etapas depresivas, así todos los profetas sufrían depresión. Elías quiso morir (1 reyes 19:4), Jeremías se sentía un incapaz (Jeremías 1:6) ¿y Juan? Un temperamento depresivo, ¿Y Pablo? Tuvo diversos momentos de depresión, Timoteo (2 Timoteo 1:4-7) y finalmente el mismo Jesús afirmo sentirse con una profunda tristeza y angustia con sólo pensar en la muerte que le esperaba (Mateo 26:37-38); pareciera que la “tristeza en el alma” es algo que acompaña a los que aman demasiado a su prójimo al punto de entregar su propia vida.

Depresión no significa tener el alma vacía, depresión significa tener el alma luchando con más de lo que cree poder soportar. También es un recuerdo constante de que el amor de Dios se lleva nuestras cargas y que muchas veces también deposita más carga en los hombros de sus hijos más amados.

Es triste el gran grado de desinformación e ignorancia que abunda en el cristianismo, un gran ejemplo de eso es la lluvia de críticas ante el suicidio del hijo del pastor Rick Warren.

Depresión es motivo de oración, concientización y preocupación. La oración de quien nos ama es el mejor remedio para la depresión, y claro que los antidepresivos también ayudan, recordemos que la depresión es una enfermedad y debe ser tratada como tal. 

José De Segovia Barrón compartió un enlace. Interesante artículo desde Perú, sobre la depresión...
http://proyectoeclesiastes.wordpress.com/2014/08/15/robin-wil liams-la-depresion-y-el-cristianismo/ 




Semana del 7 al 13 de Septiembre de 2014 
La depresión y el cristianismo (I)      José de Segovia Barrón

Y él (Elías) se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Señor, quítame la vida, pues no soy yo mejor  que  mis padres.  
(1Reyes 19:4) 

                                                                                              

  (Jesús) comenzó a entristecerse y a

angustiarse en gran manera. Entonces… les

dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte;   

(Mateo 26:37,38)

No pasó mucho tiempo luego del fallecimiento de Robin Willams que apareció un gran grupo de cristianos diciendo: “Tenía fama y dinero, pero solamente una vida con Dios puede hacernos realmente felices”, el rollo ese de que “solo el cristiano es feliz”.

¡Gran mentira! ¡Conozco gente no cristiana muy feliz! ¡Incluso más feliz y con mejor actitud hacia la vida que muchos cristianos “maduros”!

Robin era famoso, gracioso, amoroso y talentoso. El era un individuo realizado y nada de esto evita o sirve de antídoto para la depresión, ni siquiera una relación con Dios, esta es la realidad, aunque la mayoría de cristianos no lo quiera aceptar.

La verdad es que los que creen que la relación con Dios es la fórmula antidepresiva “más eficaz”, dicen esto porque no conocen mucho sobre la depresión. Por supuesto que Jesús tiene el poder de curar la depresión y lo hace, pero parece que no lo hace con frecuencia. Lo usual es que si usted tiene un problema de depresión, probablemente va tener que luchar contra ese aguijón en la carne y muchas veces va tener que aprender a lidiar toda su vida con ese aguijón.

La depresión es una enfermedad, así como la gripe, el sida o el astigmatismo; Dios puede sanar la gripe, pero en la mayoría de casos tienes que tomar anti gripales, Dios puede sanar el sida producto de una vida liberal, pero lo usual es que a una persona que se arrepiente de sus pecados y entrega su corazón a Jesús Dios decida no sanarlo y muera de sida. Dios puede sanar el astigmatismo pero puede que toda tu vida tengas que usar lentes; de esta misma manera, la depresión es una enfermedad que Dios puede sanar, pero que también podrías aprender a convivir con ella con el tratamiento adecuado.

José De Segovia Barrón compartió un enlace. Interesante artículo desde Perú, sobre la depresión...
http://proyectoeclesiastes.wordpress.com/2014/08/15/robin-williams-la-depresion-y-el-cristianismo/
 



Semana del 3 al 9 de Agosto de 2014
Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no está...  IV  Joel Forster

 “Todo puede atraer más que una iglesia, si Jesús no está en ella” - IV-


Una cosa he demandado de Jehová, ésta buscaré: Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.   
(Salmo 27:4)


EL ERROR DE LOS JÓVENES SIN IGLESIA FIJA

¿Podemos decir entonces que si alguien “es iglesia” ya no debe comprometerse con “una iglesia”? Porque esta parece ser la idea en el aire entre muchos cristianos por debajo de los 25 años. Asistir aleatoriamente a varias iglesias, sin ver necesario el compromiso con ninguna de ellas.

“Sí, hay confusión”, cree Daniel. “En parte por la gran falta de conocimiento bíblico que existe”. “En las grandes urbes es donde mejor se reconoce al joven posmoderno, intercultural y dinámico. Es en esencia un seguidor del cambio constante y del movimiento espontáneo pero por el contrario pesa sobre él su gran falta de perseverancia y compromiso con aquello que emprende o de aquello que forma parte”, observa el autor.  

Pero la riqueza está precisamente en iglesias que unen a personas jóvenes y mayores.

“Las generaciones pasadas deberán aprender del carácter

explosivo del joven y el joven tendrá que descubrir que la

fidelidad a Dios y a su pueblo no sólo es cuestión de sentimiento”

UNA IDEA PARA LOS PASTORES

Para acabar, ¿qué les diría Pujol a los líderes de las iglesias, si tuviera tan sólo un minuto de su tiempo? “Les diría que al joven hay que mostrarle no la importancia de la iglesia local sino la importancia de su relación con Dios. Porque una vez esto esté claro, “Dios mismo le dará la comprensión de que la comunidad local es necesaria para el crecimiento espiritual”.

Autor: Joel Forster   Editado por: Protestante Digital 2013



Semana del 27 de Julio al 2 de Agosto de 2014
Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no está...  III  Joel Forster


“Todo puede atraer más que una iglesia, si Jesús no está en ella” - III

Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!  Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado tu hijo;… Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, su padre lo vio, y fue movido a misericordia; y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.  Y el hijo le dijo:          

Padre, he pecado contra elcielo, y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.     (Lucas 15:17:17-21) 


DESCUBRIR  EL  JESÚS  REAL

 

En su propia vida, lo que provocó el descubrimiento real de Dios fue un entorno nada eclesial. Conocí a Jesús precisamente fuera del ámbito religioso cuando ya hacía años que no asistía a ninguna iglesia. Tuve un encuentro con Él en mi habitación después de retarle pidiéndole que si existía me sacara de la situación en la que me encontraba y pudiera conocerle de verdad”.


La confrontación con Dios mismo, el darse cuenta que 


todo lo escuchado desde niño era verdad, le transformó.

Por eso, dice, “me gustaría que los que abandonaron la

iglesia se dieran la oportunidad, no de volver a la iglesia,

sino de volverse a Dios y buscarle en el sitio donde estén”
.

Porque lo increíble, cree Pujol, es que “el evangelio de Jesús no atrae a nadie a la iglesia sino que convierte en iglesia a aquél que lo recibe”.

¿En quién pensaba cuando decidió iniciar su nuevo proyecto de vida, tras encontrar al Dios real y personal? “Pensaba en personas. Nombres y apellidos. Familiares, amigos y conocidos que en alguna época de su vida tuvieron por costumbre asistir a una iglesia”, recuerda. “Me propuse ir uno por uno para compartir el descubrimiento que había hecho: Dios es real, y probablemente no tenía mucho que ver con los motivos que les habían llevado a abandonar la iglesia”. Ese mismo impulso es el que le ha llevado a escribir “La fuga”.

Pujol ha explicado esto en muchos sitios, tanto ante un grupo de jóvenes, como en conversaciones de tú a tú con amigos, como en la radio. En su propia fuga, acabó llegando al extremo opuesto del entorno en el que había crecido.

Autor: Joel Forster   Editado por: Protestante Digital 2013



Semana del 20 al 26 de Julio de 2014
Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no está...  II  Joel Forster

“Todo puede atraer más que una iglesia, si Jesús no está en ella” - II


Solamente esfuérzate, y sé muy valiente, para 

cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi 

siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella 

ni a derecha ni a izquierda, para que seas

prosperado en todas las cosas que 

emprendieres.        (Josué  1:7)       

LA PARTE DE RESPONSABILIDAD DE LA IGLESIA

La sensación de no estar experimentando nada relevante lleva a que muchos en sus 15, 16 o 17 años decidan hacer un cambio brusco en la dirección de sus vidas, en búsqueda de alternativas. “Cualquier cosa puede atraer más que una iglesia, si Jesús no está en ella”, cree Pujol.

Si queremos buscar la responsabilidad de la iglesia, “esta tal vez no tenga tanto que ver con lo que se haya dicho sino más bien con lo que se ha transmitido”.

Mirando hacia adentro, cree, es muy necesario que “todos

aquellos que somos miembros de una iglesia local podamos

reflexionar y cuestionar nuestras conductas, nuestros

métodos, nuestras costumbres… Reflexionar para cambiar.

Creo que la verdadera reflexión siempre impulsa el

cambio si no sólo hablamos de un mero pensamiento”.

“Conviene recordar que no todo el que se va está indicando que prefiere vivir sin Dios”, defiende. Es más, “no todo el que se queda en la iglesia está indicando que quiere vivir con Dios, tal vez nunca le conoció pero su rutina religiosa le produce una estabilidad en su vida cotidiana”.

Pero Pujol no quiere tampoco afirmar que la culpa sea toda ni siempre de la iglesia. El abandono de un joven “puede tener muchas explicaciones y lecturas”.

Autor: Joel Forster   Editado por: Protestante Digital 2013



Semana del 13 al 19 de Julio de 2014
Todo puede atraer más que una Iglesia, si Jesús no está... Joel Forster

“Todo puede atraer más que una iglesia, si Jesús no está en ella” - I

Le dijo Tomás:

Señor, no sabemos a dónde vas, 

¿cómo, pues, podemos saber el camino?

Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la 

vida; nadie viene al Padre, sino por mí.            

(Juan 14:5,6)

Daniel Pujol explica en el libro “La Fuga” algunas de las conclusiones que aprendió de su propia experiencia de “salir” de la iglesia para encontrar a Dios.                         

Daniel Pujol es uno de esos muchos jóvenes que nació y creció en una iglesia evangélica, pero que desapareció cuando empezó a plantearse la vida por sí mismo, en la adolescencia.

Tras unos años de experiencias difíciles, se encontró de frente con el Dios que hasta entonces creía haber conocido.

Al volver a casa, entendió que no se trataba de “ir a la iglesia”, sino de “ser iglesia”.


                  El creyente ora

Pujol plantea ahora en el libro “La Fuga” (Editorial Noufront, 2013) algunas de las lecciones que aprendió de la huída generalizada que observó en su generación. 

“Dejé de asistir regularmente a la iglesia a los 17 años”, explica Pujol a protestante Digital. “Fue un proceso amargo porque luchaba con un sentimiento de culpa tremendo”. Pero el fondo del problema era que su supuesta espiritualidad no funcionaba: “Yo creí conocer a Dios y sin embargo sólo había conocido una religión”. 

Tras hacer su propio camino y observar el de muchos otros, Pujol llega a la conclusión que lo que ha alejado tantos chavales de las iglesias en la que se criaron es la sensación de que algo no encaja. Gran parte de los jóvenes que salen no lo hacen por falta de inquietudes sino por falta de coherencia entre aquello que oyen y aquello que ven; y entre aquello que ellos mismos creen y lo que viven, argumenta.

“Lo interesante es que cuando conversamos con ellos y escuchamos sus argumentos, prácticamente todos hacen referencia a su vivencia en la iglesia y no a su experiencia con Dios”.

Autor: Joel Forster   Editado por: Protestante Digital 2013

 

Semana del 6 al 12 de Julio de 2014
El origen del mal                                      José de Segovia Barrón

 "He aquí, solamente esto he hallado: que Dios

hizo al hombre recto, pero ellos buscaron

muchas perversiones."                              


(Eclesiastés 7:29 )
                          

El origen del mal ha sido llamado “el talón de Aquiles” del cristianismo, siendo objeto de muchas especulaciones y críticas. John Stuart Mill dice: “Si Dios desea que haya mal en el mundo, entonces no es bueno. Si no desea que haya mal, pero el mal existe, entonces no es omnipotente. Así que, si el mal existe, ó Dios no es amor, ó no es todopoderoso”. La teología ha hecho frecuentes intentos de crear teodiceas, o sea justificaciones racionales de cómo Dios es justo y, sin embargo, permite el mal en el mundo.

Muchos han convertido así el mal en bien. Dicen, en base a  Romanos 8:28, que el mal es temporal, pero el bien eterno. ¿Quiere decir Pablo que “todas las cosas son buenas”? No, sino que “todas ayudan a bien” a aquellos “que aman a Dios”

No podemos negar la realidad del mal. 

Eso es lo que denuncia Isaías, cuando dice: “¡Ay de

los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo;

que hacen de las tinieblas luz; que ponen lo amargo

por dulce, y lo dulce por amargo!”

(Isaias 5:20)
.

 La teodicea más habitual es, sin embargo, la que culpa de todos los males a Satanás. Esto es finalmente un dualismo, que presenta la existencia de dos fuerzas que son igualmente poderosas y eternas. Eso no es lo que enseña la Biblia. Se intenta librar así a Dios de la responsabilidad, haciendo al mal eternamente independiente de Él. Como dice Bucky, no podemos mantener la bondad de Dios, a costa de su omnipotencia. El dualismo limita el poder eterno de Dios. Ya que al ser el diablo igual a Dios en poder, no tiene forma de vencerlo. No hay garantía, ni posibilidad de redención.

 Un tercer tipo de teodicea especula sobre la necesidad temporal del mal, para apreciar finalmente el bien. Se nos dice que hace falta estar enfermo, para apreciar la salud. Entonces Dios necesitaría también probar el mal, para amar el bien. El mal es la negación del bien. Es la falta o privación de él. En ese sentido, es cierto que depende del bien para su definición. No existe por sí mismo.

Autor: José de Segovia Barrón©Protestante Digital 2013 del artículo: "Némesis: el justo castigo y el problema del mal."



Semana del 29 de Junio al 5 de Julio del 2014
¿Justo castigo?                                        José de Segovia Barrón

Misericordioso y clemente es el Señor; Lento para la ira, y grande en misericordia. 

No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. 

Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

                                                    

(Salmo 103:8-11)                                                          

La esencia de la fábula de Edipo es la pregunta: ¿cómo funciona la lógica de la justicia cuando fuerzas universales inmensas se cruzan en las trayectorias de vidas humanas individuales?

El justo castigo impregna la tragedia griega como una fuerza temida que preside los asuntos humanos y resulta mezquina, malvada, cruel, egoísta e implacable. Frente a esta mentalidad que helenizó el judaísmo en el tiempo de Jesús, el  Evangelio según Juan  nos presenta a un ciego de nacimiento, sobre el que preguntan sus discípulos al Maestro: “Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?” (9:2). La respuesta de Jesús no puede ser más sorprendente: “no es que peco éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él” (v. 3)

No hay respuestas simples para la cuestión del sufrimiento humano. El Evangelio no enseña que, la enfermedad debe ser consecuencia directa de algún pecado personal. Se equivocan los que piensan que los desastres o epidemias vienen porque Dios castiga a ciertas personas por la enormidad de su pecado. Esa es “la teología del garrote”, por la que Dios está esperando el momento en que fallamos, para darnos un palo. La experiencia nos muestra todo lo contrario: Dios no nos trata como merecemos. Lleno de gracia, es misericordioso y paciente para con todos.

Autor: José de Segovia Barrón©Protestante Digital 2013 del artículo: "Némesis: el justo castigo y el problema del mal."



Semana del 22 al 28 de Junio del 2014
Un reinicio continuo                              Editorial  la Buena Semilla

El Señor…

es paciente para con nosotros,

no queriendo
que ninguno perezca,

sino que todos
procedan al

arrepentimiento.


(2 Pedro 3:9)

«La historia es un reinicio continuo». Esto significa que las situaciones pasadas tienden a repetirse. En general, a una época de crisis le sigue una de prosperidad, la cual a su vez es seguida por una época de decadencia. Las mismas causas producen los mismos efectos.

 La Biblia subraya esta repetición: “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol” (Eclesiastés 1:9).


Pero Dios, juez de todos, aprecia de forma soberana todo lo que se hace. Él
“traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14).

En Génesis leemos que la maldad de los hombres había acarreado un diluvio, el cual los destruyó. Igualmente, la perversidad de los habitantes de Sodoma trajo como consecuencia la destrucción de esa ciudad culpable. La Biblia no dice que estas etapas se reproducirán indefinidamente. Al contrario, un día Dios pondrá fin a la historia del hombre en esta tierra. Hasta ahora ha soportado toda la maldad que su criatura ha acumulado bajo el sol, pero su paciencia llegará a su fin.

La Palabra de Dios anuncia el juicio que caerá sobre los que viven sin Dios en el mundo. Pero así como sucedió con Noé, quien se refugió en el arca, o con Lot, quien fue sacado de Sodoma antes de que la ciudad fuese destruida, la Palabra también muestra a cada uno cómo puede escapar de ese juicio: creyendo en Jesucristo, quien murió por los hombres en la cruz, y resucitó.

¡Vaya hoy a Jesús, hable con Él y confiésele sus pecados! Jesús le recibe y le salva de la condenación eterna.

 

© Editorial La Buena Semilla



Semana del 15 al 21 de Junio del 2014
Seguir viviendo sería un asco            José de Segovia Barrón


George Sanders

… Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida 

está en su Hijo.

El que tiene al Hijo, tiene la 

vida; el que no tiene al Hijo de Dios

no tiene la vida.    


(1ª Juan 5:11,12)
                                     

Tomando café, al píe del hotel Rey Don Jaime de Castelldefels, recuerdo que aquí murió George Sanders en 1972. El actor de "Eva al desnudo", "Rebeca", "Te querré siempre", "El retrato de Dorian Gray", "El fantasma y la señora Muir" y tantas maravillosas películas del Hollywood clásico, decidió quitarse aquí la vida con una sobredosis de barbitúricos en una de las habitaciones...

Dejo dos notas sobre la mesita, junto a una botella de whisky casi vacía, al lado de su cuerpo desnudo sobre la alfombra. Una decía en inglés: "Querido mundo, por si a alguien le interesa saberlo, ya he vivido bastante. Seguir viviendo sería un asco. Te dejo con tus conflictos, tu basura y tus cloacas sin fin. Con los mejores deseos, sinceramente tuyo, George Sanders."

Otro papel decía en castellano: "Avisar a mi hermana. Hay suficiente dinero para pagar todo esto". El actor había vivido el último tiempo en Mallorca. Perdió la casa, su cuarta esposa y los ahorros de toda su vida, por un escándalo financiero, pero tenía una salud de hierro. Añade una nota a su hermana, diciéndola: "no te entristezcas. Sólo he adelantado lo inevitable unos pocos años".

No es difícil a veces, sentirse cansado de esta vida. Como la pasarela que sube a este torreón, encima de la piscina, nuestra vida es un puente hacía la eternidad. Nuestro destino eterno está en juego.

"El que tiene al Hijo, tiene la vida; pero el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida" (1 Juan 5:12)

. Ni ahora, ni nunca... ¡qué terrible!, ¿verdad?

Editado:  José De Segovia Barrón



Semana del 8 al 14 de Junio del 2014
¡Cuídate!          Solo por fe                         Martín Lutero

Hermanos, si alguien es sorprendido 

en pecado, vosotros que sois espirituales 

debéis  restaurarlo con una actitud humilde.

Pero que cada cual tenga cuidado, 

porque también puede ser tentado  

(Gálatas 6:1)

Este pasaje nos da una advertencia muy seria. Su intención es restringir la severidad de quienes no ayudan o consuelan a los que han caído en pecado.

Agustín dice: «No existe un pecado que haya cometido una persona y que otra no pueda cometer».

Siempre caminamos por un sendero resbaladizo. Es muy fácil caerse si nos volvemos orgullosos o nos excedemos. «Entonces, si piensas que estás firme, ten cuidado de no caer» (1 Corintios 10:12).

David fue un hombre santo, lleno de fe y del Espíritu de Dios. Recibió gloriosas promesas de Dios e hizo grandes cosas para Dios. Pero cayó de una forma tan vergonzosa. Después de haber soportado victorioso muchas pruebas que Dios usó para probarlo, y a pesar de que estaba avanzado en años, se dejó llevar por la pasión de la juventud. Si esto le pudo suceder a un hombre así, como David, ¿cómo podemos dar por sentada nuestra habilidad de permanecer firmes?

A través de este ejemplo, Dios nos muestra nuestras propias debilidades para que no nos exaltemos a nosotros mismos sino que nos mantengamos firmes en temor. Dios también nos quiere mostrar Su juicio. No hay nada más intolerable que el orgullo para Dios, sea contra Él o contra un hermano o hermana. 

Entonces Pablo no dice inútilmente: «que cada cual tenga cuidado, porque también puede ser tentado». Quienes han enfrentado las tentaciones saben qué importante es esto. Algunos no, entonces no entienden lo que Pablo está diciendo y les falta compasión por quienes han caído.

Martín Lutero, 



Semana del 1 al 7 de Junio del 2014
La gran paradoja mundial          Salvador Gómez Dickson


"...ni la confusión ha sido  tan grande"

En su libro DIOS EN EL TORBELLINO 

(God in the Whirlwind, p.22), 


David F. Wells 

habla de la gran paradoja mundial.



“La abundancia no necesariamente es

una bendición sin tacha y absoluta.”

“¿Cuál es esta paradoja? Es el hecho de que nunca habíamos tenido tanto, y sin embargo, nunca habíamos tenido tan poco. Nunca habíamos tenido tantas opciones, tanta educación fácilmente asequible, tanta libertad, tanta afluencia, tantos electrodomésticos sofisticados, mejores automóviles, mejores casas, tanta comodidad o mejor cuidado para nuestra salud. Este es un lado de la paradoja.

“Por el otro lado, no obstante, la depresión nunca ha tenido tanta incidencia, la ansiedad nunca ha sido tan alta, ni la confusión ha sido tan grande. No estamos haciendo un buen papel tratando de mantener unidos nuestros matrimonios, nuestros hijos nunca han estado tan desmoralizados, nuestros jovencitos están cometiendo suicidio como nunca antes, estamos encarcelando más y más personas, y la cohabitación nunca se había extendido tanto.

De hecho, en 2012 en los Estados Unidos, el 53 por ciento de los niños nacieron fuera de matrimonio. Esta nueva norma es una predicción segura de la pobreza venidera para muchos de esos niños.” 

Luego Wells añade: 

“La abundancia no necesariamente es una bendición sin tacha y absoluta.”

Publicado por Salvador Gómez Dickson



Semana del 25 al 31 de Mayo del 2014
La Biblia es mi amiga y mi guia     Editorial la Buena Semilla

Mucha paz tienen los que aman tu ley.

                                                      

(Salmo 119:16, 25, 165)

 

 

Tu palabra me fue por gozo y por

alegría de mi corazón.

(Jeremías 15:16)

 

Puedo vivir sin teléfono, sin televisión y casi sin ningún aparato de la tecnología moderna. En cambio, estar privado de buenos libros es muy duro para mí. Pero de todos los libros que me gustan, el más precioso, es ampliamente la Biblia. Es la obra más sagrada, por la sencilla razón de que Dios es el autor, y no el hombre. 

La Biblia es el único libro que tengo en mi escritorio. Fue el regalo de despedida que me dio mi madre cuando yo tenía 18 años y dejé el hogar paterno para ir a estudiar a un lugar lejano.

Mi madre oraba para que esta Palabra Divina fuese mi guía y el fundamento de mi fe en medio de un mundo caótico. ¡Sus oraciones fueron oídas!  

La Biblia es el libro que mejor conozco de todos los que existen, pues es mi amiga. Hace algunos años nuestra casa estuvo amenazada por un incendio. Unos amigos me preguntaron qué era lo que más deseaba salvar de las llamas, y yo les respondí sin dudar: ¡Mi Biblia! 

En el transcurso de los últimos cien años, la decadencia moral ha carcomido nuestra civilización. Hombres y mujeres, basándose en su propia sabiduría, han rechazado la Palabra de Dios. Después de haberla desterrado y ridiculizado, esas personas ahora se preguntan por qué nos hundimos en la violencia, la corrupción y el caos».

© Editorial La Buena Semilla.

Semana del 18 al 24 de Mayo del 2014
 Cambio de Iglesia (2) ¿Cómo cerrar bien mi etapa anterior?

Yo me alegré con los que me decían:

A la casa del Señor iremos... 

Por amor de mis hermanos y mis compañeros

Diré yo: La paz sea contigo 

Por amor a la casa del Señor nuestro Dios

Buscaré tu bien.

Salmo 122:1,8,9

4. NO RECLUTES A GENTE PARA TU NUEVA CAUSA
Es posible que la iglesia de la que sales ya no es la comunidad adecuada para ti, pero probablemente sí sea la comunidad adecuada para mucha otra gente. Cuando empezamos a reclutar gente para la iglesia que hay al otro lado de la ciudad, estamos dejando de mostrar respeto por la iglesia de la que salimos, y en general, por el cuerpo de Cristo. La iglesia está formada por congregaciones locales distribuidas por toda el planeta. Reclutar de una a otra es competitividad y muestra un falta de perspectiva en cuanto a la realidad amplia del Reino de Dios.

 5. TÓMATE TU TIEMPO
La tentación en una transición como esta es tirarte de cabeza en la próxima etapa. Date un espacio para orar, escuchar y asistir a cultos en tu área, sin llegar a la conclusión de saber perfectamente qué es lo siguiente.

Cuando creas que has encontrado un lugar, tómate tiempo para conocer a las personas. En lugar de aparecer el primer día con una lista de sugerencias y diez formas en las que puedes ayudar, simplemente preséntate. Intenta comprender su “cultura” antes de ofrecerte como miembro del equipo de alabanza o pedir predicar en la próxima conferencia. Tómate tiempo para conocer la comunidad y deja que ellos te conozcan a ti.

6. NO CONVIERTAS EL CAMBIO DE IGLESIA EN UN HÁBITO
Es razonable pensar que en algún punto de nuestra vida adulta nos planteemos la posibilidad de cambiar a una nueva comunidad cristiana. Pero es poco probable que Dios nos esté “llamando” a una nueva comunidad cada dos años. Cada iglesia está llena de personas rotas y nunca será perfecta, y todos contribuimos a estas imperfecciones. 

Considera en oración dónde vas a quedarte y a partir de ahí, planta raíces profundas que puedan cobrar más fuerza en etapas difíciles y que resistan a decepciones o al conflicto. Saltar de iglesia en iglesia cada pocos años dice más de nosotros que de las iglesias de las que hemos salido.

PABLO Y LA IGLESIA DE CORINTO
La carta de Pablo a los Corintios es conocida por cómo describe el significado de amarnos los unos a los otros. Es interesante que Pablo tuvo una relación dificultosa con la iglesia en Corinto, hasta el punto de mantenerse a cierta distancia en alguna ocasión con el fin de no crear más frustración. 

Sabiendo esto y reflexionando sobre el capítulo 13 de Corintios, ganamos una perspectiva fresca sobre cómo amar a las comunidades cristianas de las que hemos salido. Amémoslas de una forma paciente, amable y que no mire por nuestro propio interés. Amémoslas de una forma que no sea orgullosa o irrespetuosa.

Amémoslas sin mantener la cuenta de los errores que hayan podido cometer. Amémoslas de una forma que las proteja, tengamos esperanza en su futuro y pidamos a Dios que las proteja de conflictos. Ojalá esta sea la forma en la que amemos a nuestra iglesia, aun después de haber dicho adiós.

Cara Joyner


Semana del 11 al 17 de Mayo del 2014
Cambio de Iglesia (1) ¿Cómo cerrar bien mi etapa anterior?

Yo me alegré con los que me decían:

A la casa del Señor iremos... 

Por amor de mis hermanos y mis compañeros

Diré yo: La paz sea contigo 

Por amor a la casa del Señor nuestro Dios

Buscaré tu bien.

Salmo 122:1,8,9                                                                                    

Reflexiones para el proceso de transición a otra iglesia.

Honrar a la comunidad de la que se sale, tomarse un tiempo, no reclutar para nuevas causas…

Salir de la comunidad cristiana de la que uno ha formado parte por años no siempre es una decisión egoísta. Ni tiene que ver necesariamente con un conflicto o desacuerdo importante. Así que, ¿cómo cerrar la etapa en tu iglesia cuando Dios te llama a otro lugar? ¿Cómo despedirse con amor y reconociendo el bien que una comunidad cristiana ha hecho en tu vida.

“No sabía que sería tan duro. No me imaginaba realmente cómo sería separarnos de la comunidad que nos ha visto crecer. El edificio y la gente que eran sinónimo de hogar. Y después de 22 años en aquel lugar, irnos nos pareció como irnos de casa”, explica Cara Joyner. Aun “sintiendo de parte de Dios que era la decisión correcta”, su experiencia le mostró algunos aspectos que deben cuidarse en el proceso.

1. MARCHA CON GENTILEZA
Las emociones son importantes, pero pueden ser engañosas. Pueden afectar a nuestro juicio y tentarnos a decir palabras que no son ni beneficiosas ni sabias en el momento de marchar. Sentar a tu pastor para sacar todas tus heridas para salir después por la puerta o ir por la comunidad creando pequeños incendios justo antes de dejar la iglesia definitivamente es insensato y egoísta. No quemes puentes en el momento de marchar. Aprovecha ese tiempo de despedida para decir “gracias”. 

2. HONRA A LAS PERSONAS QUE TE GUIARON HASTA AQUÍ
Los pastores que trabajaron sus predicaciones, te visitaron en el hospital, se quedaron a recoger. Las personas que hicieron comidas cuando necesitabas apoyo, las personas de cierta edad que te dijeron que estaban orando por ti (y que lo decían en serio), los líderes de jóvenes que se preocuparon por necesidades prácticas.

Es fácil salir de la casa en la que has estado viviendo y hundirla con críticas sutiles (o muy directas). Es fácil hablar de los problemas cuando ya no lo llamas tu hogar. Cuando hables de tu anterior iglesia escoge tus palabras sabiamente, recordando que son la “esposa” de Cristo de la misma forma que lo es tu nueva congregación.

3. NO PIENSES QUE SABES MÁS QUE LOS QUE SE QUEDARON
Cuando percibimos que Dios nos llama en una nueva dirección, es fácil que miremos por encima del hombro y pensemos que hemos “superado el pasado”. Y de ahí el trecho es corto hasta la sensación de haber descubierto algo increíble que otros no son capaces de ver.

Recuerda que, sea lo que sea que te ha llevado a tomar la decisión, tiene que ver contigo de una forma personal. Al despedirte, mantén tus motivos contigo mismo y en los lugares a los que Dios te está llamando. No juzgues a las personas a las que Dios llama a mantenerse en el lugar en el que están.

 


Semana del 4 al 10 de Mayo del 2014
La vida, una navegación con riesgos       Editorial la Buena Semilla

Oirá el sabio, y aumentará el saber; y el entendido adquirirá consejo; para entender parábola y declaración; palabras de los sabios, y sus enigmas. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová. Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.


Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la ley de tu madre; porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello…

Por cuanto aborrecieron la sabiduría, y no escogieron el temor de Jehová, ni quisieron mi consejo, y menospreciaron toda reprensión mía: Por tanto comerán del fruto de su camino, y serán hastiados de sus propios consejos. Porque el descarrío de los ignorantes los matará, y la prosperidad de los necios los echará a perder.  (Proverbios 1:5-9; 29-32)

La navegación era muy peligrosa antes de que los grandes navegantes del siglo XVI (16) creasen los primeros mapas marítimos. Considerablemente perfeccionados desde entonces, gracias a ellos los barcos, hasta hace poco, se dirigían por el océano sin otros puntos de referencia. Además los faros, las boyas y las balizas sirven de paneles de señalización. Respetarlos confiere al navegante mucha seguridad.

A veces comparamos la vida a un viaje por los mares. Viajar por el océano de la vida es una operación con riesgo. ¿Cuáles son los puntos de referencia para tener éxito en la vida, en medio de tantos peligros? Un cristiano escribió: «La Biblia es un mapa de navegación creado por Dios mismo. De principio a fin, ella recoge indicios que muestran los escollos, los arrecifes y las arenas movedizas, sobre los cuales miles de hombres naufragaron en su travesía por el océano de la vida».

El libro de los Proverbios, especialmente, contiene advertencias y consejos para dirigir bien nuestra vida. Mediante cortas sentencias, a menudo en forma de imagen, opone la sabiduría a la insensatez, la felicidad a la tristeza, la vida a la muerte… Aborda numerosos temas, como el trabajo, la pereza, el dinero, la sexualidad, el paso del tiempo, la adquisición de riquezas, la relación con el prójimo, la forma de hablar, etc. En la Biblia se narran muchas historias de hombres y mujeres, sin ocultar sus errores, ni sus pecados; y esto con un objetivo claro: Que de ellas saquemos lecciones que nos ayuden a dirigir nuestra propia vida.

© Editorial La Buena Semilla.

 

Semana del 27 de Abril al 3 de Mayo del 2014
La semana de la pasión: La purificación del templo.   Sugel Michelen

"Porque por gracia sois salvos por medio

de la fe, y esto no de vosotros; pues es

don de Dios; no por obras, para que

nadie se gloríe."


Efesios 2:8,9
                                             

Muchas personas escogen el camino de la religiosidad en vez de escoger a Cristo porque la religiosidad les brinda una plataforma para exhibir sus propios méritos y logros personales, mientras que seguir a Cristo comienza con el reconocimiento de que no tenemos absolutamente nada bueno en nosotros mismos que pueda recomendarnos en la presencia de Dios. La religiosidad le da gloria al hombre, el cristianismo le da toda la gloria a Dios en la persona de Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

… sin darse cuenta, estos líderes religiosos contribuyeron al cumplimiento del plan redentor de Dios a través de la muerte de nuestro Señor Jesucristo, simbolizada en todos esos sacrificios que el pueblo de Israel había llevado a cabo durante siglos en el altar del templo. 

El sacrificio de Cristo en la cruz le puso punto al final a todo el sistema sacrificial del AT, porque con una sola ofrenda Él hizo perfectos para siempre a los santificados, dice en Hebreos  10:14.

La higuera que Cristo maldijo se secó desde las raíces, dice en el vers. 20 de Marcos. 11, y lo mismo ocurrió con ese sistema religioso que esta higuera simbolizaba. Unas décadas más tarde, en el año 70 de nuestra era, el templo de Jerusalén fue completamente destruido para no volver a ser reedificado nunca más, tal como fue profetizado por Jesús en Mateo  24:2.

No son rituales en un templo lo que necesitamos para ser salvos, ni profesar que somos evangélicos, sino confiar únicamente en el sacrificio perfecto que nuestro Señor Jesucristo llevó a cabo en la cruz del calvario, muriendo en lugar de pecadores, “para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, como dice en el conocido texto de Juan 3:16.

¿En qué descansa tu esperanza para cuando te toque partir de este mundo? ¿En tu decencia y religiosidad o en la Persona y la obra de Cristo en la cruz del calvario? Porque la Biblia dice que "en ningún otro hay salvación fuera de Jesús, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en el cual podamos ser salvos" (Hechos 4:12).
¿Manifiestas en tu vida los frutos de la verdadera fe y el verdadero arrepentimiento, o eres como esa higuera llena de hojas, pero completamente estéril?

Nadie será salvo por sus frutos, sino por su fe; pero la verdadera fe se evalúa por sus frutos.

Autor: Sugel Michelen


Ver el artículo completo: La semana de la pasión: La purificación del templo:



Semana del 20 al 26 de Abril del 2014
¡Cristo ha resucitado!           De la 1ª Carta a los Corintios, Cap. 15

¡CRISTO HA RESUCITADO!

Si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 

Y somos hallados falsos testigos de Dios;
porque hemos 
testificado de Dios que 

él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; ...si Cristo no resucitó,  vuestra fe es vana; ... Mas ahora

Cristo ha resucitado de los muertos;

...Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?  ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

1ª Carta del apóstol Pablo a los corintios capítulo 15



Semana del 13 al 19 de Abril del 2014
Esperanza de una vida mejor.     Extracto:  Vértigo...   José de Segovia


E S P E R A N Z A

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor

Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo 

renacer para una esperanza viva, por la resurrección

de Jesucristo de los muertos.

(1ª Pedro 1:3)

Algunos llevan cicatrices de un dolor que no pueden olvidar. Otros se sienten culpables por un daño que no pueden reparar. La vida hace que nos veamos encarcelados en un cuerpo cada vez más enfermo y desgastado. Nos parece que vivimos en un hogar sin amor. Sentimos que la rutina carcome nuestra alma. Nos volvemos resentidos y amargados.

Se dice que mientras hay vida, hay esperanza, pero la verdad es que sólo mientras hay esperanza, hay vida. Si no, esta se reduce a una mera existencia, opaca y desolada, que no supone más que un dolor y una carga. Preferiríamos estar muertos, como Job. Mientras que la esperanza genera energía, entusiasmo y emoción. Es su falta la que produce apatía e inercia. Nos hace sentir solos, temerosos y paralizados.

Cuando perdemos la fe en “el Dios de esperanza” (Romanos 15:13), nuestra vida carece de valor. Dudamos y desconfiamos hasta de nosotros mismos. ¿Qué podemos esperar? El optimismo no son más que buenos deseos. La esperanza es una certeza, garantizada por Dios mismo. Es Él quien promete cumplir sus promesas. Su Palabra merece confianza. Nos anuncia que lo mejor está por venir.

José de Segovia Barrón. Extracto del artículo: Vértigo: De entre los muertos.


Semana del 6 al 12 de Abril del 2014
Calvinista, persona que ha visto verdaderamente a Dios   B.B.Warfield


Benjamín B. Warfield
-Teólogo-

Isaías 6:1-5

En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime… Por encima de Él… Había serafines;…  Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria…

Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Señor de los ejércitos. 

“Déjeme repetirlo, el Calvinista es la persona que ha visto verdaderamente a Dios y que tiene un profundo temor ante la Majestad divina, y una intensa comprensión (acompañante inevitable de este temor) que proviene de la relación sostenida con Dios por la criatura como tal, y particularmente por la criatura como pecadora.

El Calvinista es una persona que ha visto a Dios y que, habiendo visto la gloria de Dios, está, por un lado, lleno de su propia indignidad ante la presencia de Dios como criatura y mucho más como pecador; y, por otro lado, lleno de un asombro admirable de que este Dios recibe a los pecadores.

El que cree en Dios sin reserva y determina que Dios será Dios en todo su pensamiento, emociones y voluntad (en la total extensión de sus actividades diarias, intelectual, moral y espiritual) a través de toda su relación individual, social y religiosa es (por fuerza de la más estricta lógica que dirige el mejor de los principios en la vida y en el pensamiento y por la misma necesidad del caso) un Calvinista”.

B.B.Warfield

Benjamin Breckinridge Warfield (5 noviembre 1851-16 febrero 1921) fue profesor de teología en el Seminario de Princeton desde 1887 hasta 1921. Algunos conservadores presbiterianos lo consideran el último de los grandes teólogos de Princeton antes de la división en 1929 que se formó Westminster Theological Seminary y la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa.



Semana del 30 de Marzo al 5 de Abril del 2014
Una voz venida del Cielo               Editorial la Buena Semilla

(Isaías 28:23)  
Estad atentos, y oíd mi voz; atended, y oíd mi dicho.

(Hebreos 4:12)                                                            
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos, y penetra hasta partir el alma y el espíritu, y las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

(Romanos 10:17)
Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.   

(1ª Timoteo 1:15)
Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.

En el siglo XIX, el evangelista Spurgeon fue invitado a predicar el Evangelio en el «Palacio de Cristal» de Londres. Como quería estar seguro de que su voz fuese oída en esa inmensa sala, que por aquel entonces no estaba sonorizada, la víspera del encuentro visitó el lugar con un amigo, para hacer una prueba. Desde el estrado Spurgeon recitó a gran voz un versículo de la Biblia: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15).  

Luego repitió el mismo versículo en un tono de voz normal. Su amigo le indicó que la acústica era buena, y Spurgeon se fue tranquilo a su casa.

Veinticinco años más tarde este mismo evangelista fue invitado a ver a un enfermo que estaba en sus últimos momentos. "¿Está preparado para encontrar a Dios?", le preguntó. "Sí, respondió el enfermo, no tengo miedo porque Jesús es mi Salvador". Luego contó a Spurgeon dónde y cómo había recibido la salvación de su alma: "Era obrero y estaba efectuando una reparación en la cúpula del Palacio de Cristal. En aquella época vivía sin Dios. De repente oí dos veces una voz que parecía venir del cielo: “Palabra fiel… que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”. Esas palabras alcanzaron mi conciencia y mi corazón con tanta fuerza que el mismo día me entregué al Señor Jesucristo".
Este mensaje, dirigido a todos los que se reconocen pecadores y tienen necesidad de seguridad, sigue resonando aún hoy.

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

http://labuenasemilla.net    calendarios@labuenasemilla.net   http://ediciones-biblicas.ch

 


Semana del 23 al 29 de Marzo del 2014
Un engranaje bien pensado       Editorial la Buena Semilla


Descansa en la Soberanía de Dios

Hebreos 13:5-6
Contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: "El Señor es mi ayudador; no temeré”                                                                                                          

Juan 13:7
                                                             
Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.  

1ª Corintios 12:18                                                         
Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en 
cuerpo, como Él quiso

Muchas personas se atormentan con una multitud de preguntas sin respuesta: ¿Por qué nací? ¿Por qué existen las diferencias sociales? ¿Por qué tengo problemas de dinero mientras que a mi vecino no le falta nada?
Seguramente usted se ha fijado en una máquina o ha observado de cerca los engranajes de un reloj. Cada detalle desempeña una función específica e irremplazable. Tanto el tornillo más pequeño como la rueda motriz tienen que estar exactamente en su lugar, de lo contrario todo el mecanismo falla. ¿Quién domina ese mecanismo? El relojero, quien conoce el «porqué» de los detalles más ínfimos.

Nosotros, creyentes, levantemos la mirada hacia nuestro Padre celestial. Él conoce cada detalle de nuestra vida, sabe exactamente lo que nos está sucediendo, por qué estamos sufriendo y qué papel desempeñamos en la familia de Dios y en la sociedad.

La diferencia entre nosotros y la mecánica es que nosotros somos miembros vivos, hijos de Dios, y no un engranaje inanimado. Y Dios no es un técnico insensible, ni un señor duro, sino un Padre bueno y tierno. Confíe en él; déjese conducir por él. Respete la posición que le asignó y así recibirá la paz interior y la serenidad que deberían caracterizar a todo hijo de Dios.

“Contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré”
 (Hebreos 13:5-6).

 © Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

http://labuenasemilla.net    calendarios@labuenasemilla.net    http://ediciones-biblicas.ch




Semana del 16 al 22 de Marzo del 2014
Unas reflexiones        Editorial la Buena Semilla

Job 34:21

 “Los ojos de Dios están sobre los 

caminos del hombre, y   ven todos 

sus pasos".  

Proverbios 16:32

 " Mejor es el que… se enseñorea 

de su espíritu, que el que


toma una ciudad."
   

No diga que usted es demasiado malo, Cristo vino porque usted es malo; no diga que es demasiado desdichado, Cristo vino porque es infeliz; no diga que el mal es demasiado grande, nada es demasiado grande para Dios.

***

Muchas personas aceptan oír hablar de Dios si no se insiste demasiado acerca de su justicia y santidad, pero no quieren oír hablar de su gracia, porque la gracia humilla al hombre y sobreentiende su culpabilidad.

***

La fe no es un salto a lo desconocido, sino un salto a lo invisible, pero hacia una persona conocida.

***

A veces soportamos las grandes pruebas con más paciencia que las pequeñas dificultades diarias. En las grandes pruebas nos sentimos obligados a llevar nuestra carga a Dios, mientras que demasiado a menudo tratamos de resolver los pequeños problemas cotidianos por nosotros mismos.

***

Al volver del frente de batalla, un soldado creyente contaba a su mujer que nunca había dejado de arrodillarse y hacer una rápida oración en la mañana. Ella objetó: –Había días en que estábais apresurados, por el anuncio de un ataque enemigo! Él contestó: ¡Bah! ¡Siempre se encuentra el tiempo para ponerse las botas!

 
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

http://labuenasemilla.net    calendarios@labuenasemilla.net 
http://ediciones-biblicas.ch




Semana del 9 al 15 de Marzo del 2014
Él bendecirá la morada de los justos   C.H. Spurgeon

Proverbios 3:33

La maldición de

Jehová está en la

casa del impío;

mas Él bendice el

hogar del justo

El justo teme al Señor, y, por lo tanto, está bajo la protección divina que se extiende hasta la techumbre que cubre a su familia.

Su casa es morada de amor, escuela de sana educación, y hogar de luz divina. Es como un altar donde se le rinde culto diario al nombre del Señor. Por esta razón Dios bendice su morada. Tal vez ésta sea humilde choza o casa señorial: mas la bendición del Señor desciende sobre ella, no a causa de su grandeza, sino por el carácter de sus habitantes.

Esta casa es bendita cuando los esposos son temerosos de Dios; también el hijo o la hija, y hasta un criado cristiano, pueden atraer las bendiciones sobre toda la casa. Muy a menudo, el Señor guarda, prospera y bendice a una familia porque en ella hay una o dos personas que son «justas» por la gracia de Dios.

Amados, tengamos a Jesús como huésped constante en nuestra casa, como le tuvieron las hermanas de Betania, y entonces seremos ciertamente bendecidos.

Procuremos ser justos en todas las cosas: en nuestros negocios, en nuestro juicio sobre los demás, en nuestro trato con el prójimo, en nuestro carácter personal. Un Dios justo jamás podrá bendecir transacciones injustas.

C.H. Spurgeon. Del libro de meditaciones diarias Cheques del Banco de la Fe



Semana del 2 al 8 de Marzo del 2014
Comunión diaria con Dios   (IV)      Andrew Murray

Romanos 8:29
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo.

2ª Corintios 3:18
Por tanto, nosotros todos, mirando con cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados en la misma imagen.

                                     
Colosense 3:10
 
Y vestíos del nuevo, el cual se va renovando en el conocimiento conforme a la imagen del que lo creó,

"Así dice el Señor a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis"   (Amós 5:4)

No tenemos sólo la vida de Cristo en nosotros como un poder y Su presencia con nosotros como una Persona, sino que tenemos Su imagen para ser formada en nosotros.

Él, Cristo, debe ser formado en nosotros, para que Su forma o figura, Su imagen, pueda ser vista por los demás en nosotros.

Inclínate delante de Dios hasta que tú obtengas algún conocimiento de la grandeza y la bienaventuranza de la obra que Dios continuará haciendo en ti en este día.

Di a Dios: “Padre, aquí estoy para Ti, para darte de mí tanto como de la imagen de Cristo pueda recibir». Y espera para oírle decir: «Hijo, te doy tanto de Cristo como tu corazón esté abierto para recibir».

El Dios que manifestó a Jesús en carne y lo perfeccionó, lo manifestará en ti y te perfeccionará a ti en Él.

El Padre ama al Hijo y se deleita en formar Su imagen y semejanza en ti.

Tú puedes confiar en que esta obra bendita será hecha mientras tú esperas en Dios y mantienes comunión con Él.

 Autor: Andrew Murray




Semana del 23 de Febrero al 1 de Marzo del 2014
Comunión diaria con Dios   (III)      Andrew Murray

Juan 13:1
como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.                       

Juan 15:9,12
Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros,  como yo os he amado.

Apocalipsis 3:20
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y Cenaré con él, y él conmigo.

"Así dice el Señor a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis"   (Amós 5:4)

Cristo es una Persona viva. Él te ama con un amor personal, y Él espera, cada día, una respuesta personal a su amor.

Contempla Su rostro con confianza, hasta que Su amor realmente brille en tu corazón.

Alegra Su corazón diciéndole que tú también lo amas.

Él se ofrece como un Salvador personal y como un Guardador del poder del pecado.

No preguntes: “¿Puedo estar libre de pecado si yo me mantengo cerca de Él?”

Sino pregunta: “¿Puedo estar libre de pecado si Él se mantiene siempre cerca de mí?”

Y verás inmediatamente cuán seguro es confiar en Él.

Autor:  Andrew Murray




Semana del 16 al 22 de Febrero del 2014
Comunión diaria con Dios   (II)      Andrew Murray

Isaías 57:15
Así dice el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de
los quebrantados
.


Lucas 14:11
Porque cualquiera que se enaltece, será Humillado; y el que se humilla, será enaltecido.
Juan 3:30     Es necesario que Él crezca, y que yo mengüe.


"Así dice el Señor a la casa de Israel:  Buscadme, y viviréis" (Amós 5:4)

Cuando hayas dado a Dios el lugar de honor, de gloria, y de poder, toma tu lugar con la modestia más profunda y procura estar lleno del Espíritu de humildad.

Como criatura, tu bienaventuranza es ser nada, para que Dios sea todo en ti. Como pecador tú no eres digno de mirar a Dios, sino sólo de inclinarte en humillación.  

Como un santo, deja que el amor de Dios te anonade, e inclínate más bajo aún. Desciende ante Él en humildad, mansedumbre, paciencia y rendición a Su bondad y misericordia.

Él te exaltará. ¡Ah! Tómate tu tiempo hasta conseguir estar muy humilde delante de Dios.

Autor: Andrew Murray


Semana del 9 al 15 de Febrero del 2014
Comunión diaria con Dios         Andrew Murray

1Crónicas 16:11

Buscad a Jehová y su fortaleza; Buscad Su rostro continuamente.


Salmo 69:32
 
"...Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón."



Salmo 105:4
 
Buscad al Señor, y su poder; buscad siempre su rostro.


"Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  (Mateo 6:33)


"Así dice el Señor a la casa de Israel:
 Buscadme, y viviréis"
(Amós 5:4)

La primera y principal necesidad de nuestra vida cristiana es la comunión con Dios.

La vida cristiana dentro de nosotros viene de Dios, y es completamente dependiente de Él.

Tal como necesito cada momento respirar el aire de nuevo, tal como el sol cada momento envía abajo su luz, sólo así, en la comunicación de vida directa con Dios, mi espíritu puede ser fuerte.

El maná de un día se corrompía al día siguiente.

Debo cada día tener la gracia fresca del cielo, y la obtengo sólo en la espera directa de Dios mismo.

Comienza cada día esperando delante de Dios, y dejando que Él te toque.
Toma tiempo para encontrarse con Dios.

Autor: Andrew Murray


Semana del 2 al 8 de Febrero del 2014
¿Cuánto cuesta una renuncia?


LA  RENUNCIA

“No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

sino que 
se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz."   (Filipenses 2:4-8)


Para alcanzar algunas cosas, hemos de renunciar a otras

Abandonar algo que es mío y a lo que tengo derecho pero que no puedo seguir poseyendo.

Abandonar una actitud cómoda sabiendo que ésta no es del agrado de Dios.

Cuando deseas avanzar en el camino no siempre la norma es escalar peldaños, prosperar, solventar escollos y conseguir llegar un poco más allá. En ocasiones hay que pararse, desprenderse de cosas, dar un pequeño paso hacia atrás y comprobar, desde otra perspectiva, las vicisitudes del recorrido.

Renunciar no es sinónimo de perdida, la renuncia puede traernos libertad, despojarnos de pensamientos e ideas que nos estancan para así elevarnos a un nivel superior donde tienen cabida muchas más elecciones.

Dejando atrás el pasado y extendiéndonos a lo que está delante.

Me visita la imagen de aquel joven que renunciando a sus peces y sus panes propició un gran milagro, y pienso, que cuando me dispongo a renunciar a actitudes cómodas que me benefician sólo a mí propicio la gracia de Dios para con quienes me rodean. Mi renuncia posee fuerza para alentar a otros, mi desapego por la comodidad hace que la vida de alguna otra persona pueda favorecerse de mi desprendimiento.

No puedo ni quiero seguir guardando mi talento a esperas de que venga el amo y pueda devolverle intacto aquello que me otorgo. Quiero utilizar lo que él ha legado en mí y hacer que esto produzca el fruto adecuado.

Cuando soy incapaz de renunciar a mi conveniencia, a mi bienestar, a mi persona, le digo sutilmente a quienes me necesitan que no estoy dispuesta a hacer nada por ellos, que sigo pensando en mi necesidad y no en la de otros.

El amor de Dios se muestra a través de nuestra renuncia. Alcanzamos grados más sublimes cuando aprendemos a restar para dejar que sea la voluntad del Padre la que sume.

Renunciando a mi egocentrismo hago que Él ocupe el lugar que le corresponde, un escalafón desde el cual gobierne mi vida.

Perder para ganar. Soltar amarras y dejar que Él guie la embarcación. Desistir ante la idea de querer controlar nuestra vida y permitir que sea Él quien la dirija.

Cuando antepongo su voluntad y me someto a ella, estoy propiciando el milagro del cambio. Cuando enarbolo el corazón ceñida a su santa voluntad, compruebo como su diestra sigue sosteniéndome.

Autores: Yolanda Tamayo.  ©Protestante Digital 2014

 


Semana del 26 de Enero al 1 de Febrero del 2014
Razones bíblicas para asistir a la Iglesia

“Yo me alegré con los que me decían: A la casa del Señor iremos.” 
(Salmo 122:1)

 "Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre."  
(Heb. 10:24,25)

¿Conoces las excusas de la gente para no ir a la Iglesia?

 
Cuando los pastores hablan de la importancia de congregarnos, hay diferentes reacciones en los miembros de la iglesia. Hay quienes están de acuerdo y asisten fielmente a la iglesia y también hay quienes no les parece que sea necesario y por tanto, brillan por su ausencia. Estos son los pensamientos de algunos que no están de acuerdo:

1. Hay quienes piensan que ellos no necesitan ir a la iglesia para adorar a Dios. Y argumentan que Dios está en todas partes y por tanto ellos pueden leer y orar en su casa.

2. Otros piensan que ir a la iglesia con regularidad es señal de fanatismo, por tanto no asisten.

3. Y aun otros piensan que como todo en exceso es malo, por tanto, asistir mucho a la iglesia también debe ser malo. Lamentablemente hay muchos hermanos que tienen en poco congregarse con la iglesia y por tanto, se quedan en sus casas, en sus trabajos o se van a pasear. Este problema no es algo nuevo. También había algunos de los cristianos en el primer siglo que hacían lo mismo, por lo cual, el escritor a los hebreos escribió́ estas palabras: “No dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre”.

¿Qué significa entonces congregarse de acuerdo a la Biblia?

1.-  Congregarse es reunirse como iglesia.
1ª Corintios 11:18: “Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia...”

2.- Congregarse es estar reunidos en el nombre de Cristo.

Mateo 18:20 “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.

3.- Congregarse es perseverar.
Hechos 2:41: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

4.- Congregarse es habitar juntos.

Salmos 133:1: “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!”

5.- Congregarse es ir a la casa de Dios.

Salmos 122:1: “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.”

Eclesiastés 5:1: “Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal” Esa casa de Dios es la iglesia.

Entonces congregarse no es quedarse en la casa leyendo la Biblia o haciendo oración. Tampoco es entrar en la iglesia por internet desde tu casa y adorar. Eso no es congregarse. Congregarse es algo mucho más personal e íntimo.

Adaptado del escrito “No dejando de congregarnos” de Juan Ramón Chávez .





Semana del 19 al 25 de Enero del 2014

En Memoria de Josep Grau Balcells

 Falleció el miércoles día 15 de Enero

(1 de enero 1931 – 15 de enero 2014)

Sentir unánime hacia José Grau

Iglesias, entidades y personalidades evangélicas a nivel particular honran la memoria del teólogo y maestro barcelonés.

Como  IGLESIA CRISTIANA REFORMADA DE MATARÓ
nos sumamos al homenaje de reconocimiento y gratitud al querido hermano Sr. Grau por su legado literario y su vida ejemplar de servicio a Dios y a su pueblo con gran sencillez y humildad. Ha sido una bendición del Señor, un privilegio y un honor haberle conocido.

En el ámbito evangélico han sido múltiples las reacciones a la noticia del fallecimiento de José Grau Ballcels. Sin duda una muestra del gran consenso que se produce en torno al que muchos consideran el mejor teólogo evangélico español del siglo XX. 

Jaume Llenas, secretario general de la Alianza Evangélica Española, expresaba en su perfil en Facebook una nota llena de recuerdos y agradecimiento. “Fui alumno suyo en el Centro Evangélico de Estudios Bíblicos por seis años. José Grau fue uno de los profesores que más marcó mi perspectiva teológica. Él nos enseñó a amar la Biblia, no sólo nos impartió conocimiento, sino sobre todo método, curiosidad, rigor, amplitud de miras, etc. En momentos de gran confrontación teológica él decía: “Cuando el tema no está claro, orar mucho, leer y estudiar mucho y no definirse demasiado”. Su actitud nos marcó tanto o más que sus enseñanzas”. Llenas recordaba también la vinculación que Grau tuvo con la Alianza Evangélica, presidiendo la Comisión de Teología.

Alguien muy cercano a Grau es José de Segovia, periodista, pastor y teólogo que comentaba: “Hay personas tan llenas de vida, que uno se da cuenta que han sido hechas para vivir para siempre. Cuando Dios encontró a José Grau, él solía decir que no le preocupaba tanto el más allá, sino el más acá. Toda su obra está llena de una vitalidad y esperanza, que nos muestra que lo mejor está todavía por venir. Así que como aquel predicador decía, cuando os digan que hoy ha muerto, ¡no les creáis, está más vivo que nunca!”.

Para aquellos que no estéis familiarizados con la obra y el pensamiento de José Grau, podéis ver una reseña biográfica en este enlace:

http://www.protestantedigital.com/ES/Espana/articulo/17761/Fallecio-jose-grau

Podéis escuchar varios de sus sermones y conferencias en este enlace: http://www.sermonaudio.com/search.asp?sourceOnly=true&currSection=sermonssource&keyword=iegracia&keyworddesc=IEG+Iglesia
+Evang%C3%A9lica+de+la+Gracia&subsetcat=speaker&subsetitem=Dr%2E+Jose+Grau

Editado por: Protestante Digital 2014




Semana del 12 al 18 de Enero del 2014
Una oración para empezar el 2014    --     Arturo Terrazas

"Ahora, pues, oh Dios mío, te ruego que estén abiertos tus ojos, y atentos tus oídos a la oración en este lugar".  
(2Crónicas 6:40) 

"Y le dijo Jehová: Yo he oído tu oración y tu ruego, que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días."  
(1Reyes 9:3)

Señor, te hago esta oración de gratitud.

Primeramente te quiero dar gracias por el año que pasó.
Gracias por cada bendición,

Por cada lección,
Y por cada experiencia.
Gracias por tu cuidado durante los momentos difíciles
Y por las tantas veces que pude reír y gozar con mi familia y amigos.
Quiero dedicarte este nuevo año.

Quiero poner cada día en tus manos y someterlos a tu voluntad.
Que cada esfuerzo, cada paso,
Cada meta y cada aspiración de mi parte sean para la gloria tuya.
Continua guiándome en mi caminar contigo.

Ayúdame a crecer espiritualmente y así poder conocerte mejor.
Dame la oportunidad de pasar más tiempo con mi familia y mis amigos.
Que juntos podamos crecer en amor y ser de apoyo el uno para el otro.

Ayúdame a reconocer la necesidad de evangelizar a las personas en mí alrededor.
Dame las palabras y el respaldo del Espíritu Santo para poder compartir tu amor con otros.
Bendice a mi iglesia, a mis pastores y a mis hermanos en la fe.

Úsanos para alcanzar a nuestra comunidad y brillar tu luz en cada rincón de nuestra ciudad.
Te dedico mi trabajo, mis talentos y habilidades.
Mi salud y la de mis seres queridos están en tus manos.

Señor, dame de tu fuerza y sabiduría para vivir cada día mejor.
Mi deseo es adorarte y exaltar tu nombre.
Mis días son tuyos y me alegro en confiar que tú estarás conmigo en este nuevo año.

Arturo Terrazas.  Publicada en Facebook.



Semana del 5 al 11 de Enero del 2014
Hay que escoger      --    Editorial La buena semilla 

"Os he puesto delante la vida y la muerte… escoge, pues, la vida, para que vivas… amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz." (Deuteronomio 30:19,20)

"Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis;… si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres,…  o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová."  (Josué 24:15)

Nuestra vida está entretejida de múltiples decisiones. Desde la mañana hasta la noche tomamos decisiones, algunas sin consecuencias y otras irreversibles.

Hay que tomar grandes decisiones, por ejemplo las relacionadas con los estudios, el trabajo, el domicilio, el matrimonio. Pero también hay decisiones de tipo moral: elegir entre el bien y el mal, entre la mentira y la verdad, la humildad y el orgullo, el egoísmo y la generosidad, la valentía y la cobardía… ¡Siempre tenemos que decidir! Cada uno tiene la responsabilidad de hacerlo. 

La elección más importante es la de la fe: Vivir con Dios o sin él. Esta elección tendrá consecuencias para nuestro futuro en la tierra y en la eternidad. En ese primer día del año, Dios dice a cada uno de nosotros: ¡Escoja la vida!

No cierre su corazón al llamado de Dios. Él tiene las palabras de vida eterna. No diga: «Todavía tengo mucho tiempo; tomaré una decisión más tarde», pues el tiempo pasa día tras día, y usted corre el riesgo de aplazar siempre la decisión. ¡Por supuesto, nadie escogería voluntariamente la muerte en lugar de la vida! Pero seguir en la indecisión equivale a rehusar la salvación de Dios. 

En su Palabra Dios dice: “He aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 6:2). Desde que se reveló por medio de Jesucristo, “Dios… manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30).

Escucharle y obedecerle es recibir la vida, la vida eterna, es tener en Jesús todo para vivir la verdadera vida. ¡Es tomar la buena decisión!

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza).