Archivo de las Reflexiones          

Años    2008        2009     2010
      2011     2012     2013
    
        



Reflexiones sacadas del boletín semanal de la Iglesia 

Presenta:   Pastor Diego Guirao 


Año 2013

FECHA ÍNDICE DEL TEMA DE LA REFLEXIÓN
257 29.12.2013 ¡Qué bello es vivir!                                                            José de Segovia Barrón
256 22.12.2013 Os ha nacido hoy, en la ciudad de David.  La Navidad
255 15.12.2013 Sorprendidos por la gracia                                             José de Segovia Barrón
254 08.12.2013 Mortifica el pecado                                                              William Gurnall
253 01.12.2013 Aún en las mejores familias (III)                                        Joel Forster
252 24.11.2013 Aún en las mejores familias (II)                                         Joel Forster 
251 17.11.2013 Aún en las mejores familias (I)                                          Joel Forster
250 03.11.2013 Integridad frente a la idolatría del éxito  (IV)                X.Manuel Suárez
249 27.10.2013 Integridad frente a la idolatría del éxito  (III)                X.Manuel Suárez
248 20.10.2013 Integridad frente a la idolatría del éxito   (II)                X.Manuel Suárez
247 13.10.2013 Integridad frente a la idolatría del éxito    (I)                X.Manuel Suárez
246 06.10.2013 Es algo terrible desperdiciar un buen himnario      Kevin de Young
245 29.09.2013 El sabio y el necio                                                           Autor desconocido
244 22.09.2013 Prohibiciones del cristianismo
243 15.09.2013 Pedir y Buscar                                                               Pastor  Daniel González 
242 08.09.2013 Cómo la enfermedad ayuda al hombre                             Juan Carlos Ryle
241 18.08.2013 La adoración familiar desarrolla el carácter cristiano.  Jason Helopoulos
240 11.08.2013 El matrimonio, 'punto de misión'  (2)                          Jaume Llenas
239 04.08.2013 El matrimonio, 'punto de misión'  (1)                          Jaume Llenas Marín
238 28.07.2013 ¿Cómo estamos experimentando el ser Iglesia?  (II).      Rubén Gómez
237 21.07.2013 ¿Cómo estamos experimentando el ser Iglesia?  (I).      Rubén Gómez
236 14.07.2013 Hannah Arendt y la terrible banalidad del mal.     José de Segovia
235 07.07.2013 El cristiano en el mundo.                                             José de Segovia Barrón      
234 30.06.2013 La muerte maravillosa de Jennifer Connelly          Jaime Fernández
233 23.06.2013 Intentan matar la verdad                 Salvador Gómez Dickson
232
16.06.2013 Tras el umbral de la muerte             Francisco,   Ed .Protestante Digital
231 09.06.2013 ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?    Lope de Vega
230 02.06.2013 Jóvenes que dejan la Iglesia  V    Daniel Hofcamp
229 26.05.2013 Jóvenes que dejan la Iglesia IV    Daniel Hofcamp
228 12.05.2013 Jóvenes que dejan la Iglesia III    Daniel Hofcamp
227 28.04.2013 Jóvenes que dejan la Iglesia II    Daniel Hofcamp
226 21.04.2013  Paz social y reconciliación. Lectura desde España
225 14.04.2013 El milagro de la conversión.       José de Segovia
224 07.04.2013 La respuesta de la cruz.              José de Segovia
223 31.03.2013 ¡Libertad!                                       Pastor Diego Guirao
222 24.03.2013 ¿Pro-Familia?  Pro-Familia es una institución Anti-Familia. Salvador Gómez    
221 17.03.2013 ¿Quién habla por Dios?  (II)                 Paul Washer
220 10.03.2013 ¿Quién habla por Dios?  (I)                 Paul Washer
219 03.03.2013 ¿Qué es lo que hemos de buscar en un Pastor?
218 24.02.2013 El justo por la fe vivirá.               José de Segovia
217 17.02.2013 La fe verdadera
216 10.02.2013 Las señales de los tiempos.  Editorial La Buena Semilla
215 03.02.2013 La iglesia local y la razón de su importancia (III)  Jhon Fullerton MacArthur
214 27.01.2013 La iglesia local y la razón de su importancia (II)  Jhon Fullerton MacArthur
213 20.01.2013 La iglesia local y la razón de su importancia (I)  Jhon Fullerton MacArthur
212 13.01.2013 Aunque la economía no mejore... Ante el año 2013  Ed. año nuevo P.D.
211 06.01.2013 El cielo y la cultura de Babel.           José de Segovia Barrón





Semana del 29 de Diciembre.13 al 4 de Enero del 2014
¡Qué bello es vivir!                            José de Segovia Barrón



"Y la ciudad no tenía necesidad de sol
ni 
de luna para que resplandezcan en ella;
porque la gloria de Dios la iluminaba,

y el Cordero es su luz" (Apoc. 21:23)

¡Qué bello es vivir!

 

 

 Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.  (Malaquías 4:2)

 

 Y allí no habrá más noche; y no tienen necesidad de lámpara, ni de luz de sol, porque el Señor Dios los alumbrará; y reinarán por siempre jamás. (Apocalipsis 22:5)


"Señor, no soy un hombre que ora, pero si estás allí arriba y puedes oírme, ¡muéstrame el camino!, ¡quiero volver a vivir!"

–ruega al cielo, George¡    en "¡Qué bello es vivir!"–.


Dios se complace en responder tales oraciones. Y hará que un día despertemos de esta pesadilla, para ver esta ciudad llena de la luz del "Sol de justicia que ha nacido y trae en sus alas salvación"
(Malaquías 4:2)...

 

¡Feliz Navidad!

 Felicitación en Facebook de José de Segovia Barrón.

 

Semana del 22 al 28 de Diciembre del 2013
Os ha nacido hoy, en la ciudad de David.   La Navidad

"Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor"

Lucas 2:1-18

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 
Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 
E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 
Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 
Y dio a luz a su hijo primogénito, 
y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 
Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 
Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 
que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 
Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 
Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: 

¡Gloria a Dios en las alturas, 

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! 

Sucedió que cuando los ángeles su fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 
Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 
Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 
Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.



Semana del 15 al 21 de Diciembre del 2013
Sorprendidos por la gracia                         José de Segovia Barrón

"… Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios. Él entonces le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos. Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los que habían sido convidados: Venid, que ya todo está preparado. Y comenzaron todos a una a excusarse. El primero le dijo: 

He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses. Y el otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses. Y el otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir. Y vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor."  (Lucas 14:15-21)

Aunque nadie habla de la comida y la bebida, el ambiente se hace más cálido. Uno confiesa que “era un perdido juerguista hasta que conoció al pastor y escuchó su primer sermón”. Otro hermano confiesa a un tercero que realmente le estafó y las dos mujeres que no se hablaban, se encuentran en animada conversación. Ante el eructo de otra hermana, uno prorrumpe: “¡Aleluya! Es entonces cuando el general se levanta para hablar con un discurso, donde está la clave de la historia. Sus palabras giran en torno al salmo favorito del pastor. Su mensaje es el descubrimiento de la gracia.

“El hombre en su debilidad y miopía, cree que tiene que tomar decisiones en la vida. Temblamos ante las opciones que hemos de escoger. Y después de haber elegido, tememos habernos equivocado. Pero llega el momento cuando se nos abren los ojos y nos damos cuenta de que la gracia es infinita. Sólo tenemos que esperarla con confianza y recibirla con gratitud. La misericordia no impone condiciones. Todo lo que hemos elegido, nos es concedido, pero todo lo que hemos rechazado también nos es dado. Sí, incluso aquello que hemos rechazado. Porque la misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron”
(
Salmo 85:10).

La gracia es libre e incondicional, pero tiene un precio. No es una gracia barata. Descubrimos al final que la fiesta le ha costado todo a Babette. No podemos comprar la dicha, pero alguien ha pagado por ella: Cristo Jesús. Es en la cruz donde “la misericordia y la verdad se encontraron; la paz y la justicia se besaron”. El general se da cuenta entonces de que “todo es posible”. La cena acaba con los hermanos cantando un himno evangélico alemán, antes de salir unidos de la mano, en un baile bajo el cielo estrellado:

El que deja actuar al amado Dios

Y siempre espera en Él

Será guardado de manera milagrosa

En medio de necesidad y tristeza.

Quien confía en el Dios altísimo

No ha construido sobre arena.

Que guarde silencio, esperando,

Y se regocije en su interior

Cómo la gracia soberana de nuestro Dios

Y su omnisciencia le son propicias.

Dios, que nos ha escogido para sí,

Sabe muy bien lo que nos falta.

José de Segovia Barrón.  (Extracto del artículo Babette y el festín de la Gracia)



Semana del 8 al 14 de Diciembre del 2013
Mortifica el pecado                                     William Gurnall

Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;  y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él;  (Hebreos 12:3-5)

Una herida oculta puede cubrirse sin que llegue a sanar; es posible que el médico empeore la enfermedad si no elimina la causa. En este caso, la corrupción, como cal viva, queda dentro de la persona y arde, aunque ahora esté latente como la pólvora en el barril.

Los historiadores dicen que solo por abrir un baúl de ropa que no había sido oreada y limpiada de la infección que hubo en la casa, se desencadenó una terrible peste en Venecia; aunque la ropa llevaba años guardados sin causar peligro. Así también, hay algunos que durante años estuvieron haciendo el papel de cristianos irreprochables antes de tropezar en ciertas abominaciones –como en el caso de la apertura del baúl aparentemente inofensivo–, todo por no haber mortificado el pecado. Nada que no sea arrancar la raíz del pecado puede satisfacer la vida del cristiano santificado y a su Dios.

Escucha a Pablo, que andaba en el poder de la santidad: “Cada día muero” (1Corintios 15:31). El pecado es como la bestia que casi muere de la herida pero que, con el paso del tiempo, se recupera misteriosamente y vuelve a la actividad. Así muchos cristianos que mantienen un control rígido sobre la latente corrupción han sido derribados del caballo y arrastrados precariamente a la tentación. No siendo capaces de rechazar la furia del deseo, cuando este gana ventaja resultan quebrantados y aplastados por una caída trágica en el pecado.

Si quieres crecer en el poder de la santidad, cristiano, no abandones nunca la obra de mortificar el pecado, aun cuando no haya tentación a la vista. El que sufre alergias toma los medicamentos, no solamente después de un ataque, sino siempre, para evitarlos. El cristiano debe intentar mantener su alma sana a diario, a pesar de lo que digan sus sentimientos. Finalmente, evita la práctica de aquellos que se alimentan bien un día pero que tragan suficiente basura al siguiente como para retrasar seriamente su crecimiento en la santidad.

William Gurnall,   (El Cristiano con Toda la Armadura de Dios).



Semana del 1 al 7 de Diciembre del 2013
Aún en las mejores familias    (III)           Joel Forster

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus

puertas. Mañana cuando te preguntare tu hijo, diciendo: 
¿Qué significan los testimonios y estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó?  Entonces dirás a tu hijo: Nosotros éramos siervos de Faraón en Egipto, y Jehová nos sacó de Egipto con mano poderosa.  (Deuteronomio 6:4-9,20,21)

Instruye al niño en el camino que debe andar; y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
(
Proverbios 22:6 )

Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6:4)

GBG: 300 profesionales ahondan en la realidad actual de la familia.

“Aún en las mejores familias” fue el lema de este año, en el que expertos compararon la realidad social con los valores bíblicos.

La última plenaria, que concluiría el encuentro, se centró en los                                                                                  

“nuevos modelos de familia”. 

Esteban Figueirido, autor y psicólogo especializado en apoyar a niños con problemáticas familiares, empezó presentando imágenes de dibujos de niños, a partir de los que se ilustraban algunos de los conflictos familiares más comunes hoy en día.

Figueirido describió las nuevas definiciones familiares, entre las que están la de los padres del mismo sexo que adoptan, familias reconstruidas o comunidades de amigos que deciden vivir como una familia.

Contrastó la visión mayoritaria social con la que se encuentra en la Biblia, en base a varios estudios. Y animó a que en medio de todo el debate social, los cristianos mantengan su visión bíblica, aunque frente a la presión social esto “pueda significar para algunos el riesgo incluso de perder el trabajo o de perder amistades”.

Autor: Joel Forster



Semana del 24 al 30 de Noviembre del 2013
Aún en las mejores familias    (II)           Joel Forster

Quisiera, pues, que estuvieseis sin afán. El soltero tiene cuidado de las cosas que son del Señor, de cómo ha de agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo ha de agradar a su esposa.

También hay diferencia entre la casada y la virgen. La soltera tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; mas la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo ha de agradar a su marido.
(1 Corintios7:32-34)

GBG: 300 profesionales ahondan en la realidad actual de la familia.

“Aún en las mejores familias” fue el lema de este año, en el que expertos compararon la realidad social con los valores bíblicos.

 Josep Araguàs abordó una de las plenarias más esperadas y que más pie dio a debates posteriores en los tiempos libres:

“La soltería, una opción con significado”

Desde su propia experiencia vital y como psicólogo clínico, definió algunas de las dificultades de la soltería, especialmente en el contexto cristiano. Animó a no caer en el "modelo de la soltería egoísta y hedonista que se da a nivel social hoy en día”. Habló sin complejos sobre la soledad, la sexualidad no expresada y la necesidad de intimidad, pero apuntó a que estos problemas también pueden darse dentro del contexto de un matrimonio, añadiendo que “tanto el matrimonio como la soltería son estados temporales” si son vistos desde la perspectiva correcta de la eternidad.

En este sentido, Araguàs animó a los solteros a aprovechar su “libertad” para el servicio con un nivel de profundidad con el que las personas comprometidas no pueden hacerlo. Por último, lanzó varios retos a las iglesias, a las que pidió que “sean familia para los solteros”, y a las que propuso revisar sus estructuras de organización para aprovechar todo lo que los solteros pueden aportar. Araguàs terminó recordando que “sólo estaremos completos en Cristo, no en nuestro estado civil”.  

Autor: Joel Forster



Semana del 17 al 23 de Noviembre del 2013
Aún en las mejores familias    (I)           Joel Forster

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
(Génesis 2:24)

 Y dijo: Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.
(Mateo 19:5,6)

GBG: 300 profesionales ahondan en la realidad actual de la familia.

“Aún en las mejores familias” fue el lema de este año, en el que expertos compararon la realidad social con los valores bíblicos.

P. MARTÍNEZ: CÓMO AFRONTAMOS EL SUFRIMIENTO EN LA FAMILIA
Pablo Martínez (médico psiquiatra, autor y conferenciante internacional) defendió en las exposiciones bíblicas una idea que mantuvo proyectada en pantalla durante todas sus intervenciones: “El amor nunca deja de ser”. A través del ejemplo de 3 personajes bíblicos (Rut, José y Ana) inmersos en familias que definió como “disfuncionales”, presentó las que según su opinión son las claves de una relación familiar: el pacto (como “cimiento”), el perdón (como “mantenimiento” o “cemento”) y la oración (como “alimento”).

El enfoque de Martínez fue especialmente realista al presentar el sufrimiento como un elemento normal: “La salud de una familia no se mide según la ausencia de problemas, sino según la forma en la que se reacciona a ellos”, dijo. Al adentrarse en el compromiso de Rut con su suegra Noemí, contrastó la visión posmoderna individualista que prima “mi derecho a ser yo (individualismo), a ser feliz (hedonismo) y a cambiar cosas en mi vida (utilitarismo)” con la visión bíblica que “sustituye el ‘yo’ por el ‘nosotros’”, incluyendo a “Dios, a ti y a mí”. “El egoísmo”, defendió el psiquiatra en sus intervenciones, “es el extintor que apaga el amor”.

El amor no son emociones, argumentó Martínez, sino “un pacto entre personas que se nutre de la fe y genera fidelidad”. En este sentido, “sin pacto, que es lo que da raíces, no hay relaciones personales. Y para que haya un pacto es necesario contar con el ‘Dios del Pacto’”. Basándose en ejemplos como la familia de Jacob, abordó en la práctica algunas de las problemáticas familiares más comunes (pérdida una madre, familias reconstruidas, favoritismos, desequilibrios entre hermanos, pérdida de raíces) recordando que “no somos responsables por los pedruscos que hemos recibido en nuestra vida, pero sí por lo que hacemos con ellos, cómo reaccionamos al sufrimiento”.

Dios es protagonista en las familias, argumentó Martínez, y Él da sentido a las situaciones que las personas no pueden controlar. La visión global divina sobre la vida de la persona permite “ver el tapiz completo”, y Él actúa en medio del aparente caos, dijo Martínez, “no sólo para bendecir de forma individual a la persona, sino también para bendecir a través de ella a la comunidad, a la familia y a la sociedad”.

Esta dependencia de Dios se ve en la figura bíblica de Ana, que convirtió la “oración de descarga” en un aspecto central de su vida, y le llevaría a la acción.   Puede escuchar las exposiciones bíblicas de Pablo Martínez en GBG13, aquí.

Autor: Joel Forster


Semana del 3 al 9 de Noviembre del 2013
Integridad frente a la idolatría del éxito  (IV)      X.Manuel Suárez

Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
(Juan 12:43)

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.
(Mateo 5:16)

Propongo algunas actitudes que nos pueden reinsertar en ese entorno de autenticidad, espontaneidad, gracia y verdad:

- Comprometerse con la verdad: rendir cuentas con transparencia; renunciar a las formas más sutiles de engaño, las que no se pueden probar.

- Promover un entorno de gracia y perdón que facilite el reconocimiento de todos nuestros errores y carencias sin miedo a perder nuestra imagen y dignidad propias. 

- Admitir con franqueza los errores y fracasos propios; tener hacia los ajenos la misma generosidad de ánimo que Cristo tuvo con nosotros; volver con frecuencia a la parábola de los dos deudores.

- Reconocer con respeto y gozo el trabajo y las iniciativas ajenas. Una forma muy práctica de hacerlo para quienes predican, escriben o dan conferencias, es citar con rigor las fuentes de donde han obtenido información, mostrando honestidad intelectual.

- Aprender a aprender de todo el mundo, porque que el que ya lo sabe todo tiene poco que aprender.

- Ponderar con objetividad y gozo los éxitos de los demás; aprender no sólo a llorar con los que lloran, sino a gozarnos genuinamente con los que se gozan.

- Evaluar los resultados de los demás con la misma generosa medida con la que ponderamos los nuestros. Cada vez que presionamos y exigimos más de esto, estamos tentando a los demás a manipular resultados y mentir.

- Considerar toda diferencia de criterio como una nueva ventana que se abre a nuestra visión.

- Aprender a pasar el testigo y delegar confiadamente; recordar la forma en que Moisés dignificó a Josué ante Israel sin resquemor por no poder ser él quien metiese a Israel en la tierra prometida.

Examinar ante el Señor nuestras motivaciones: “ Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo ” 

X. Manuel Suárez



Semana del 27 de Octubre al 2 de Noviembre del 2013
Integridad frente a la idolatría del éxito  (III)      X.Manuel Suárez

Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
(Juan 12:43)

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.
(Mateo 5:16)

¿Quién crees que tuvo más éxito en la vida: David o Esteban? ¿Gedeón o Micaías? ¿Martín Lutero o Jan Hus?
Con los criterios prevalentes en nuestro entorno, ¿acaso las vidas de Esteban, Micaías y Hus no fueron un fracaso?  

¿De qué les valió mantenerse fieles a su identidad? ¿Qué reconocimiento real alcanzaron? ¿Y aplicas el mismo criterio para evaluar tu éxito en la vida? ¿Hasta qué punto te “conformas a este siglo” en tu consideración del éxito?

¿En qué te fijas para evaluar si estás teniendo éxito en la vida? ¿Cuánto pesa el reconocimiento de los demás? ¿Qué ponderas más: lo que eres o lo que pareces? Pues, si lo tenemos tan claro, apliquémoslo con más coherencia en nuestra vida.

Micaías fue consultado por el poder político ante un momento fundamental para su país. Tuvo que decidir si fijarse en lo que decían los demás (v. 13 “He aquí que las palabras de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas; sea ahora tu palabra conforme a la palabra de alguno de ellos, y anuncia también buen éxito”) o, por el contrario, decir la verdad limpia. Tuvo que decidir si congraciarse (v. 13 “y anuncia también buen éxito”) o hablar con gracia –y la primera forma de hablar con gracia es ser sincero–. Tuvo que decidir entre apuntarse a la popular adoración del éxito o comprometerse con la verdad. De su respuesta dependía su propia reputación y reconocimiento social, la corte o la cárcel. Micaías nada pudo contra la verdad, sino por la verdad: “lo que Jehová me hablare, eso diré” (v. 14), y se dispuso a pagar el precio por ello: el olvido y la denigración (v. 27).

¿Quiénes alcanzaron éxito? ¿Los que “conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas”? ¿O los que “experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles,…muertos a filo de espada, pobres, angustiados, maltratados”? ¿Acaso los primeros más que estos? ¿Cómo cambia esto nuestra visión del éxito?

¿Qué exigimos a los hermanos para darles reconocimiento? ¿Qué nos exigimos a nosotros mismos? ¿Cómo entiende Dios el éxito? ¿A quiénes les otorga reconocimiento? A quienes dan un vaso de agua a uno de los más pequeñitos, esos insignificantes que no le van a poder promover a uno para ningún puesto relevante; a quienes hacen bien, y prestan, no esperando de ello nada; a quienes se guardan de hacer su justicia delante de los hombres para ser vistos de ellos, porque no acumulan méritos para ganar reputación; estos son inmunes a la ansiedad por el éxito y el reconocimiento.

Que el Señor nos libre del amor al poder –especialmente en el entorno de la iglesia– y de la ansiosa dependencia del reconocimiento de los hombres, tantas veces contradictorio con el del Señor. Que el Señor nos recuerde que la verdadera autoridad no reside en el poder, en el cargo, sino en la carga, en el servicio, y que cuando sirvamos renunciemos a “tocar trompeta delante de nosotros” haciendo ostentosamente visible nuestro servicio. Recuperemos esa transparencia, esa espontaneidad, esa libertad que da sentirte aceptado por la gracia del Señor y verte sólo comprometido por la fidelidad a Él.

X.Manuel Suárez



Semana del 20 al 26 de Octubre del 2013
Integridad frente a la idolatría del éxito  (II)      X.Manuel Suárez

Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
(Juan 12:43)

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.
(Mateo 5:16)

Algunas de las tentaciones para lograr ese reconocimiento por vías inadecuadas son:

 - Maquillar resultados para hacerlos parecer mejor de lo real, el pecado de Ananías y Safira.

 - No admitir o maquillar errores y fracasos propios. Diseñar justificaciones para cubrirlos.

 - Mostrarnos reacios a reconocer nuestras carencias y sentarnos a aprender de otros.

 - Apropiarse de trabajos o iniciativas ajenos, presentándolos como propios.

 - Medrar a base de compararse con los demás y minimizar sus méritos.

 - Considerar toda diferencia de criterio como una amenaza a nuestra posición personal.

 - Mantener hacia los demás una desequilibrada exigencia de resultados cuantificables y rápidos.

 - Tener dificultades para pasar el testigo o delegar confiadamente.

Lo más preocupante es que instrumentos como estos dan resultado aparente a corto plazo, y a veces los hemos aprendido de otros –educamos más con nuestros hechos que con nuestras predicaciones–; pero sólo consiguen construir madera y hojarasca. Debemos caer ante la Palabra: “nada podemos contra la verdad, sino por la verdad”, mediante la verdad, en un entorno de verdad.

En el fondo, nuestra ansiedad por el reconocimiento de los demás, nuestra viciosa dependencia del éxito aparente, es una negación de la gracia y de la verdad: de la gracia, porque en nuestras relaciones sustituimos la gracia por el mérito, y de la verdad porque cambiamos la transparencia por la apariencia.

X. Manuel Suárez


Semana del 13 al 19 de Octubre del 2013
Integridad frente a la idolatría del éxito   (I)     X.Manuel Suárez

Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
(Juan 12:43)

Así alumbre vuestra luz delante de los<td style="font-size: 11pt; font-family: Calibri;"> hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.
(Mateo 5:16)

En nuestra ciudad habíamos establecido un grupo de GBU en el que invitábamos a nuestros compañeros de facultad a leer la Biblia.

Un día llegaron unos hermanos de una misión extranjera que querían trabajar también con estudiantes; les acogimos con todo aprecio.

Pronto empezó a sorprenderme la cantidad de fotos que me sacaban a mí y a otros miembros del grupo; acabé sabiendo que eran para enviar a la misión que les sostenía y todo evidenciaba que presentaban a nuestro grupo como fruto de su trabajo. Me decepcionaron porque no reflejaban la verdad; intenté disculparles imaginando que se sentían presionados a ofrecer resultados a sus donantes, pero no me acabó de encajar esta conducta.

Tenemos que volver a recordar regularmente que Jesús nos abrió un nuevo escenario en el que los méritos dejan su lugar a la gracia; ¿qué le tenemos que demostrar al Señor? ¿Con qué vamos a conquistar Su aprobación? Con nada; la tensión de exigencia de mérito y éxito es sustituida por la gracia y, consecuentemente, nuestra libre voluntad de seguirle de corazón, sin esperar con ello ganar ningún reconocimiento: “no por obras, para que nadie se glorie  [1] .

Cada día tenemos que retornar al pie de la cruz, en donde todo éxito aparente se ve liquidado ante la gracia; y cada día tenemos que volver de la cruz hacia nuestros hermanos y hacia el mundo para ser coherentes con esta visión de las cosas

En nuestra relación personal con el Señor nos sentimos atravesados por Su Verdad y renunciamos a todo intento de hacer ver lo que no hay; apliquémoslo a nuestra relación con los hermanos y con los demás: ¿Por qué tanto empeño en aparentar a veces lo que no tenemos, lo que no somos, lo que no hemos alcanzado? ¿Por qué tanto empeño en ocultar nuestros fracasos? Ante el Señor el éxito aparente no es necesario para que Él nos acepte y nos coloque en nuestro lugar, Él se fija más en la fidelidad y la coherencia, los resultados dependen al final de Él. Es cierto, pero no estamos seguros de que los hermanos tengan el mismo criterio y por eso nos vemos tentados a recurrir a los méritos y la apariencia de éxito como instrumentos para alcanzar reconocimiento.

A veces nuestra debilidad nos hace ansiar desmedidamente el reconocimiento de los demás y hacemos depender de este nuestra autoestima. Y para conquistarlo depuramos las apariencias, recurrimos a una forma sutil de mentira en la que maquillamos aquí, ocultamos allá y cuando no podemos ocultar justificamos; somos tentados a sacrificar la verdad en el altar del reconocimiento de los demás. Pedro cayó en esto en el asunto de la circuncisión [2] .

X.Manuel Suárez

Semana del 6 al 12 de Octubre del 2013
Es algo terrible desperdiciar un buen himnario    Kevin De Young

Hablando entre vosotros con salmos, e himnos, y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.        (Efesios 5:19)


Una de las mejores cosas que he leído en cuanto a la adoración es la contribución de Harold Best en Exploring the Worship Spectrum: 6 Views. En su capítulo, Best escribe una defensa elocuente de las capacidades espirituales y musicales del himnario impreso.

Él explora Varias razones por las que “los mejores himnarios son tesoros de teología, oración, textos bíblicos, canciones, información acerca de himnos, variedad estilística y oportunidad litúrgica.” Resumí sus razones en mis propias palabras y traté de ofrecer una buena cita para cada una de ellas.

1. El himnario es un siervo de la Palabra de Dios. “El himnario es, a su manera, una obra exegética integral, es teología métrica. Durante siglos de pensamiento y práctica, los escritores de himnos prácticamente no han dejado ninguna piedra temática y teológica sin remover. De ahí que podemos decir con seguridad que un himnario debidamente compilado es una fuente primaria e indispensable para pensar y cantar bíblicamente”.

2. En cuanto a estilo, el himnario es notoriamente diverso. El contenido, los estilos, la métrica, el rango de sencillez y complejidad, el espectro completo de las emociones humanas—el himnario no contiene únicamente “himnos” de un género específico, sino cientos de himnos mucho más diversos que incluso la mejor selección de las mejores canciones de los últimos veinte años.

3. Los himnarios han sido fundamentales en la historia y desarrollo de la música coral. “Lo que canta la congregación, lo que interpretan las agrupaciones corales o solista(s), y lo que se toca con instrumentos son parientes entre sí, miembros discretos de una gran familia, cada uno de los cuales honra y recibe al otro”.

4. El himnario es una historia palpable de la respuesta de la iglesia a Dios en adoración. “Así como leemos la Palabra de Dios en un culto de adoración, en ese mismo servicio los himnos responden con fiel armonía a la Palabra, y por ende a Dios. En este sentido, el canto congregacional se une a la oración y a la homilía en la profecía: Habla hacia arriba, proclama hacia afuera y declara la verdad”.

5. El himnario es una herramienta extraordinaria para las devociones privadas. “Si el himnario ha sido descuidado en nuestros tiempos, no es tanto porque pastores y líderes de adoración miopes e irreflexivos lo han descartado, sino porque ha sido aislado para usarse sólo en los cultos y únicamente los domingos. En el transcurso de un año, quizás sólo se utiliza un veinte o treinta por ciento de su contenido, más o menos. Pero entrega a cada creyente una copia de un gran himnario y desafía a cada uno de ellos a absorber y a integrar su contenido en un régimen de devoción entusiasta y previsor, y usted tendrá un renacimiento del interés, no sólo en el canto de himnos, sino en el Señor mismo”.

El resultado final: “Por tanto, con la Palabra como el centro de todas las canciones en la iglesia, con el himnario como su compañero exegético cantable y con un conjunto significativo de música eclesiástica orientada a los himnos, tenemos un organismo vivo que es virtualmente sin paralelo en la vida de la Iglesia”. 

Por Kevin De Young

Semana del 29 de Septiembre al 5 de Octubre de 2013
El sabio y el necio          Autor desconocido

El que anda con sabios, sabio será; 

Mas el que se junta con necios será quebrantado.
(Proverbios 13:20).

Tres personas iban caminando por un bosque: un sabio con fama de hacedor de milagros, un rico terrateniente del lugar y, detrás de ellos y escuchando la conversación, un joven alumno del sabio.

Aprovechando la presencia del sabio, el poderoso terrateniente le dijo: Me han contado en el pueblo que eres muy poderoso, que incluso puedes hacer milagros.  El sabio le respondió: Soy una persona vieja y cansada. ¿Cómo crees que podría hacer milagros? El hacendado insistió: Me han contado que sanas a los enfermos, restituyes la vista a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos. Esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso.  El sabio repuso: ¿Te referías a eso? Pues bien, tú lo has dicho: esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso, no un viejo como yo. Esos milagros los realiza Dios; yo sólo pido que se conceda un favor para el enfermo. Todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo.

El hombre con fortunas materiales le pidió: Quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que haces.

Muéstrame un milagro para que pueda creer en tu Dios. Esta mañana, ¿volvió a salir el sol? -le preguntó el sabio. ¡Sí, claro que sí! Pues ahí tienes un milagro. El milagro de la luz. No, yo quiero ver un VERDADERO milagro -protestó el hombre rico-: oculta el sol, saca agua de una piedra. Mira: hay un conejo herido junto al camino. Tócalo y sana sus heridas. El sabio le volvió a preguntar: ¿Quieres un verdadero milagro? Bien. ¿No es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días? ¡Sí! A un varoncito, que es mi primogénito. Ahí tienes el segundo milagro. El milagro de la vida. Sabio, -replicó el terrateniente-, tú no me entiendes.

Quiero ver un verdadero milagro. El sabio inquirió plácidamente: ¿Acaso no estamos en época de cosecha? ¿No hay trigo y sorgo donde hace unos meses sólo había tierra? Sí -respondió el hombre rico-, igual que todos los años. Pues ahí tienes el tercer milagro. Creo que no me he explicado; lo que yo quiero...   No pudo terminar la frase porque el sabio lo interrumpió: Te has explicado bien.  Yo ya hice todo lo que podía hacer por ti. Si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte.

Luego de escuchar estas palabras, el poderoso terrateniente se retiró muy contrariado por no haber conseguido lo que buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados bajo la espesura del bosque. Cuando lo vieron perderse en la lejanía, el sabio levantó al conejo, sopló sus heridas y las heridas desparecieron El joven estaba algo desconcertado: Maestro; te he visto hacer milagros como éste casi todos los días.

¿Por qué te negaste a mostrarle uno a ese hombre? ¿Por qué lo haces ahora que no puede verlo? El sabio demostró su sabiduría, una vez más: Lo que él buscaba no era un milagro, era un espectáculo, algo que lo sacudiera de su rutina y le trajera un nuevo motivo de sorpresa a su monótona vida.

Le mostré tres milagros y no pudo verlos. Para ser rey, antes hay que ser príncipe; para ser maestro antes hay que ser alumno. No puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños prodigios cotidianos. El día en que aprendas a reconocer a Dios en ellos, ese día comprenderás que no necesitas más milagros que los que Dios te da todos los días, sin que tú se los hayas pedido.

Autor desconocido



Semana del 22 al 28 de Septiembre de 2013
Prohibiciones del cristianismo    

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.
    
Mateo 22:36-40

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz”  Jorge Luis Borges.

Un amigo me comentó que él veía el cristianismo como un cúmulo de prohibiciones que nos coartan la libertad y nos reprimen. Desde su postura, no podía comprender aquello de “si Jesucristo os libertare, seréis verdaderamente libres”.  

Percepciones aparte, hay que decir que es un dato objetivo el hecho de que la fe cristiana contiene prohibiciones. No nos engañemos. Aunque la esencia del mensaje evangélico sea la gracia, el perdón y la liberación, también existen mandatos y órdenes inherentes a la práctica cristiana. ¿Y cuáles son esas actitudes tan perniciosas que se nos prohíben? Pues son muchas, desde luego.         

      

El poeta Pablo Neruda enumera algunas de     ellas: “Queda prohibido llorar sin aprender, levantarte un día sin saber qué hacer, tener miedo a tus recuerdos. Queda prohibido no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, queda prohibido no demostrar tu amor, hacer que alguien pague tus dudas. Queda prohibido dejar a tus amigos. Olvidar a toda la gente que te quiere. Queda prohibido tener miedo a la vida y a sus compromisos, no pensar en que podemos ser mejores. Queda prohibido no creer en Dios y dejar de darle las gracias por nuestra vida...”, y así, como si de un Índex Librorum Prohibitorum se tratara, se podrían añadir más y más prohibiciones de esta fe llamada originariamente El Camino (Hechos 19:9). Un camino de sentido único y lleno de señales circulares de borde rojo y fondo blanco. 

Pero hablando de caminos, y como si quisiese hablar del eslogan de un nuevo coche, dudo si mi amigo decía "represión" cuando en realidad quería decir "dominio y control" (¿por qué asemejan tanto la publicidad de un vehículo con los dones de Dios?...). Y es que el lenguaje es a veces traicionero. Pero la verdad es que sí que tenemos prohibiciones. Porque, a fin de cuentas, lo que prohíbe el evangelio es morir en vida, prohíbe inventarnos dependencias que nos anulen. Eso es lo que censura la Biblia; crear frustraciones inútiles, dar cabida al veneno del rencor y la amargura. Dios no nos permite ser ancianos de espíritu. Se nos tiene vetado, al igual que la servidumbre a la Grandiosa (también se puede escribir separado, como “Gran diosa”) Madre Indiferencia. No está permitido abdicar de la lucha contra el ego, ni contra nuestra mediocridad e hipocresía, ni...

 Pues sí, sí que mi amigo tenía parte de razón en su argumentación. Tenemos contundentes e inflexibles restricciones. Pero, claro, quien no quiera participar de ellas... ¡puede hacerlo! Desde luego, no será Dios quien lo prohíba.

Por delirante.org   dEliRaNte ©   



Semana del 15 al 21  de Septiembre de 2013
Pedir y Buscar                    Pastor Daniel González

“Una cosa he demandado al Señor,

Ésta buscaré”.  Salmo 27.4a

 La Nueva Versión Internacional dice: 
“Una sola cosa le pido al Señor y es lo único que persigo”.
 

Este es un tremendo principio de sabiduría para poder avanzar en la vida, aplicándolo dejarás de remar y colocarás un motor fuera de borda en todo lo que hagas. 

La mayoría de las personas no se dedican a buscar lo que le están pidiendo al Señor, es decir, no se alinean con Él en aquellas cosas que desean alcanzar.

·        Le piden a Dios cancelar deudas, pero siguen consumiendo en forma desmedida.

Le piden a Dios aprobar un examen, pero malgastan su  tiempo.

Le piden a Dios un nuevo trabajo, pero no salen a buscarlo.

·        Le piden a Dios paz en el hogar, pero discuten por cualquier cosa.

Le piden a Dios más de su presencia, pero no lo buscan a diario.

·  

Por favor, rompe con la maldición de la incoherencia en tu vida, de pedirle algo al Señor y no buscarlo, o lo que es peor, de pedirle a Dios una cosa y a la hora de actuar buscar otra.

Si no estás dispuesto a buscar lo que pides, es decir, a perseguirlo, no lo pidas porque terminarás frustrado por no actuar en consecuencia.

Aquellas cosas que le pedimos a Dios deben ser nuestra hoja de ruta a la hora de actuar cada día, para de esta manera ser coherentes con Él y con nosotros mismos.

Yo bendigo tu vida para que te dediques a perseguir eso que le pides a Dios y de esta manera puedas alcanzar aquellas cosas que te has propuesto y con las que el Señor quiere bendecirte. 

Pastor Daniel González


Semana del 8 al 14  de Septiembre de 2013
Cómo la enfermedad ayuda al hombre     de 'Caminando con Dios'  J.C.Ryle

Quizás encuentre sorprendente el hecho de que la enfermedad nos pueda hacer un bien. Muchas personas nunca consideran esto. Ellos ven solo el sufrimiento y el dolor y no ven el bien en ningún sentido.

Ahora, estoy de acuerdo que si no existiera el pecado en el mundo, sería imposible que la enfermedad hiciera algún bien a los hombres.


No había enfermedad en el mundo perfecto que Dios creó en el principio. Pero Dios en su sabiduría la ha permitido desde la caída del hombre y es tanto una bendición como una maldición. Dios es capaz de usar nuestro dolor y sufrimiento temporales para lograr un bien más alto en nuestra mente, nuestra conciencia y nuestra alma, un bien eterno.

a. La enfermedad nos ayuda a recordar la realidad de la muerte. Muchos hombres viven como si nunca fueran a morir, y no se preparan. La enfermedad les puede recordar acerca su realidad como mortales, para que no lo olviden.

b. La enfermedad ayuda al hombre a pensar seriamente acerca de Dios. Mucha gente, mientras tiene salud, escoge olvidarse de Dios y de su relación con Él. La enfermedad les recuerda que algún día tendrán que enfrentarse con Él.

c. La enfermedad ayuda a cambiar nuestra perspectiva de la vida. Muchas personas nunca piensan en ninguna otra cosa que no sea su propia felicidad en este mundo. Un periodo prolongado de enfermedad puede cambiar su forma de valorar las cosas que antes consideraban como muy importantes. Por ejemplo, el hombre que ama el dinero puede aprender que el dinero no le puede consolar cuando está enfermo.

d. La enfermedad ayuda a humillarnos. Todos somos orgullosos por naturaleza. Buscamos a alguien que podamos criticar y hacer menos. Pero la enfermedad nos muestra nuestra debilidad. Ella viene a los ricos y a los pobres, a los famosos y a los desconocidos, y nos coloca a todos en el mismo nivel.

e. La enfermedad nos ayuda a probar nuestro cristianismo. Nos ayuda a aprender si nuestro cristianismo es real o no, si está edificado o no sobre un fundamento sólido. Muchas personas no están edificando sobre un fundamento sólido, y un tiempo de enfermedad puede hacerles ver que su “cristianismo” no les trae ningún consuelo en la hora de prueba.

No digo que la enfermedad siempre beneficia a todas las personas en estas maneras. ¡Al contrario! Muchos experimentan la enfermedad, y su subsecuente comportamiento demuestra que no aprendieron nada de ella. Sus corazones están endurecidos y la enfermedad no les hace ningún bien. Pero hay muchas personas a quienes Dios ha hecho que su enfermedad les sea una bendición. Dios la ha usado para hablarles, y conducirles a buscar a Cristo. Entonces, nunca debemos quejarnos de nuestra enfermedad. Si reaccionamos correctamente ante ella, nos puede hacer mucho bien.  

Fragmento tomado del libro “Caminado con Dios” de J.C. Ryle

Semana del 18 al 24  de Agosto de 2013
La adoración familiar desarrolla el carácter cristiano       Jason Helopoulos

Oye, Israel: El Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. (Deuteronomio  6:4-9)

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6:1-4)

El hogar puede ser el lugar más difícil para vivir nuestras vidas cristianas. 

Existen razones por las que Pablo se dirige a cada miembro de la familia cristiana en los pasajes que tratan acerca del hogar
en Efesios 5-6 y Colosenses 3.   

Es una triste realidad el que a menudo manifestamos el carácter de Cristo y las gracias del Espíritu de manera más consistente en la iglesia, en el trabajo y en la comunidad que lo que manifestamos en nuestros propios hogares.

Algunos dirían que eso habla de nuestra hipocresía como cristianos, pero ¡es algo mucho más profundo que eso! Con frecuencia vemos el hogar como un refugio del mundo y ‘bajamos la guardia’ cuando entramos por la puerta. Nos ponemos ropa cómoda y nos relajamos.

De diversas formas hacemos lo mismo en el aspecto espiritual cuando llegamos a nuestras casas. Quitamos nuestras defensas. Permitimos que la familiaridad y los confortable nos mime hasta dormir y entonces perdemos la atención necesaria para guardarnos del pecado y para seguir la justicia. 

(Jason Helopoulos, A NEGLECTED GRACE, pp. 43-44).




Semana del 11 al 17 de Agosto de 2013
El matrimonio, 'punto de misión'  (2)      Jaume Llenas Marin

Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 


Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
(
Efesios 5:24,25)

No sería razonable que el responsable de logística de una empresa se quejara de que los camiones llegan tarde, ya que él ha sido contratado para que eso no suceda. No sería razonable que el responsable de márketing de una empresa se quejara de que no se venda, ya que él ha sido contratado para que los productos de la empresa se vendan. No sería razonable que el empleado de limpieza de la casa se queje de que la casa está sucia, ya que le contrataron para que la limpiara. No sería razonable que el pastor de la iglesia se quejara de que en ella hay carnalidad, inconsecuencia y pecado, porque Dios le puso ahí para que ministrara a los miembros.

Un autor británico decía que Dios no nos puso en el matrimonio para que fuéramos más felices sino para que fuéramos mejores. Aunque creo que estamos en el matrimonio para ser más felices, sí es cierto que la función principal para la que estamos en el matrimonio es para hacer mejor a nuestros cónyuges e hijos. Mientras cumplimos esa función principal de ministrar a las personas a las que el Señor nos confió, Dios nos concede espacios de felicidad, cariño, comprensión, cobijo, etc. Pero nunca al revés. El Maestro nos enseñó a buscar primeramente el Reino de Dios y nos aseguró que las demás cosas vendrían por añadidura. Nunca en el orden contrario.

Os sugiero cambiar la perspectiva de nuestros matrimonios a una perspectiva misional. A evaluar mi matrimonio en términos de si estoy ministrando las debilidades de mi cónyuge. A dejar de quejarnos porque tiene pecados, fallos, inconsecuencias, contradicciones, etc. porque precisamente yo estoy en ese matrimonio para ministrar esa debilidad. Os animo a cambiar nuestras oraciones a Dios, os animo a dejar de quejarnos por “la mujer que tú me diste”, y comenzar a pedirle a Dios que me dé la sabiduría, los recursos y la paciencia para ministrar a la persona que Dios puso a mi lado y me la confió para que yo ministrase.

Ministrar la debilidad del otro no es nunca retorcer el brazo del otro para que haga lo que yo quisiera que hiciera o para que fuera lo que yo quisiera que fuese. Sino estar a disposición de Dios para ser un instrumento para conseguir que esa persona llegue a ser lo que Dios quiso siempre que fuera, pero que el pecado torció e impidió ese propósito. Mi forma de ministrar una vida debe ser también misional. Si soy un enviado del Padre, como Jesús lo fue, debo ministrar como ministra Dios nuestras vidas. Mi forma de entrar en la vida de otro nunca debe ser la del elefante en la cacharrería, sino la de un Dios que con paciencia administra los recursos de la gracia.

Debo aprender a mirar la vida del otro desde la mirada de Jesús. Emplear todos los recursos de la gracia y no los recursos de la ley. Eso le da una tremenda dignidad y belleza al otro. Entrar en la vida de otra persona es un privilegio tremendo e increíble, es por ello que debo entrar en esa vida de puntillas, susurrando y acariciando. Todos los seres humanos deben ser contemplados con una mirada de gracia, ya que todo ser humano pelea una gran batalla.

Espero que esta pequeña reflexión misional nos dé una perspectiva para ir a Dios a pedir los instrumentos para hacerle el bien a esa persona tan, tan, tan especial que un día Dios puso a nuestro lado. Entrad hoy a vuestras casas y miradla con los ojos de Dios. Que Dios os bendiga.

Autor: Jaume Llenas Marín 


Semana del 4 al 10 de Agosto de 2013
El matrimonio, 'punto de misión'  (1)      Jaume Llenas Marin

Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 


Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
(
Efesios 5:24,25)

Como sabéis, frecuentemente hablo de lo que es la iglesia misional y qué es ser un creyente misional. Hoy me gustaría hacer una reflexión de cómo afecta el ser un creyente misional al ámbito del matrimonio y por extensión a la familia.

Una parte importante del conflicto matrimonial existe porque no nos concebimos misionalmente. Nos concebimos a nosotros mismos como personas que estamos en el matrimonio para recibir amor, cobertura, soporte, etc.

La base de la relación matrimonial en la sociedad occidental es el enamoramiento, la relación romántica. Por ello, la forma de evaluar la calidad de una relación es si estoy recibiendo aquello para lo que entré en esa relación. Cuando esa base sentimental flaquea, cuando no recibo lo que se esperaba, cuando la otra persona muestra sus defectos, incluso sus pecados, me siento estafado, engañado, frustrado por haber encontrado que el príncipe azul se convirtió en la bestia negra. La fase del enamoramiento con la idealización del otro da paso a una fase de desencanto en el que uno ajusta expectativas a la baja y evalúa si lo que ha quedado es suficiente para continuar en la relación.

¿Cómo mira un creyente misional una relación matrimonial? Como mira el resto de su vida. Un creyente misional se concibe en términos de misión. Eso significa que él está aquí para hacer la misión de Dios. La misión de Dios es enfrentar el pecado y sus consecuencias en cualquier lugar y aspecto de la sociedad.

Hemos sido enviados al mundo para destruir las obras del diablo, para pelear contra todo aquello que el pecado destruyó y dañó. Por ello, cuando observo a mi cónyuge lo miro misionalmente y no sólo románticamente. Lo que veo cuando lo miro es una persona que ha sido golpeada por el pecado, una persona que tiene una seria ruptura interior, que tiene rupturas relacionales, en algunos casos es una persona que no ha restaurado su ruptura con Dios. Y cuando lo miro así me concibo como el misionero de Dios. Entiendo que estoy ahí para ministrar su debilidad, para ministrar su pecado, para ministrar las heridas de su pasado, etc.

Esta aproximación da sentido de misión a mi vida familiar. La actitud de queja desaparece, mi evaluación de la relación es transformada. No puedo venir ante Dios para quejarme de los defectos de mi cónyuge, ya que me concibo a mí mismo como el ministro, como el misionero, enviado por Dios para ministrar esos defectos.

Autor: Jaume Llenas Marín 



Semana del 28 de Julio al 3 de Agosto de 2013
¿Cómo estamos experimentando el ser iglesia? II   Rubén Gómez

Él, Jesucristo, es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia.      (Colosenses 1:18)

Al tratar de despojarnos de las tradiciones heredadas de Constantino y del consumismo dejamos que Jesús determinara nuestra eclesiología y nos encontramos con nuestras familias, vecindarios y lugares de trabajo como principales campos de misión.


Cada cristiano entendió que era un ministro a tiempo completo sin importar que trabajara en la educación, limpiando casas o en una organización religiosa.

La iglesia dejó de ser un lugar de reunión y se convirtió en un cuerpo vivo, no importaba si un día nos reuníamos en una casa, otro día en un local, si a veces éramos grupos pequeños en diferentes puntos o uno grande en el parque. La Iglesia va allí donde vamos, porque somos la iglesia. Ya no se trata de hacer grande el nombre de una organización o denominación ni de mantener una compleja estructura con fuerte base capitalista.

Nos hemos hartado de escuchar que ahora es esta iglesia o aquella denominación la que tiene éxito, la que está creciendo, hemos dejado de usar nombres fuera de Jesús para definirnos porque creemos que Pablo tenía razón cuando nos reprendió por decir “yo soy de Cefas, yo de Pablo, yo Bautista, yo Pentecostal, yo Católico, yo de la Iglesia de Manolo o de Pedro…” Vemos a la Iglesia local como los verdaderos seguidores de Jesús en nuestro territorio, aun cuando formen parte de las sectas que tanto nos gusta crear. 

Hemos dejado de medir el éxito por el número de asistentes a una reunión, o por la cantidad de dinero que somos capaces de reunir, ahora se trata de que cada miembro sea un pequeño Jesús allí donde está, allí donde vaya, sea que viaje a otro país, que pasee por las calles de una ciudad, que asista a una reunión religiosa o esté trabajando como panadero. Lo que antes pasaba inadvertido, ahora es lo que destaca, de lo que hablamos y de lo que aprendemos. Nos centramos en que la fe en Jesús transforme nuestras vidas y a la vez los lugares cotidianos donde nos movemos. Esto está muy lejos de desear llenar edificios con atractivos programas.

“Cómo el Padre me envió, así yo os envío”: Jesús nos ha mandado a estar presentes en medio de un mundo roto, a identificarnos con nuestro prójimo, a servirles y predicarles las buenas nuevas. No nos ha enviado a “hacer iglesias” sino a hacer discípulos, porque esos discípulos son en realidad la iglesia de la que habla el Nuevo Testamento y que él siempre tuvo en mente. Hemos rehusado que las estructuras nos conviertan en ser atraccionales y estamos aprendiendo a ser encarnacionales, esto es lo que Jesús enseñó y no podemos parecernos a otra cosa más que a Él.
Autor:  Rubén Gómez Cuenca


Semana del 21 al 27 de Julio de 2013
¿Cómo estamos experimentando el ser iglesia? I   Rubén Gómez

Él, Jesucristo, es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia      (Colosenses 1:18)

En nuestro caso todo surgió de una pregunta:


“¿Qué haremos con una generación que cada vez está

menos dispuesta a asistir a lugares de cultos donde

un profesional sobre un púlpito le dirá lo que tiene

que creer?”

Ya llevábamos tiempo evaluando el trabajo de nuestras iglesias convencionales; decidimos hacer un ejercicio de autocrítica y disponernos a hacer una seria revisión de nuestros ministerios. En el proceso nos encontramos con una iglesia muy temerosa ante la influencia del postmodernismo (algo que me parece bueno y necesario) pero poco consciente de la influencia otorgada al modernismo, ¿podría ser que estuviéramos intentando no comernos la aguja inconscientes de que ya nos comimos el camello?

Sin duda la eclesiología estaba fuertemente influenciada por el modelo empresarial del modernismo: estructuras de poder de tipo piramidal, énfasis en programas… y todo ello nos llevaba a ser una iglesia donde la mayoría se sienta de manera pasiva y solo unos pocos acceden al ministerio más reconocido. Si el nuevo César es el consumismo, ¿podría ser que de alguna manera nos estuviéramos arrodillando ante él?

Decidimos quitarnos las gafas institucionales recibidas de Constantino y releer el Nuevo Testamento y nos encontramos con una iglesia donde la manifestación de Jesús se llevaba a cabo por la acción de cada miembro en las reuniones regulares. No encontramos un liderazgo monopolizador ni del que dependían las decisiones de la comunidad y entonces vislumbramos que en el Nuevo Pacto el sacerdocio universal de todos los cristianos es más que cambiar el nombre de sacerdotes por el de pastores, se trataba de implicaciones muy prácticas para la vida comunitaria donde no existe lugares elevados para funciones concretas y por tanto desaparecían los espacios que nos invitan a la pasividad de consumir. Ahora era cuestión de que todos nos uniéramos a una sola cabeza, la de Jesús, y que permitiéramos que él se manifestara a través de cada miembro. Esto trajo revelaciones peligrosas como la del siguiente párrafo.

¿Por qué la gente piensa en un edificio cuando escucha la palabra Iglesia en vez de pensar en Jesús?, ¿Acaso la Iglesia no es el Cuerpo de Cristo? Partiendo de la realidad de lo que somos nos dimos cuenta que Jesús y solo Jesús debe determinar nuestra eclesiología, y al mirar a Jesús y obedecerle no tuvimos más remedio que cerrar nuestras sillas, salir de los edificios y acercarnos a un mundo roto. Ahora nuestro prójimo, los necesitados, los enfermos eran la prioridad, por encima de cualquier actividad programada, era necesario pasar tiempo con ellos, comer con ellos, escucharles… al menos si queríamos ser la iglesia que de verdad representa a Jesús en la tierra. (Continuará).

Autor:  Rubén Gómez Cuenca



Semana del 14 al 20 de Julio de 2013
Hannah Arendt y la terrible banalidad del mal,  I   José de Segovia


"… No hay justo, ni aun uno… no hay quien busque a Dios.

Todos se desviaron del camino, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno…

con su lengua engañan, veneno de áspides hay debajo de sus labios;  cuya boca está llena de maldición y de amargura; sus pies, prestos para derramar sangre".
(
Romanos 3:10-14)

EICHMANN PUEDE SER CUALQUIERA

El filósofo judío español Gabriel Albiac también cree que “Eichmann no era un monstruo”. Los nazis eran “hombres, hombres que matan”. Lo trágico, para él, es que “Eichmann puede ser cualquiera”. Como ha dicho el escritor Javier Cercas, “sería maravilloso que Hitler y su camarilla de paranoicos fueran extraterrestres, porque estaríamos salvados”. Lo que pasa es que “el mal no estaba en Alemania, estaba en el alma”, como dijo un poeta de posguerra.

Descubrir esto en el juicio de Eichmann, supuso para Hannah Arendt un doble proceso –como vemos en la película–: el que condena la radicalidad del mal –que vemos en el totalitarismo nazi– y el que se niega a aceptar su banalidad –al darse cuenta Arendt que “el instinto al mal es, quizás, inherente al hombre”–. Es cierto que las heridas estaban todavía muy recientes, pero la incomprensión que ella sufre, viene no sólo por la sensibilidad judía ante el Holocausto, sino porque toca uno de los dogmas intocables de la Ilustración: la bondad innata del hombre.

La idea de que el hombre es bueno, aunque las evidencias muestren lo contrario, es uno de los presupuestos que nadie se atreve a cuestionar en la sociedad moderna.

Aunque no era cristiana, la pensadora judía había estudiado teología protestante en Marburgo e hizo su tesis doctoral en Heidelberg sobre Agustín. De su “Ciudad de Dios”, toma la idea del nacimiento como categoría central de “La condición humana”, pero sabe por la Biblia que “en maldad hemos sido formados”
(
Salmo 51:5). Ya que el pecado original no es un invento católico.

Aunque la expresión no sea bíblica, su enseñanza está en la Escritura. No es una idea de Agustín. El apóstol Pablo desarrolla esta doctrina en su Epístola a los (Romanos (5:12, 18) y su primera carta a los Corintios (15:22). Para autores como Chesterton es incomprensible que haya teólogos cristianos que nieguen esta idea. Para él, “es la única parte de la teología cristiana que se puede demostrar”. Un filósofo de la ciencia que no es cristiano, como el darwinista Michael Ruse, se pregunta: “¿cómo puede alguien pensar de otra manera?, cuando el pueblo más civilizado y avanzado del mundo (el pueblo de Beethoven, Goethe y Kant), abrazó al asqueroso Hitler y participó en el Holocausto”.

©Protestante Digital 2013 Autor: José de Segovia Barrón. Extraído del artículo: Hannah Arendt y la terrible banalidad del mal.



Semana del 7 al 13 de Julio de 2013
El cristiano y el mundo                  José de Segovia Barrón

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.

Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.  (
1 Juan 2:15-17)

Durante siglos, cristianos han intentado abandonar el mundo, procurando separarse de la sociedad. Hablaban de la vida religiosa frente al amor al mundo (1 Juan 2:15), como si el mundo no estuviera también dentro de sus monasterios y conventos. Los evangélicos han intentado crear también una subcultura que les librara de la tentación y la seducción del mundo. En su mentalidad de capilla renunciaban a los entretenimientos, la política y las actividades sociales, pero ¿qué es el mundo para Juan?

El mundo no es, en este caso, la creación natural del mundo físico, tampoco el matrimonio o la familia, el trabajo o los negocios, el gobierno o la política. El mundo es la vida que excluye a Dios. Son deseos legítimos, pero incontrolados, falsos valores, por los que juzgamos según las apariencias. Es el ensalzamiento de uno mismo, que supone “la vanagloria de la vida” (v. 16), la ambición de tener éxito, aunque sea religioso. Esto es lo que el cristiano rechaza, ¿por qué?

Porque significa negar un amor mayor que el que el mundo nos ofrece, “el amor del Padre” (v. 15). Es negar la vida de Cristo, que rechaza la exhibición y las apariencias, siendo manso y humilde. Conocido como amigo de corruptos y prostitutas, Jesús fue un incomprendido. El cristiano no se gloría de otra cosa que la cruz de Jesucristo (Gálatas 6:14).

El mundo al que tenemos que renunciar, es esa realidad pasajera y efímera (1 Juan 2:17), que nos hace vivir como si esta fuera la única realidad posible. El honor que anhelamos no es el de los hombres, sino el de ser conocido por Dios, cuando nos diga: “bien, buen siervo y fiel, entra en el gozo de tu Señor” (Mateo 25:21). Por eso decimos con Pombo que “entre ahora y la hora de la muerte nada habrá que sea más significativo que el nombre de Dios”.

©Protestante Digital 2013 Autor: José de Segovia Barrón. Extraído del artículo: La oración de la noche del alma de Pombo.



Semana del 30 de Junio al 6 de Julio de 2013
La muerte maravillosa de Jennifer Connelly     Jaime Fernández

 "Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano".  (Isaias 55:6)


Algunas personas no quieren reconocer que 

existe una dimensión diferente

(aparte de lo que es la vida material) y que 

esa dimensión es lo que da sentido a la vida.

Jennifer Connelly, recibió el Oscar a la mejor actriz por su interpretación en “Una mente maravillosa”.

A raíz de ese premio, la revista Imágenes la entrevistó en septiembre del 2005, y en medio de muchas otras cosas dijo: “Iba a mudarme a un apartamento justo encima de una funeraria, y muchos amigos me dijeron que si lo hacía no me visitarían. En cambio a mi me encanta, me parece una buena forma de aceptar mi propia mortalidad”.  Pocos habrían hecho lo mismo.

Hablar sobre la muerte, el más allá o la espiritualidad en la vida parece ser una conversación demasiado “elevada” para muchos. Y si lo hacen, lo primero que buscan es una mesa para poner sus manos “hay que tocar madera”, dicen.

Otros incluso creen que es una pérdida de tiempo tratar temas espirituales, porque no admiten nada más que lo que se ve y se puede tocar.

Algunas personas no quieren aceptarlo. No quieren reconocer que existe una dimensión diferente (aparte de lo que es la vida material) y que esa dimensión es lo que da sentido a la vida.

Muchos viven como si lo espiritual no existiese; incluso argumentan que solo pueden creer en aquello que ven. (¿?) Hay muchas cosas que nosotros conocemos y no vemos.

Piensa por un momento: ¿Con qué disfrutas más?, ¿sólo con lo que tiene un componente material? ¿No tiene ningún valor para ti la amistad, el amor, la emoción, la aventura, la sensibilidad, la tranquilidad, la paz...? ¿Cuántas de esas cosas puedes tocar o ver? ¿Las cambiarías por algo material? ¿Comprarías una amistad con dinero? ¿Darías una casa a cambio de amor? ¿Trabajarías varias semanas para que te pagasen tranquilidad a cambio? ¿Verdad que hasta suena peligroso?

Aceptar lo que somos, saber que un día se terminará todo; meditar en que la vida es mucho más de lo que tenemos, de lo que podemos hacer, incluso de lo que somos, es algo que merece la pena.

Huir de lo espiritual es la mejor manera de sentirnos vacíos.

Muchos viven queriendo controlarlo todo, queriendo estar seguros de todo sin hacer nunca absolutamente nada que pueda escaparse de sus manos.

Un día se encuentran solos y con una profunda insatisfacción interior: La vida va huyendo como el agua entre nuestras manos, y no podemos hacer nada. La frustración de no poder volver atrás, o no poder hacer cosas que hasta hace muy poco podíamos hacer, llena de sinsabores nuestra alma.

Sí, nuestra alma… Lo más profundo de nuestro interior, aquello que hemos olvidado tantas veces.

Más vale volver nuestra vida hacia el Creador (
Is.55:6; Hch.17:26-28).

Mucho mejor es buscar a Dios mientras podemos encontrarlo; mientras tenemos fuerzas para ello y mientras reconocemos que hay algo mucho más allá de lo que vemos. Que nuestra vida tiene absoluto sentido independientemente de la edad que tengamos, cuando aprendemos a cuidar nuestra alma. Cuando sabemos que podemos vivir tranquilos de la mano de nuestro Dios.

Autor: Jaime Fernández Garrido.



Semana del 23 al 29 de Junio de 2013
Intentan matar la verdad                   Salvador Gómez Dickson


          El ciego conduciendo al ciego

"No hay verdades absolutas,

Todo es relativo"

"Porque la ira de Dios se revela desde el cielo 
contra toda impiedad e injusticia de los 
hombres que detienen con injusticia la verdad; 
porque lo que de Dios se conoce les es 
manifiesto, pues Dios se lo manifestó.


Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.
Pues, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles."   (Romanos 1:18-23)

Muchos afirman con toda fortaleza que el hombre no es más que un conglomerado de aminoácidos, que hasta los pensamientos no son más que procesos fisiológicos.

No hay verdades absolutas, sino que cada quien da origen a sus verdades personales. Todo es relativo. Lo que me sorprende es la manera tan enfática en que creen que sus convicciones son ciertas y absolutas.

Se ofenden al ser confrontados con otras ideas, y se tornan religiosos hacia sus propias ideas, aun cuando se les muestre las falacias de sus argumentos.

La tolerancia que profesan tener hacia el mundo de las ideas se torna en intolerancia. Dan la impresión de que no son las ideas las que buscan defender, sino los estilos de vida que no pueden justificar de otro modo que no sea ‘matando’ la verdad.

Salvador Gómez Dickson




Semana del 16 al 22 de Junio de 2013
Tras el umbral de la muerte             Francisco,   Ed. Protestante Digital

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
(Mateo 23:15)

Mas os enseñaré a quién debéis temer: Temed a Aquél que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno: Sí, os digo: A Éste temed.                       (Lucas 12:5)

El infierno es una asignatura pendiente en muchas iglesias, al extremo, de señalar al infierno como un concepto y no una realidad, pobres 'pastores', pues lo que no saben, es que ellos mismos, van a descubrir que no era así, es muy lamentable lo bajo que está el listón del evangelio, y más, cuando se pierde de vista, que, Cristo predicó más del infierno que del cielo, y ahora los 'pastores' sólo nos regalan el oído, y de lo que se dice en la 2ª carta a Timoteo 3.16, difícilmente se cumple en algún punto.

(2Timoteo 3:16)  "Toda Escritura es dada por inspiración de Dios, y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia"

Los cultos se han convertido en un mero espectáculo, y la preocupación de los 'líderes', sólo está, en que este salga bien y del agrado de los asistentes, en donde en la mayor parte de las ocasiones, no existe espontaneidad alguna, y todo gira en torno al lucimiento personal, olvidando que sólo Dios es el ÚNICO digno de recibir toda la gloria y toda la honra.

Por Francisco  Ed. Protestante Digital



Semana del 9 al 15 de Junio de 2013
¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?     Lópe de Vega


Jesús, está a la puerta de nuestro
corazón y llama. Si le oyes, ábrele.

"He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si 

alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré 

a él, y cenaré con él, y él conmigo." 

(Apocalipsis. 3:20).

Jesús, está a la puerta de nuestro corazón y llama. Quiere nuestra amistad, porque nos ama. Si oímos hoy su voz, abramos la puerta de nuestro corazón, pues, el Padre le ha enviado para ser nuestro amigo y Señor. Abramos la puerta y tendremos comunión con Él y gozaremos de sus deleites espirituales.

Lope de Vega escribió este hermoso poema en el que describe de manera poética la rebeldía del corazón no arrepentido, ni humillado, del hombre y la mujer que está cerca del camino de salvación.  

"Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios"  (Salmo 51:17)

Leamos:

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué estraño desvarío
si de mi ingratitud el yelo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!

¡Y cuántas, hermosura soberana:
Mañana le abriremos -respondía-,
para lo mismo responder mañana!

Lope de Vega      Madrid 25 de noviembre de 1562  a  27 de agosto de 1635



Semana del 2 al 8 de Junio de 2013
Jóvenes que dejan la Iglesia, V     Daniel Hofcamp

Deuteronomio 6:6-9
"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”     

Proverbios 22:6       "Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él". 


Dani Oval trabaja desde hace diez años con los jóvenes de su iglesia local, además de ser el responsable de Alianza Joven. Reconoce que hay un gran desafío para la iglesia en cuanto a los jóvenes. 

“Los jóvenes y los niños necesitan ver el evangelio encarnado en personas”, apunta. Además “deberíamos ayudarles a tener un proyecto de vida que de verdad merezca la pena, que entiendan que ser cristiano es una aventura digna de ser vivida. Ayudemos a los chicos a entender qué significa de verdad entregar sus vidas a Cristo”.

Para Keila una de las claves pasa por “preocuparse de forma genuina” por los jóvenes. “No abandonarlos nunca ni juzgarlos aunque ellos no asistan a la iglesia. Debemos ser un ejemplo a seguir en acciones y mostrarles nuestro amor incondicional; igual que Dios hace con nosotros”, explica. 

Marcos mantiene que “las iglesias deberían animar a los jóvenes a tener una relación personal con Dios y que él sea el centro de sus vidas, no la iglesia. El Espíritu Santo es el que debe enseñar a los jóvenes, porque solamente así, sabrán que lo que están viviendo es algo real y no una religión. Forzar a los jóvenes a seguir las tradiciones de la iglesia solo puede llevar a adultos viviendo vidas religiosas o jóvenes hastiados de la iglesia buscando cualquier otra alternativa”.

“No consintamos que se vayan de la iglesia porque el proyecto de vida que les ofrecemos es irrelevante y carente de sentido”, apunta en la misma línea Dani Oval. Seguir a Jesús no es “una lista de lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer. La vida cristiana nace dentro, en el corazón, y se manifiesta fuera en unos frutos”.

Autor: Daniel Hofkamp Extr. Del Art. Jóvenes que dejan la iglesia. Prot. Digital 2013
Tags:  jóvenes que dejan la iglesia, Daniel Pujol, La Fuga, Daniel Oval, testimonio, adolescentes, jóvenes


Semana del 26 de Mayo al 1 de Junio de 2013
Jóvenes que dejan la Iglesia, IV     Daniel Hofcamp

   VOLVER A LA RELACIÓN CON JESÚS 

Por eso ahora dice a jóvenes que puedan estar 

en una situación parecida a la suya,

"que busquen, porque si buscan sinceramente, 

encontrarán a Dios.”.

En el caso del autor de 'La Fuga', pudo conocer a Jesús “cuando ya hacía años que no asistía a ninguna iglesia”. Daniel Pujol dice que “tuve un encuentro con él en mi habitación después de retarle pidiéndole que si existía me sacara de la situación en la que me encontraba y pudiera conocerle de verdad”. 

Marcos experimentó algo semejante. Por eso ahora dice a jóvenes que puedan estar en una situación parecida a la suya “que busquen, porque si buscan sinceramente encontrarán a Dios. Y que aunque muchas veces se sientan incomprendidos por aquellos que parecen ser más sabios que ellos, no se rindan y sigan buscando algo real en sus vidas. Solamente buscando descubrirán que la única opción real para una vida plena es una vida dependiente de Dios”.

Para Keila vale la pena buscar a Dios “sin importar el lugar”. Si un joven pasa por una situación semejante aconseja “que nunca piense que Dios no existe por no encontrarlo en su iglesia o en su casa. Que le pida a Dios que le ponga hijos suyos de verdad en su vida para que le ayuden a entender”. 

“En el peor momento de mi vida – agrega - me arrodillé y le pedí a Dios que me ayudase; y aparte de encontrarme con Él directamente, me puso en el camino a un grupo maravilloso de creyentes. Dios no nos abandona si le buscamos de corazón”. 

Desde la experiencia, cree además que es necesario ser “sincero” con uno mismo y aceptar también la parte de culpa. “Que intenten entender que a veces algunos 'creyentes' de años están tan perdidos como ellos y que ese es el motivo por el que no los guían, porque no saben”.

Autor: Daniel Hofkamp Extr. Del Art. Jóvenes que dejan la iglesia. Prot. Digital 2013
Tags:  jóvenes que dejan la iglesia, Daniel Pujol, La Fuga, Daniel Oval, testimonio, adolescentes, jóvenes




Semana del 12 al 18 de Mayo de 2013
Jóvenes que dejan la Iglesia, III     Daniel Hofcamp

COSTUMBRES, NORMAS... PERO POCA VIDA

“Veía que algo no encajaba. Se predicaba que 

éramos una iglesia mejor que las de alrededor 

porque enseñábamos y vivíamos la sana doctrina”.

Marcos fue otro joven criado en una iglesia evangélica en Asturias. 

Nos cuenta también su historia de búsqueda de Dios que le llevó a alejarse primero de su iglesia local, y luego de cualquier otra.

En su historia aparece también la palabra 'hipocresía'. “Yo sabía internamente que no era mejor que nadie y veía la hipocresía en mí, así como en las vidas de las personas a mi alrededor. Esa vida no me llenaba”, dice Marcos.

Sin embargo reconoce que su ruptura no fue total. “Decidí asistir a otras iglesias, conocer a otros jóvenes y otra manera de vivir las cosas. También acabé decepcionado con la hipocresía de la mayoría de las personas en el liderazgo”, comenta. Pero su búsqueda no terminó: “Estudié en un seminario, pensando que el conocimiento de Dios me acercaría a Él, pero no lo hizo”.

MARCHARSE
En el caso de Keila, llegó a pensar que lo único que importaba era su asistencia a los cultos. “A mi entorno evangélico sólo parecía importarle que fuera el domingo a la reunión, no había preocupación genuina por mis inquietudes y problemas. La semana que iba a la iglesia el domingo todo estaba bien”, recuerda.

Romper con los lazos fue difícil para Marcos. Cuenta que “el entorno donde crecí me rechazó en general cuando decidí asistir a otras iglesias. Tuve que irme de casa de mis padres, y el liderazgo de la iglesia no entendía mi búsqueda. Esa búsqueda por algo real en mi vida me llevo a diferentes iglesias y finalmente a dejar que la iglesia fuera el centro de mi vida”. 

Para Keila, hubo sin embargo un momento que considera fundamental para haberse reencontrado con Jesús. “Con 20 años en la universidad, en uno de los peores momentos de mi vida; conocí a una chica, Bea, que me invito a conocer un grupo de chicas y chicos que formaban parte de la asociación universitaria GBU. Ahí conocí a Dios de verdad”, explica hoy.

Autor: Daniel Hofkamp Extr. Del Art. Jóvenes que dejan la iglesia. Prot. Digital 2013
Tags:  jóvenes que dejan la iglesia, Daniel Pujol, La Fuga, Daniel Oval, testimonio ,adolescentes, jóvenes



Semana del 28 de Abril al 4 de Mayo de 2013
Jóvenes que dejan la Iglesia, II     Daniel Hofcamp

¿Qué provoca 'la fuga' de jóvenes de la iglesia? Muchos encuentran una gran diferencia entre lo que se dice y se vive en ellas. Nos acercamos a algunas experiencias.


generó multitud de comentarios y reacciones ante un  
asunto que sin duda preocupa entre cristianos evangélicos de distintos países y denominaciones.

El libro recoge la experiencia que este joven vivió cuando, con diecisiete años, se alejó de la iglesia. Después de volver, años después, comparte lo que experimentó e intenta afrontar esta “fuga” que tantos jóvenes experimentan. Entre otras razones, apunta la siguiente: “no se van por falta de inquietudes sino por falta de coherencia entre aquello que oyen y aquello que ven; y entre aquello que ellos mismos creen y lo que viven”.
 

¿LE PREOCUPA A LA IGLESIA?
El tema preocupa – o al menos debería - en la iglesia evangélica actual. Dani Oval es el pastor de jóvenes de Asamblea Cristiana en Madrid, y en una reciente entrevista comentaba la crisis que sufre la juventud. “De generación en generación vemos nacer a nuestros hijos en la iglesia o llegar a ella en la adolescencia. Aprenden un poco de Biblia, participan de las actividades, pero cuando ya son algo mayores terminan por irse de la iglesia. Las estadísticas dicen que tres de cada cinco jóvenes abandonan”, afirma.

Reconoce además que es “difícil” acertar en un diagnóstico sobre qué se debe hacer para evitar 'la fuga'. Pero apunta a la necesidad de que los jóvenes vivan una experiencia personal con Jesús. “Hay veces que damos por sentado que los chicos son creyentes por el hecho de que han estado toda su vida en la iglesia, pero puede que no hayan experimentado una verdadera conversión”, dice Dani Oval. La cultura cristiana se sustituye por la verdadera vida cristiana, por lo que “pueden llegar a pensar que el evangelio no funciona y terminan por abandonar la iglesia”.

Son muchos los jóvenes que han vivido este desencanto. Keila es una joven gallega que pasó por esta situación. “Vivía con mis padres, e ir a la iglesia era una norma”, cuenta a Protestante Digital, “lo que por cierto me produjo más rechazo. La verdad es que no encontraba a Dios en la iglesia. La iglesia era para mi un rito que la gente seguía por costumbre, no me aportaba nada”, dice.

Junto a ello se une la falta de coherencia, a la que apunta Daniel Pujol en su libro. “Viví mucha incoherencia entre lo que se decía y se hacía el domingo y la vida entre semana”, explica Keila, que reconoce también que “mi propio carácter rebelde y ciertos traumas de infancia fueron un motivo para alejarme de la iglesia”.

Autor: Daniel Hofkamp Extr. Del Art. Jóvenes que dejan la iglesia (II). Prot. Digital 2013
Tags:  jóvenes que dejan la iglesia, Daniel Pujol, La Fuga, Daniel Oval, testimonio ,adolescentes, jóvenes



Semana del 21 al 27 de Abril de 2013
 Paz social y reconciliación, lectura desde España

" La reconciliación es la clave del evangelio: el 

mismo Dios muere en una cruz para reconciliar 

al mundo; asume Él mismo el castigo del enemigo"

En estos albores del siglo XXI, en el que las sociedades occidentales- autoerigidas como baluartes de las libertades tanto individuales como colectivas- se debaten entre la búsqueda de una vida sin espiritualidad o bien de una espiritualidad no definida por valores previamente dados, no deja sin embargo de resonar con cierta urgencia el “bienaventurados los pacificadores” en todas las formas posibles.

Esta es quizá la demanda más clara que aún se hace al mundo religioso, sea cual sea la forma en que se haga y la cosmovisión que la formule. No se entiende una iglesia o un creyente que no busque la paz. Su dejación escandaliza en grado sumo. La paz por lo tanto no es una opción, sino un imperativo, para el cristianismo de este siglo. Así se recoge en el Compromiso de Ciudad del Cabo. Un mandato éste que el documento coloca junto al de la participación social y al de la transformación ética.

Tratar de encarnar el llamado de Ciudad del Cabo a ser pacificadores en nuestro país exige empezar, como bien hace el Compromiso, hablando de reconciliación. Y ahí la sociedad española suspende.

España es una sociedad no reconciliada, y este hecho fundamental la incapacita para el bien común.

LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

La fractura social e ideológica, que culminó primero en una guerra civil fratricida y después en 40 años de dictadura, sigue a pesar de los más de 30 años de democracia sin haber sanado. Este sustrato de falta de reconciliación aflora en cada situación de conflicto: en cada proceso electoral, en las opuestas reivindicaciones en torno a la cuestión de la memoria histórica, en el eterno debate sobre educación, en las tertulias de los medios de comunicación, en las rencillas de los pueblos, pero sobre todo aflora sin medida en el debate político y en la adopción de medidas legislativas. La principal consecuencia de esta no reconciliación es la incapacidad para pensar en el bien común y pergeñar su diseño. El Otro ideológico sigue siendo de alguna forma el enemigo a batir, lo que evita cualquier pacto permanente, por apremiante que sea la gravedad de la situación.

Ello hace imposible un trazado político que ayude buscar soluciones conjuntas y efectivas a la crisis económica, un acuerdo en torno a una educación que defienda un modelo basado en el ser humano y en la igualdad de oportunidades; un convenio en relación con el modelo de Estado; un consentimiento mutuo que ampare a todas las víctimas de todo tipo de terrorismo en nuestro país -y una hoja de ruta consensuada y pacificadora para acabar definitivamente con él; un concierto en torno a la inmigración digno de una sociedad históricamente emigrante; un compromiso compartido que dé futuro a toda una generación de jóvenes que ya se ha definido como la generación perdida.

La reconciliación es la clave del evangelio: el mismo Dios muere en una cruz para reconciliar al mundo; asume Él mismo el castigo del enemigo, y desautoriza al hacerlo cualquier actitud que implique la muerte del Otro en cualquiera de sus formas. Reconciliados con Dios, reconciliados con nosotros mismos, reconciliados con el Otro ¿Cómo es por lo tanto la Iglesia que mana de esa invitación hecha carne?

Autor: Grupo `Efecto Lázaro´.Extr. Del Art. Paz social y reconciliación, lectura desde España. P+D


Semana del 14 al 20 de Abril de 2013
El milagro de la conversión                   José de Segovia

"Corruptos y prostitutas precederán a muchos religiosos en el reino de Dios”. (Mateo  21:21)


Los testimonios tienen, sin embargo, el valor de mostrar cómo Dios puede cambiar a cualquier persona.
Es por eso que cuento esta historia, obviamente.
La vida de Linda y Harry nos muestra que no hay nadie que esté tan perdido, que no haya esperanza para él.

Dios salva pecadores, no lo olvidemos. La impresión que da la Iglesia, a veces, es todo lo contrario. Parece un lugar respetable, para gente buena, donde pocos se atreven a entrar. Se habla mucho de la moral y de la familia, pero poco del Evangelio que transforma pecadores.

El escándalo de la cruz es que Cristo murió por nosotros, siendo aún pecadores (Romanos  5:8).
El cristianismo no es para buenas personas, sino para hacernos nuevas personas. Cuando los autores del documental encontraron a Harry en 2005, “habían oído que era un cristiano nacido de nuevo y se prepararon para lo peor, pero él realmente encarna los valores que los extremistas cristianos sólo pretenden”. No volvió a beber, ni a ver una película porno en veinte años. Cuando Linda tuvo que hacerse un trasplante de hígado, le mandó dinero, pero nunca volvió a hablar con ella después de la película. Aprendió que “lo único que tiene que cambiar, para cambiar, es todo”.

Es el milagro de la conversión, algo imposible de explicar por la mera fuerza de voluntad. El optimismo humanista habla del poder del espíritu humano para superar cualquier problema, pero la realidad es que dejas una adicción, para adquirir otra. ¿No es la fe otra dependencia más? Cuando Jesús dijo a Nicodemo que tenía que “nacer de nuevo”, era para “entrar en el Reino de Dios” (Juan 3:3).
No podemos ser libres si Dios no gobierna nuestra vida, pero lo que para nosotros es imposible, es posible para Dios.

NUEVA VIDA
Nuestro problema no es la educación disfuncional que hayamos recibido. No somos un producto de nuestra condición social o configuración genética. Nuestra dificultad es la tendencia incorregible que tenemos dentro, a vivir siempre centrados en nosotros mismos. Nuestro orgullo frustra continuamente todos nuestros empeños de ser mejores y cambiar este mundo. Es por eso que la moralidad y la religión no pueden crear nuevas personas, porque se basan en la justicia propia, que viene de la autodisciplina y el esfuerzo humano.

Jesús le dice a Nicodemo que debemos nacer del agua y del Espíritu (Juan 3:5-7).
Se refiere a la profecía de Ezequiel, por la que Dios anuncia a su pueblo rebelde que los lavará con agua y vivirá por su Espíritu en medio de ellos. Esa agua no se refiere al bautismo de arrepentimiento de Juan el Bautista, que no era tampoco suficiente, sino al lavamiento de la regeneración. Está diciendo, en una palabra, que hace falta la obra sobrenatural de Dios para cambiar al hombre. 

El Espíritu de Dios actúa libremente en medio de los hombres (Jn. 3:8).
La obra de Dios es soberana. No se puede controlar, ni predecir. Sólo observar su intervención en la vida de la gente. No hay personas más predispuestas que otras, a que Dios entre en su vida. Corruptos y prostitutas precederán a muchos religiosos en el reino de Dios  (Mateo 21:21
).

Nadie está demasiado lejos para que Él lo alcance. ¿Qué otra esperanza tenemos de que Dios nos cambie?

Autor: José de Segovia Extraído del art.: Harry Reems: del… a Cristo ©P. Digital 2013
Tags:  José de Segovia, mARTES, cine, Harry Reems, Linda Lovelace, conversión



Semana del 7 al 13 de Abril de 2013
La respuesta de la cruz               José de Segovia

"Dios limpiará toda lágrima… ya no habrá 

muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni 

dolor”.  Apocalipsis 21:4

Tanto el creyente como el no creyente, no tienen explicación para el problema del mal.

La Biblia lo relaciona con la Caída en Génesis 3, en el espacio y en el tiempo, pero no da una razón de su origen último. Si Dios vio que la creación era muy buena, ¿de dónde viene el mal?

La diferencia es que el creyente sabe de dónde viene el bien. El no creyente no sabe de dónde viene ni el mal, ni el bien.

La tragedia de la que habla “Némesis”, es un problema para todos. No es una razón para perder la fe, porque el no creyente tampoco lo entiende. La Biblia nos enseña que venimos a un mundo roto. Nacemos en pecado (Salmo  51:5;  Romanos  5:12-21). Por eso morimos. El cristianismo no da la razón por la que tenemos que experimentar dolor, sino que nos da esperanza en medio del sufrimiento. ¿Cómo?

Dios experimentó en Jesucristo el dolor con toda su profundidad. Hablar del sufrimiento de Dios es para muchos atentar contra la doctrina de la impasibilidad divina, pero la cruz nos muestra a Dios crucificado, como dijo Lutero. No hay mayor agonía que la que Él sufrió. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46; Marcos  15:36).
No fue sólo un sufrimiento físico, fue un abandono cósmico.

El cristianismo es la única fe sobre la faz de la tierra que cree en un Dios que ha experimentado plenamente nuestra humanidad. Conoció la desesperación, el rechazo, la soledad, la pobreza, el luto, la tortura, la prisión y hasta la muerte. El dolor de la cruz supera todo sufrimiento que podamos conocer, para que Dios, tomando así nuestro dolor y miseria, sea Dios con nosotros, Emmanuel.  Porque si Él fue abandonado, es para que nosotros no lo seamos más.

¿Por qué permite Dios tanto dolor y sufrimiento? No lo sé, pero cuando miro a la cruz de Jesús, veo que aunque no tenga la respuesta, una cosa sé: Él no es indiferente. “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” ( Juan  3:16).
Nuestro sufrimiento no es en vano. Tras la cruz, está la tumba vacía. La resurrección trae un nuevo cielo y una nueva tierra en la que “ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Apocalipsis  21:4). Entonces “Dios limpiará toda lágrima
". 

Autor: José de Segovia Barrón©Protestante Digital 2013  Artículo:
"Némesis: el justo castigo y el problema del mal."

 

Semana del 31 de Marzo al 6 de Abril de 2013
¡Libertad!                                          Pastor Diego Guirao

Querido hermano y hermana,

¡Libertad! Clama el hombre.
Libertad promete el hombre: 

Las filosofías, las ideologías, los gobernantes, los políticos, las religiones,... 

Si no fuera por el sufrimiento, angustia, dolor, desesperación, que genera la maldad, injusticia, necedad y estupidez del ser humano, sería para echarse a reír... 

Son palabras, palabras... y sólo palabras.

(2Pe. 2:17). Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 18 Pues hablando palabras infladas y vanas,… 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción.  Porque por alguno el que es vencido es hecho esclavo del que lo venció.  El hombre fue vencido por el mal.

El hombre siente la necesidad de libertad, de clamar por libertad, de buscar la libertad, porque es una característica de la naturaleza del
“ser viviente” creado por Dios "a su imagen y semejanza" (Gén.1:26).

Adán vivió libre hasta la caída: Era auténtico, genuino, transparente, confiado, sin miedos, sin temores, sin condicionamientos, cargas e influencias internas o externas. Libertad plena, igual a Vida plena. Ambas son consustanciales. Con la caída perdimos la Vida y la Libertad. El hombre es siervo y esclavo de la maldad del pecado, e impotente para librase a sí mismo (Jn.8:34; Rom.7:18; 8:7;  2P.2:19).

Con la caída vino el engaño, la mentira, la infidelidad, la doblez, la hipocresía, el egoísmo, el individualismo, la desconfianza, los miedos, los temores, las malas influencias,...  ¿LIBERTAD…?

Por eso el Salvador prometido (Gén.3:15) vendría a morir y resucitar para dar Vida, y, también Libertad. Así lo manifestó Jesús mismo: “libertad a los cautivos,… libertad a los oprimidos.” (Lc. 4:18 cf. 11:46; Mt.23:4; Gal.6:2). “Así que,  si el Hijo os libertare,  seréis verdaderamente libres.” (Jn. 8:36).

Pablo, que ha vivido la experiencia de esta GRAN LIBERACIÓN (Rom.7:24,25; Fil.3:8,9), sufre viendo como algunos cristianos gálatas son vueltos a la esclavitud, y les exhorta a “Estad,  pues,  firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres,  y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.” “Porque vosotros,  hermanos,  a libertad fuisteis llamados.” (Gal 5:1,13).

Querido hermano y hermana: ¿Estamos firmes en la libertad de Cristo, o ¿somos llevados de aquí para allá por ideas, pensamientos, criterios, prejuicios, que merman la rica y preciosa Vida y Libertad que Él nos ha dado?  (Jn. 8:36).        

Medítalo y reflexiona detenidamente en tu corazón.

Querido hermano y hermana: ¡VIVE, Y VIVE EN LA LIBERTAD GLORIOSA DE LOS HIJOS DE DIOS!

Pastor Diego Guirao    (dgl18574@yahoo.es)



Semana del 24 al 30 de Marzo de 2013
¿Pro-Familia?             Pro-Familia es una institución Anti-familia  
Publicado por Salvador Gómez Dickson

… si supiese el padre de familia a qué hora 

había de venir el ladrón, velaría 

ciertamente,  y  no dejaría minar su casa.

(Lucas 12:39)

PRO-FAMILIA es una institución ANTI-FAMILIA.

Está haciendo todo a su alcance para evitar las enfermedades de transmisión sexual, y al mismo tiempo diseminando enfermedades morales que destruyen la sociedad.

¿De qué vale defender la vida y la salud, si al mismo tiempo promueven el quitar la vida de bebés que no se pueden defender? Hablan de "derechos" sexuales y pisotean los derechos morales.

Ensalzan el vivir para el placer y menosprecian los valores que pueden mantener a flote a la sociedad.

Bajo un supuesto motivo de proteger a la juventud, están exponiéndoles a una mayor esclavitud de los deseos desenfrenados que conducen a extremos sexuales.

Como se creen en pleno derecho de satisfacer sus impulsos, los jóvenes terminan siendo violadores y acosadores, porque no conocen que hay límites, sobre todo ignoran los límites que Dios ha impuesto a los deseos.

Los límites no son malos, son buenos. Cuando derribamos los muros de los límites sanos, entonces acabamos haciendo cada quien lo que bien le parece.

Ojalá se levanten voces sensatas que combatan los males de la sociedad de la manera apropiada y que nos dirijan en la dirección correcta.

PRO-FAMILIA está realmente EN CONTRA de la familia. No les escuchen. Su orientación se ha convertido en desorientación.

Publicado por Salvador Gómez Dickson



Semana del 17 al 23 de Marzo de 2013
¿Quién habla por Dios?     (II)             Paul Washer

¿Has notado que mucho de lo que es enseñado hoy está basado en los últimos libros de nuestros “predicadores del momento”, expertos en
“igle-crecimiento”
(crecimiento de la iglesia) y otras celebridades cristianas?

El otro día visite una librería cristiana bien grande, cerca de una de las más grandes organizaciones cristianas del mundo.

Había innumerables estanterías conteniendo miles de volúmenes de auto-ayuda, psicología cristiana y consejería: ¡10 pasos hacia una vida mejor, finanzas, novelas, poesía y música!
 

Pero para mí consternación, solo dos pequeñas estanterías estaban dedicadas al estudio y la interpretación de la Palabra de Dios.

Todo esto me recuerda las palabras del profeta Amos: “He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. 12 E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el este discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán”. (Amos 8:11-12).

¿No parece esto ser una cercana descripción del cristianismo contemporáneo? La Iglesia y los cristianos alrededor de nosotros parecen estar cayendo en esto. Los cristianos corren hacia y a través del país por medio de aviones, buscando una “palabra” de Dios, una nueva revelación que resolverá sus problemas, un nuevo maestro que dará todas las respuestas, precisamente de la manera que ellos la quieren oír. Esto nos recuerda otro texto de la Escritura:

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán muchos maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fabulas.” (2 Timoteo 4:3-4).

¿Cuál fue la receta de Pablo cuando tal terrible mal sobreviniera a la Iglesia? Simplemente esta: ¡Predica la Palabra, insta a tiempo y fuera de tiempo; refuta, reprende, estimula con toda paciencia y doctrina!

Por esta importante razón, este primer volumen de HeartCry está dedicado a la interpretación y el estudio de la Palabra de Dios. Estudiaremos 13 Principios de interpretación y luego miraremos la adulteración que se puede hacer a la Palabra de Dios al apartarnos del texto escrito de la Biblia al contexto personal de nuestras vidas.

No estaremos buscando nuevas palabras de Dios, rápidas soluciones para viejos problemas o cosas que hacen que nuestras emociones salten de gozo. Estaremos buscando interpretar correctamente la Palabra escrita de Dios y para someter nuestras vidas a esta, en obediencia y devoción. Sé que esto no suena tan tentador comparado a las grandes declaraciones de otras voces tan frecuentemente oídas en la Cristiandad de hoy, pero recuerda Que nuestro “comezón de oír” quiere escuchar aquello que no siempre es lo mejor y que lo que hace que nuestra carne sienta “hormigueo” con excitación y baile de júbilo no siempre es la obra de Dios.

Por Paul Washer Originalmente publicado en la Revista Heart Cry, volumen 1


Semana del 10 al 16 de Marzo de 2013
¿Quién habla por Dios?     (I)             Paul Washer

Hoy se dicen muchas cosas sobre Dios, pero, ¿Qué tanto de todo lo que se dice es verdad? 

¿Quién habla de parte de Dios?

¿Es la televisión cristiana con todo ese resplandor, brillo y ruido?

¿Es el evangelista con “su palabra de Dios", grandes declaraciones, poder y poca necesidad por la leche, tal como se encuentra en la Biblia? 


¿Es el pastor de la mega-iglesia que idea un plan de hacer una Iglesia tan informal y desalarmante que las multitudes vayan sin temor de que se les requiera que cambien?  

¿Es el consejero cristiano que parece conocer más de Freud que de Cristo y sus Apóstoles?

El Cristianismo en América se ha convertido en algo no muy diferente a un circo, donde las celebridades cristianas son como vendedores de boletas llamando nuestra atención para que nos paremos y compremos una boleta al “mayor espectáculo de la tierra”. Demasiados llamándonos a ponerles atención, demasiados reclamando tener una palabra de Dios, pero, ¿Quién tiene la Palabra de Dios? La respuesta es simplemente esta: Nadie. La Palabra de Dios no se encuentra en un hombre, un movimiento o una iglesia. Una palabra de Dios es encontrada solo en la Palabra de Dios: La Biblia.

Pero tú me podrías decir: Nosotros llevamos Biblias con nosotros, nosotros citamos de la Biblia, nosotros usamos nuestras biblias, así que, ¿Cuál es el problema? Mi amigo, la Biblia no es para ser usada, es para ser estudiada y para someternos a ella. Muchos sermones y creencias de hoy usan suficiente Biblia solo para justificar sus experiencias y opiniones.

Cuando el Cristianismo es verdaderamente saludable la Biblia determina cual de nuestras experiencias puede ser justificada y cual no.

El hombre que verdaderamente habla de parte de Dios no se conoce por su griterío ni por sus visiones ni por sus sueños ni milagros ni palabra de Dios, sino que se conoce por su fiel estudio de la Escritura, su fiel sumisión a la Escritura y su fiel exposición de la Escritura, de modo que el rebaño de Dios pueda ser alimentado.

¿Te has dado cuenta que mucho de lo que es enseñado hoy está basado en experiencias, sentimiento y supuestas palabras de Dios, que son recibidas a través de caminos milagrosos como son sueños, visiones y voces interiores?

He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el este discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán”.   (Amos 8:11-12)

Por Paul Washer Originalmente publicado en la Revista Heart Cry, volumen 1



Semana del 3 al 9 de Marzo de 2013
¿Qué es lo que hemos de buscar en un Pastor?    Pastor Jhon MacArthur

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos

porque ellos velan por vuestras almas, como 

quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con 

alegría, y no gimiendo; porque esto no os es 

provechoso. 

Saludad a todos vuestros pastores, y a todos los 

santos.   Los de Italia os saludan.  

Hebreos 13:17,24

Comprendo la batalla espiritual con el pecado. La comprendo, porque la he vivido por mucho, mucho tiempo.

Comprendo cuán difícil es vivir una vida santa. Comprendo cuán difícil es mantener pensamientos puros, pensamientos santos, que exaltan a Dios, pensamientos que honran a Cristo.

Comprendo
cuán difícil es guardar la lengua; no decir cosas poco amables, cosas hirientes, cosas sarcásticas, cosas que Causan dolor.

Comprendo
el hecho de que pierdas esa batalla. Pierdes esas batallas a través de los años muchas veces. Comprendo lo difícil que es ser piadoso en el entorno más íntimo de tu vida, tu matrimonio, con tu esposa a quién más amas y atesoras; con tus hijos, con las personas quienes te son más cercanas.

Comprendo lo que significa deshonrar al Señor, y cargar con la tristeza de tu propia alma acerca de todos esos desalientos que son frecuentes y trágicos. El hecho de estar bajo la intensa exposición de la Palabra de Dios y la vida de ejemplares siervos de Dios durante una semana es una experiencia poderosa y es la razón por la que ustedes están aquí”.

(Conferencia 2009  — “Resoluciones”) www.resolved.org        Puedes descargar este material desde aquí

Pastor John MacArthur



Semana del 24 de Febrero al 2 de Marzo de 2013
El justo por la fe vivirá                      José de Segovia

"Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela


por fe y para fe, como está escrito:


Mas el justo por la fe vivirá.



Romanos 1:17
Todos tenemos en esta vida cosas que nos avergüenzan. Cosas de las que preferiríamos no hablar y realmente nos sentimos incómodos con ellas. Son nuestras vergüenzas. La vergüenza es algo que tiene un poder tremendo en la vida de una persona. Tiene un poder paralizante a la hora de incapacitar a una persona, a poder hablar y poder mostrar la realidad de lo que hay en su interior. Y tiene también un poder humillante.

La vergüenza puede sumirnos también en un abismo profundo en nuestro interior. El apóstol, cuando nos habla aquí de la vergüenza, no tenemos que pensar que está utilizando un recurso retórico. Que realmente el apóstol cuando dice aquí que no se avergüenza, no está hablando como alguien que conoce la vergüenza, sino que efectivamente tenemos que pensar que así es. Que si el apóstol habla de la vergüenza es porque sabe lo que es la vergüenza.

Muchos tienen una idea equivocada del apóstol Pablo. Piensan que nunca podría avergonzarse porque él estaba por encima de esas miserias y humillaciones. Pero hemos leído por eso en la epístola del apóstol Pablo a los corintios: para ver cómo el apóstol Pablo sabía lo que era la vergüenza, sabía lo que era la humillación, sabía lo que era el temor y el temblor, sabía lo que le hacía en su interior preferir, realmente, no tener que enfrentar la realidad de la tarea a la que se había enfrentado.

Pero hay algo de lo que el apóstol Pablo no se avergüenza, y eso es de lo que aquí está tratando.

1. ′La cruz es una vergüenza para el mundo′.

2. ′Que el Evangelio humille al hombre le ha hecho ser visto a lo largo de la historia no solamente como         absurdo, sino también como perjudicial′.

3. ′El Evangelio nos muestra nuestra impotencia para cambiarnos sustancialmente a  nosotros mismos′.

4. ′El Evangelio es el poder de Dios para cambiarnos y darnos lo que no podemos hacer nosotros′.

5. ′La buena noticia no es lo que podemos llegar a hacer sino lo que Dios ha hecho ya  por nosotros′.

6. ′La única confianza que puede salvarnos es la que podemos poner en el Señor Jesús′.

7. ′La justicia del Señor Jesús hace posible que podamos enfrentarnos a la exigencia de justicia de Dios′.

8. ′No sabemos qué será de nosotros este año, pero sabemos que habrá vida
    para
todo aquel que confíe en el Señor Jesús ′.

José de Segovia Barrón



Semana del 17 al 23 de Febrero de 2013
La fe verdadera


Abraham, el padre de la
Fé verdadera
Así que la fe viene por el oír,

                        y el oir, por la palabra de Dios. 

Romanos 10:17

La Fe verdadera no es un credo psicológico, emocional o entusiasta, no se trata de tener fe en nuestra fe, no es imaginaria o mística, no es algo manipulado, inventado o sin razonamiento, no es creer simplemente que existe un ser supremo o algo divino ...     

La Fe verdadera es Don de Dios y cree TODO lo que la palabra afirma y cuenta sobre El ...

Por eso dice también: Añadid a vuestra fe virtud, a la virtud, conocimiento, al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad, a la piedad, afecto fraternal, y al afecto fraternal, amor.

La Fe cree en Su autoridad, en Su soberanía, en Su justicia, en Su amor, en Su ira, en Su fidelidad, en Su castigo, en Su bondad, en la salvación, en el cielo, en el infierno ...

Nos convence de la realidad dándonos oídos para oír, ojos para ver, boca para proclamar verdad y transmitir conocimiento, manos y pies que obedecen y un corazón para creer ...

Nos lleva a ser fieles, obedientes a Su palabra, a Su plan, a Sus mandamientos, a Su vida ...

Nos conduce como extranjeros en este mundo, nos sostiene en las aflicciones, nos hace abrazar las promesas y a sacar fuerza de nuestra debilidad ... Nos da dominio propio sobre nuestras acciones, pensamientos y emociones ...

Nos da estabilidad, quita nuestro doble animo, nuestra inconstancia, nuestra incongruencia ... y nos va transformando de egocéntricos a teocéntricos! Esta es la Fe que agrada a Dios y trae salvación...

 

¡La que nos conduce a negarnos a nosotros mismos y rechazar al mundo!  (T.M.)



Semana del 10 al 16 de Febrero de 2013
 Las señales de los tiempos                       Editorial La Buena Semilla

En los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Porque habrá hombres amadores de sí mismos…

aborrecedores de lo bueno…


amadores de los deleites más que de

Dios.

2 Timoteo 3:1-4

El ser humano, desde la caída de Adán y Eva, siempre ha querido liberarse de las obligaciones y de la autoridad.

Hoy más que nunca la sociedad quiere liberarse de las reglas morales divinas. Piensa que de este modo puede acceder a lo que ella cree que es la libertad, pero que en realidad es la esclavitud del pecado.

La palabra pecado está definida por Dios en la Biblia: desobediencia, rebelión, mentira, idolatría, impureza, etc.

En nuestros días constatamos un inquietante progreso del mal, sobre todo en el ámbito de las costumbres y del comportamiento social. La pretendida libertad sexual, ahora abiertamente defendida, despliega su estela de desórdenes y depravaciones. Numerosos padres renunciaron a transmitir a sus hijos los valores morales que ellos mismos abandonaron. Este abandono de la educación conduce a los jóvenes a ser cada vez más agresivos y violentos.

Cristianos, nuestra época es difícil. Velemos para no acostumbrarnos al mal y para evitar que nuestra conciencia se debilite. El Señor nos deja en el mundo, pero como si no fuésemos del mundo, para que seamos sus testigos. Por lo tanto, no participemos “en las obras infructuosas de las tinieblas” (Efesios 5:11).
Los tiempos pasan, pero las verdades de la Palabra de Dios no cambian:
“Aborreced lo malo, seguid lo bueno”
(Romanos 12:9).

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)




Semana del 3 al 9 de Febrero de 2013
La iglesia local y la razón de su importancia (III)   Jhon Fullerton Mac Arthur



… esta idea de creyentes que viven de una

forma independiente de la iglesia es

totalmente ajena al Nuevo Testamento.

El Espíritu Santo dirigió casi todas las

epístolas a una iglesia local, y otros libros

como 1 y 2 Timoteo, Tito y Filemón fueron

dirigidos a los líderes principales de la

iglesia.
 
Incluso el libro de Santiago, que fue escrito para los creyentes esparcidos por la persecución, asume que los destinatarios siguen congregándose y se ocupan en gran medida con los asuntos de la vida pero en el contexto de la iglesia.

En todo el Nuevo Testamento, la suposición es siempre la misma: que el pueblo de Dios fielmente se reúne en una asamblea local donde la Palabra de Dios está siendo sembrada. Ese encuentro no es sólo la iglesia universal e invisible en todo el mundo, sino la congregación local, visible, que es el corazón del cristianismo.  La Iglesia es la única institución que el Señor estableció y prometió bendecir. ¿Por qué alguien que dice amar al Señor querría distanciarse de Su pueblo?

La falta generalizada de compromiso con la iglesia aparece en muchos otros aspectos –la negación proliferada del bautismo y de la comunión, la explosión de ministerios paraeclesiales, y el abandono de los requisitos bíblicos para el liderazgo de la iglesia son sólo unos pocos ejemplos. 

Me gustaría tratar cada una de estas cuestiones más adelante en una serie sobre la iglesia local.

Pero por ahora, vamos a centrarnos en este momento en nuestra responsabilidad con la iglesia y el papel que cada uno de nosotros está llamado a desempeñar en nuestras respectivas congregaciones locales. Y el inicio es el importante paso de someterse a su iglesia local en calidad de miembro integral de la misma, y es ahí donde vamos a continuar.


John Fullerton MacArthur


Semana del 27 de Enero al 2 de Febrero de 2013
La iglesia local y la razón de su importancia (II)   Jhon Fullerton Mac Arthur

Eso ha cambiado. El  énfasis

contemporáneo en el mundo

evangélico es la relación personal del

creyente con Cristo.

La fe individual es el tema y rara vez

hay alguna discusión sobre cómo los

creyentes se supone que deben encajar en la iglesia.

¿Cuándo fue la última vez
que leyó un tratado o escuchado una presentación del evangelio que terminara con una discusión de la relación del creyente con la iglesia? En el mejor de los casos se hará un breve énfasis sobre cómo involucrarse en la iglesia, sobre la membrecía, y sobre cómo ser parte de la familia de Dios en la visible reunión familiar de santos en Cristo Jesús.

Y en el gran esfuerzo para llevar el mensaje de la salvación personal, la idea de iglesia se ha olvidado y se pasa por alto en detrimento de muchas almas. Muchas personas hoy en día tienden a ser consumidores eclesiásticos. Sólo están interesados en lo que pueden obtener de su iglesia, y saltan de congregación en congregación tanto como sus caprichos e intereses cambian. No tienen ningún compromiso concreto o lealtad a una asamblea específica de creyentes, de “los santos”.

De hecho, tienen poco o ningún apego a la iglesia y no se comprometen en absoluto a asistir de manera regular; y si atienden a lo que ocurre a su alrededor, atienden; y si no, no pasa nada.

Para personas así, su fe está completa y exclusivamente anclada en su relación personal con Cristo.  No hay un compromiso con el cuerpo de Cristo, ni ninguna clase de responsabilidad hacia el pueblo de Dios. Su cristianismo se desarrolla fuera de y aparte de la iglesia.

Y sin embargo esta idea de creyentes que viven de una forma independiente de la iglesia es totalmente ajena al Nuevo Testamento. El Espíritu Santo dirigió casi todas las epístolas a una iglesia local, y otros libros como 1 y 2 Timoteo, Tito y Filemón fueron dirigidos a los líderes principales de la iglesia.

John Fullerton MacArthur


Semana del 20 al 26 de Enero de 2013
La iglesia local y la razón de su importancia (I)   Jhon Fullerton Mac Arthur

Muchas personas hoy en día tienden

sólo a estar interesados en lo que

pueden  obtener de su iglesia, y saltan

de congregación en congregación,

según sus caprichos e intereses

cambian.

Amo a la iglesia. Es el centro de mi vida y lo ha sido desde la infancia. Mi padre era pastor de una iglesia cuando yo nací, y crecí en la iglesia. Es el lugar donde se me llevó al conocimiento de Dios, donde aprendí sobre la persona y obra de Cristo, y donde adquirí el conocimiento de la verdad salvadora y santificadora.

Es donde aprendí cómo orar, cómo cantar, cómo adorar, cómo amar y cómo servir. Y fue en la iglesia que experimenté la dirección del Espíritu de Dios conduciéndome a una vida de ministerio.

Conocí a mi esposa en la iglesia. Criamos a nuestros hijos en la iglesia, y ahora nuestros nietos también. Es el lugar donde he hecho amigos para toda la vida y compañeros en el ministerio. La iglesia toca cada parte de mi vida, de hecho, se podría decir que es mi vida.

La gente a veces me pregunta por qué escribo tanto sobre cuestiones de la iglesia, por qué no puedo estar tranquilo y disfrutar de mi ministerio. La respuesta es, amo la iglesia tanto que no puedo mantenerme al margen y verla tener problemas. Quiero ayudar a ser todo lo que Dios quiere que sea, y eso significa que tengo que ser un pastor. Amo a la iglesia demasiado para hacer cualquier otra cosa.

Y, francamente, no puedo entender a la gente que no tiene un amor similar para la iglesia –que no están ansiosos por cada oportunidad para adorar junto con otros creyentes con los que comparten sus ideas No puedo entender la gente que va a la iglesia los sábados por la noche para no “arruinar” los domingos. ¿Por qué están tan ansiosos por alejarse de la iglesia? ¿En qué otro lugar querrían estar?

Hubo un tiempo cuando venir a Cristo significaba venir a Su iglesia En la época del Nuevo Testamento, la salvación traía a uno a la unión con el Cuerpo de Cristo, visible y reunido (Hechos 2:47). Ser cristiano significaba entrar en comunión con el pueblo de Dios.

John Fullerton MacArthur

John Fullerton MacArthur. (nacido el 19 de junio 1939) Es un autor conocido por su programa de radio a nivel internacional Gracia a Vosotros. Conferencista, ha servido como pastor y maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California desde el 09 de febrero 1969 y actualmente es presidente del Colegio de Maestría en Newhall, California y El Máster Seminario en Sun Valley, California.

Teológicamente, MacArthur se Considera un bautista, calvinista, fundamentalista y un fuerte defensor de la predicación expositiva. Haa sido reconocido por la revista Christianity Today como uno de los predicadores más influyentes de su época.

MacArthur ha escrito o editado más de 150 libros, sobre todo la MacArthur Study Bible , que ha vendido más de 1 millón de copias. Otros libros incluyen su Comentario MacArthur del Nuevo Testamento Series (más de 1 millón de copias), y el libro para niños Una fe para crecer, que obtuvo un Premio AECA libro cristiano.



Semana del 13 al 19 de Enero de 2013
Aunque la economía no mejore..  Ante el año 2013  Editorial año nuevo P.D.

Paráfrasis de la oración del profeta Habacuc.

Habacuc 3:17-19

Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, 
Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; 

Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.

Uno de los textos más leídos en momentos de dificultad, por quienes creen en el Dios de Israel, está en Habacuc 3:17-19.


Nos hemos permitido
hacer una paráfrasis (adaptación libre) para que entronque con el tiempo de este año 2013 que se nos viene encima con la vitalidad y fuerza de un tsunami, como el ejército enemigo amenazaba invadir Israel en tiempos del profeta Habacuc.
Aunque la economía no mejore, y en las cuentas casi no haya fondos.

Aunque mengüe el producto del trabajo, y las nóminas no den mantenimiento, y las ayudas sociales sigan a la baja, y tiemblen las pensiones para los mayores; con todo, yo me alegraré en el Señor, y me gozaré en el Dios de mi salvación.  Dios el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en las alturas de esta crisis me hace andar.

Vemos a un hombre realista
, consciente de los hechos que le envuelven y lo difícil del futuro que va a acontecer, muy alejado de esa espiritualidad tipo Walt Disney, en la que lo superficial de un velo religioso rosa -construido con unos pocos versículos- quiere disimular la gravedad de los acontecimientos. Pero junto a ese hombre consciente de la verdad horizontal, hay una persona que ve claramente otra verdad, ésta vertical, que se une a la anterior de forma indisoluble para formar un marco nuevo.

Viene un año muy duro
, no lo dudamos ni creemos que nadie deba dudarlo. Pero de la misma forma que esto es cierto, viene un año en el que Dios sigue teniendo el control de todas las cosas, muy por encima de la complejidad de los 365 peldaños de la escalera que se nos alza delante de nuestro calendario. Más aún, esa escalera es una cordillera, con unas “alturas” que a las personas nos parecerá a veces imposible superar. Pero en esto también hay un precioso mensaje en este texto de Habacuc en dos partes.

La primera, Dios es nuestra fortaleza. No una mentalidad positiva, ni nuestras capacidades personales, ni la religión establecida con sus ritos y dogmas. Dios mismo es la fuerza, la energía, el ánimo, el Espíritu que te empujará donde tú no puedas hacerlo si se lo pides y confías en Él. La segunda, aún con fuerzas surgirán circunstancias previstas o imprevistas, dificultades tales que aún contando con todas las fuerzas necesarias serán imposibles de superar. Abismos insalvables para un ser humano.

Y éste es el final
más poético y profundo: Él no sólo nos dará fuerzas, sino que nos transformará en lo más hondo para darnos la capacidad de superar cualquier obstáculo, los pies de cierva que nos llevarán a sortear lo que humanamente es imposible.

Por eso podemos
alegrarnos y gozarnos en el Señor, el Dios de nuestra salvación. No seas irreal mirando hacia otro lado. Pero tampoco seas tan materialista que sólo veas lo horizontal de la vida. Mira la cruz vacía, en la que el Hijo del Hombre afrontó la realidad más cruda del ser humano, sin olvidar que el Padre le daría pies de cierva para salir victorioso de la tumba de la muerte (" Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu... "). Sus discípulos lo vieron y proclamaron. El incrédulo Tomás lo creyó porque tocó. Tú eres bienaventurado/a porque sin ver con tus ojos físicos puedes hacerlo con los del alma, los del espíritu. Alza tu vista al cielo!!!

Esa es la promesa.
En 2013 y siempre. Por eso podemos decirte de corazón, con todas nuestras fuerzas y sabiendo que deseamos algo posible y real:
¡Feliz año nuevo! Editorial, año nuevo, 2013 Protestante Digital


Semana del 6 al 12 de Enero de 2013
El cielo y la cultura de Babel             José de Segovia



  Los edificios más grandes del mundo

Como dice esta muestra de origen francés, 

Babel nos advierte de nuestra vulnerabilidad 

y nos recuerda los riesgos de la desmesura.

¿Qué podemos esperar del futuro, al empezar este nuevo año?

El deseo de elevarse hasta el cielo forma la cultura de Babel.

 

De ello habla una interesante exposición – Torres y rascacielos, presentada anteriormente en el Caixa Fórum de Barcelona y ahora en el de Madrid–. Nos muestra cómo la arquitectura refleja nuestra confianza en el progreso. Pensamos que si la humanidad avanza en su conocimiento y tecnología, llegará un día en que podamos controlar nuestro propio destino. Es por eso que la ciencia se enfrenta a desafíos imposibles y nuestros edificios reflejan una continua fascinación por la verticalidad.  

La cultura de Babel nace del orgullo humano y se manifiesta tanto en un contexto religioso como laico. Intenta “apropiarse del secreto del misterio de Dios”, como reflejan tanto las catedrales como los rascacielos. La exhibición nos muestra que toda arquitectura tiene un sentido religioso. Su gigantismo es un monumento a la arrogancia del hombre.

 LA ANTIGUA TORRE

La ingente torre en espiral que se eleva al cielo, la imaginaron pintores como Brueghel el Viejo en el siglo XVI, pero se basa en la construcción histórica del rey Nimrod que encontramos en la Biblia , cuyos fundamentos están todavía en la actual Irak. Tiene forma de antiguo zigurat de Babilonia, pero los artistas del Renacimiento la representan con una base circular.

 SÍMBOLOS DE PODER

No es casualidad, por lo tanto, que en América los rascacielos se conviertan en los centros de decisión de las grandes empresas económicas.
La crisis de los setenta nos muestra a  El coloso en llamas  (1974)  – El infierno de la torre,  se llama en inglés el film, protagonizado por Paul Newman y Steve McQueen, encabezando uno de los repartos más espectaculares de aquella época –. Como dice Antonio José Navarro en su libro El cine del fin del mundo: Apocalipsis ya, las películas de desastres invocan “una justicia divina que debía castigar los vicios de la Babilonia moderna, rendida a la tecnología, al hedonismo y a la concupiscencia”.

 LA CIUDAD DE DIOS

Es difícil imaginar mayor colaboración y solidaridad que en el proyecto de construcción de Babel. Todos hablaban una misma lengua y unas mismas palabras (Gen. 11:1). Su propósito nos muestra que la unidad no puede ser nunca un fin en sí mismo. La armonía y el entusiasmo se dirigen en busca de un progreso que reconozca nuestra propia gloria –“hagámonos un nombre”, dicen –. Su confianza está en una falsa seguridad –“por si fuéremos esparcidos sobre la faz de la tierra” (v. 4) –.

El sociólogo Peter Berger cree que el mito del progreso es “la secularización de la esperanza bíblica del futuro” . Este es el evangelio que se extiende a las “naciones en desarrollo”, como nuevo objeto de alabanza y devoción. Son las falsas expectativas de aquellos que han puesto su confianza en un ídolo, cuando sólo en Dios podemos estar seguros (Salmo 46). El es “nuestro amparo y fortaleza” (v. 1).

Babel es la ciudad de los hombres, que se levanta frente a la Ciudad de Dios de la que habló Agustín. Representa todas las pretensiones del orgullo humano, cuya torre no ha llegado al cielo, pero sí su soberbia. Es por eso que Dios confunde sus planes y frustra sus propósitos.

No los destruye, sino que acaba con una armonía que no se vuelve a encontrar hasta Pentecostés. La fe nos presenta una ciudad “cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:10).

La nueva Jerusalén no es resultado del esfuerzo del hombre, sino que desciende del cielo (Apocalipsis 21:10). Su gloria no es la culminación del progreso humano, sino la presencia de Dios mismo, entre nosotros.

“Aguardamos la venida del alba”, como dice Jacques Ellul. Nuestra esperanza está en Cristo. ¡Él es nuestra seguridad!

Autor: José de Segovia Barrón    

contador de visitas


Año 2012

FECHA ÍNDICE DEL TEMA DE LA REFLEXIÓN
210 16 Dic. 2012 ¡La Natividad del Señor se acerca!
209 09 Dic. 2012 ¡Estamos en tiempo de Adviento! 
208 02 Dic. 2012 ¡Tiempo de Adviento! 
207 25 Nov2012 La Naturaleza humana                                            Charles Spurgeon
206 18 Nov2012 ¿Qué es el legalismo?  (III)                                    Sugel Michelén
205 11 Nov2012 ¿Qué es el legalismo?   (II)                                    Sugel Michelén
204 04 Nov2012 ¿Qué es el legalismo?    (I)                                     Sugel Michelén
03 28 Oct.2012 Somos herederos de la Sabiduría de Dios           Adhemar Cuellar
202 21 Oct.2012 Lo que me aparta de Tí                          Yolanda Tamayo       P.D.2012
201 14 Oct 2012 La armadura del cristiano: la espada                  (VI) 
200 07 Oct 2012 La armadura del cristiano: el escudo y el casco  (V)
199 30 Set.2012 La coraza y el calzado                                          (IV)
198 23 Set.2012 La armadura del cristiano: El cinturón               (III)
197 16 Set.2012 ¿Cuáles son los enemigos del creyente?             (II)
196 09 Set.2012 La lucha y la armadura del creyente                     (I)
195 19Ago 2012 Aparentemos ser idiotas... por favor, aparentemos
194 12Ago 2012 El encuentro con Jesús.-  Moulaye Oumar (II)
193 05Ago 2012 Mi vida.-                           Moulaye Oumar  (I)
192 29 Jul. 2012 Calvino y la música de los Salmos (II)        José de Segovia
191 22 Jul. 2012 Calvino y la música de los Salmos              José de Segovia
190 15 Jul. 2012 ¿A dónde se han ido los santos?   (IV)  El cultivo del alma       Maurice Robertts
189 01 Jul .2012 ¿A dónde se han ido los santos?   (III) Nuestra herida mortal. Maurice Robertts
188 24 Jun.2012 ¿A dónde se han ido los santos?   (II) De extremo a extremo. Maurice Robertts 
187 17 Jun.2012 ¿A dónde se han ido los santos?     (I)                                  Maurice Robertts
186 10 Jun.2012 Intolerancia tolerante (II)                                                       John MacArthur
185 03 Jun.2012 Intolerancia tolerante  (I)                                                       John MacArthur
184 27 May2012 La Iglesia frente al Mundo (V)  Postmodesnimo y la Iglesia  John MacArthur
183 20 May2012 La Iglesia frente al Mundo (IV)  Postmodesnimo           John MacArthur
182 13 May2012 La Iglesia frente al Mundo (III)  El modernismo            John MacArthur
181 06 May2012 La Iglesia frente al Mundo (I1)                                        John MacArthur
180 29 Abr.2012 La Iglesia frente al Mundo  (1)                                        John MacArthur
179 15 Abr.2012 La Iglesia frente al Mundo                                              Cristianismo histórico
178 08 Abr.2012 La resurrección de los muertos
177 01 Abr.2012 La predicación                                                                 José de Segovia
176 25 Mar.2012 Huellas en la arena                                                         Anónimo
175 18 Mar.2012 Confianza en Dios
174 11 Mar.2012 Salud familiar y comunicación                                        Marcos Zapata   P.D.
173 04 Mar.2012 El premio a la mayor mentira                                         Jaime Fernández Garrido
172 26 Feb.2012 Pecados de niños y jóvenes      IX                                  J.G Pike  (1784-1854)
171 19 Feb.2012 Pecados de niños y jóvenes   VIII                                  J.G Pike  (1784-1854)
170 12 Feb.2012 Pecados de niños y jóvenes    VII                                   J.G Pike  (1784-1854)
169 05 Feb.2012 Pecados de niños y jóvenes     VI                                   J.G Pike  (1784-1854)
168 29 Ene.2012 Pecados de niños y jóvenes      V                                   J.G Pike  (1784-1854)
167 22 Ene.2012 Pecados de niños y jóvenes     IV                                   J.G Pike  (1784-1854)
166 15 Ene 2012 Pecados de niños y jóvenes    III                                   J.G Pike  (1784-1854)
165  8 Ene.2012  Confiando en el Señor - 2012





Semana del 16 al 22 de Diciembre de 2012
¡La Natividad del Señor se acerca!


¡¡El Señor viene!!

Juan 1:6-12

"Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.


En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;"

¡ADVIENTO!

El sentido del Adviento es llamar e invitar a los creyentes a esperar al Señor.

Dios Viene a nosotros. Nos pide que preparemos el camino.

Mateo 1:23  He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Juan no alumbra a todo hombre. Cristo sí. Juan reconoce que es una lámpara, para que no la apague el viento de la soberbia. Una lámpara puede encenderse y apagarse. La Palabra de Dios no puede apagarse, pero sí la lámpara.  (Agustín de Hipona)

Juan el Bautista se presenta a sí mismo como el que da testimonio de Jesús, reconociendo humildemente su propia limitación: él no es la luz, no es el Mesías, no es la Palabra… Es sólo una «voz» que clama. Juan nos invita a reflexionar en este tiempo de Adviento sobre quiénes somos nosotros y quién es Jesús. 

"En medio de vosotros hay uno al que no conocéis" (Juan 1:26).  >   
Deberíamos aprovechar este tiempo de Adviento para conocer mejor a Jesús y buscar una relación más profunda y personal con Él.

Pr. Diego Guirao



Semana del 9 al 15 de Diciembre de 2012
¡Estamos en tiempo de adviento!




  ¡¡El Señor viene!!

Isaías 40:1-5

"Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios.
Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano del Señor por todos sus pecados.

Voz que clama en el desierto: Preparad camino al Señor; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.

Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado."

El sentido del Adviento es llamar e invitar a los creyentes a esperar al Señor.

 ¡ADVIENTO!

Dios Viene a nosotros. Nos pide que preparemos el camino.

Mateo 1:23  "He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es:
Dios con nosotros
."

Cuando un rey visitaba una ciudad, los ciudadanos debían preparar el camino. Era un trabajo duro. Tenían que realizarse grandes movimientos de tierra, rellenando lo que estaba bajo y bajando lo que estaba elevado. 

Los reyes generalmente imponían pesadas cargas con impuestos. Si estaba todo bien preparado, el pueblo tenía esperanza de un trato favorable del rey.

Pero nosotros preparamos el camino al Rey que viene no a imponer cargas sino a buscar y salvar lo que se había perdido, y, al contrario de los reyes de la tierra, liberarnos de cargas y darnos vida eterna. 

El cristiano también debe preparar un camino, el camino de su corazón. Esto es más difícil que construir carreteras, pues se trata de quitar todo lo que hay en el corazón e impide que Jesús entre como Señor y Rey, gobierne y reine plenamente en toda nuestra vida.

¿Estás preparado para que Jesús entre en tu corazón como Señor y Rey, gobierne y reine plenamente en toda tu vida?

Pr. Diego Guirao


Semana del 2 al 8 de Diciembre de 2012
¡Tiempo de adviento!


¡¡El Señor viene!!

Isaías 40:1,2

"Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano del Señor por todos sus pecados.

Voz que clama en el desierto: Preparad camino al Señor; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios."

El término "Adviento" viene del   latín adventus, que significa venida. El sentido del Adviento es llamar e invitar a los creyentes a esperar al Señor. Desde que el pecado entra en el mundo, y se anuncia un Salvador (Génesis 3:15), la historia de la humanidad es “la historia de una espera”. Toda la historia del A.T. es la espera de la venida del Mesías, del Salvador prometido.                                                                               

Isaías 40:9,10 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá:   ¡Ved aquí al Dios vuestro! He aquí que el Señor vendrá con poder.

Toda la historia después de la primera venida es la espera de la segunda venida. Tan cierto como que vino, murió, resucito y ascendió es que volverá:

Juan 14:2,3  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Hechos 1:11   Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo?  Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

Judas 1:14   He aquí, el Señor viene con decenas de millares de sus santos.

¿Estás esperando al Señor?  

Pr. Diego Guirao



Semana del 25 de Noviembre al 1 de Diciembre de 2012
La Naturaleza humana                  Charles Spurgeon




La Naturaleza humana
busca lo suyo propio

Isaías 64:6
"Si bien todos nos  somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento."

Lucas 14:11
"Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido."

Salmo 119:71    
"
Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos."


Santiago 4:10
  "Humillaos delante del Señor, y Él os exaltará."

"Hermano, si algún hombre piensa mal de ti, no te enojes con él; porque tú eres peor de lo que él piensa que eres.

Si te acusa falsamente por algo, estate satisfecho; porque si te conociera mejor podría cambiar la acusación y no saldrías beneficiado por ese cambio.

Si pintan un cuadro moral de ti y es feo, estate satisfecho; porque todavía necesitaría unos toques de negros para acercarse más a la realidad." 

Charles Spurgeon 


Semana del 18 al 24 de Noviembre 2012
¿Qué es el legalismo    (III)                      Sugel Michelén

“estarás seguro”

Salmo 91:4 
"
Con sus plumas te cubrirá,
 Y debajo de sus alas estarás seguro"
 


Efesios 2:8,9

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.
1ª Corintios 4:7
Porque ¿Quién te distingue? ¿O qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?”.

¿Qué es, entonces, el legalismo?
Sin la gracia de Dios nosotros somos menos que nada. Es por eso que el evangelio resulta tan odioso al hombre natural, porque nos recuerda lo que nosotros no queremos aceptar: somos pecadores, somos impotentes, dependemos enteramente de la gracia de Dios en Cristo (Romanos 3:27-28).

 ¿Ves cómo Pablo contrapone aquí el evangelio con la jactancia humana? Es lo mismo que encontramos en Efesios. 2:8-9.
“¿Qué tengo que hacer para ser salvo?”
Confiar únicamente en los méritos de Cristo.
“Y ahora que soy cristiano, ¿qué debo hacer para ser bendecido por Dios?”
 
Seguir amparándote en los méritos de Cristo.

Los evangélicos tenemos claro la primera pregunta, pero no siempre tenemos tan claro la segunda. Sabemos que fuimos salvos por gracia, pero muchas veces procuramos ser bendecidos por obras (Gálatas 3:1-5).

Todo beneficio que recibimos de la mano de Dios lo recibimos únicamente por los méritos de Él, no por los nuestros (Filipenses 3:7-9). Es por eso que en todas sus cartas, y eso es algo que vemos claramente en su carta a los Colosenses, Pablo insiste en el uso de la frase “en Él”, “en Cristo”. Nosotros estamos completos en Él, fuimos circuncidados, vivificados, perdonados y libertados por Él.

No es por tu bondad que vas a ser bendecido, ni por tu decencia, ni por tu esfuerzo por guardar los mandamientos de Dios, y mucho menos por someterte a un conjunto de reglas inventadas por los hombres. Es únicamente por Cristo.

Y, por favor, no me mal entiendan: el cristianismo promueve un elevado estándar moral (Mateo 5:20). Pero en el cristianismo la santidad es un resultado no una causa. Podemos ser santos porque hemos sido salvados. La salvación viene primero, el buen comportamiento después.

Y ese comportamiento no es meritorio. Ningún comportamiento, por bueno que sea, logrará que merezcas el favor de Dios. Es por gracia de principio a fin  (1Corintios 1:30-31; 4:7).

Sugel Michelén



Semana del 11 al 17 de Noviembre 2012
¿Qué es el legalismo    (II)                       Sugel Michelén

Romanos 8:13

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”.

3. Restringir mi propia libertad por amor a Dios y por el cuidado de mi alma, tampoco es legalismo:
1Cor. 6:12; 9:24-27. 

¿Qué es entonces, el legalismo?
En una forma muy sencilla, podemos decir que es el intento de ganar el favor de Dios a través de nuestra obediencia; ya sea que lo hagamos tratando de obedecer los mandamientos de Dios o un conjunto de reglas inventadas por los hombres.

El punto clave del legalismo es que no descansa en la obra de Cristo para que seamos aceptados por Dios o para ser bendecidos por Él, sino en nuestra propia conformidad a un estándar de conducta previamente establecido.

Mientras el evangelio nos mueve a la obediencia por el hecho de haber sido aceptados por Dios de pura gracia, el legalismo nos dice que debemos obedecer para ser aceptados. En el evangelio la aceptación viene primero y la obediencia después; en el legalismo la obediencia viene primero para poder alcanzar la aceptación, ya sea delante de Dios, delante de la gente o delante de ti mismo.

Todo gira en torno a lo que hacemos o a lo que dejamos de hacer. “Si puedo cumplir las reglas, si puedo mantener el estándar, Dios me va a bendecir”. Eso es legalismo. Todo depende de ti: de tu obediencia, de tu esfuerzo personal, de tu compromiso, de tus méritos.

Es precisamente por eso que el legalismo puede ser tan atractivo para muchas personas, porque apela al orgullo humano. “Yo tengo más méritos, porque me estoy esforzando más”. 

Sin la gracia de Dios nosotros somos menos que nada. Es por eso que el evangelio resulta tan odioso al hombre natural, porque nos recuerda lo que nosotros no queremos aceptar: somos pecadores, somos impotentes, dependemos enteramente de la gracia de Dios en Cristo   (Rom. 3:27-28). 
(Continuará)
            Sugel Michelén   



Semana del 4 al 10 de Noviembre 2012
¿Qué es el legalismo    (I)                        Sugel Michelén


Romanos 8:13

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”.

 
Antes de pasar a responder esta pregunta, debo hacer algunas aclaraciones sumamente importantes, no vaya a ser que por tirar el agua sucia de la bañera, tiremos también al niño que está dentro.

1. Preocuparnos por nuestra santidad personal no es legalismo:
La Biblia enseña claramente que aquellos a quienes Dios justifica también los santifica, y que todo creyente tiene una responsabilidad personal en el avance de ese proceso de santificación en su vida.

Así que, amados, pues que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios (2Corintios 7:1).

Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis (Romanos 8:13).

Comparar Colosenses 3:5ss. El NT insiste en esto una y otra vez; el creyente tiene una responsabilidad en el proceso de santificación, pero ese tampoco es mi foco de atención en esta mañana.

2. Tomar en serio la ley moral de Dios, los 10 mandamientos, como norma de vida para el cristiano, tampoco es en sí mismo legalismo:
Si bien la ley moral ya no nos condena, porque Cristo pagó por nuestros pecados, esa ley continúa siendo la norma moral por la cual debemos guiarnos. Dios no nos ha dejado a expensas de nuestros propios criterios para distinguir el bien y el mal (comp.
Romanos 13:8-10).

La ley moral de Dios no es una camisa de fuerza que nos impide ser libres, sino el camino trazado por un Dios amante para que andemos en libertad (comp. Sal. 119:44-45, 47-48; Rom. 7:22 – comp. vers. 7; Jer. 31:31-34 comp. He. 8:8-12).

3. Restringir mi propia libertad por amor a Dios y por el cuidado de mi alma, tampoco es legalismo:
Comp.
1Cor. 6:12; 9:24-27.  (Continuará)


Sugel Michelén




Semana del 28 de Octubre al 3 de Noviembre 2012
Somos herederos de la sabiduría de Dios        Adhemar Cuellar

De la Palabra de Dios sale la luz del creyente

Proverbios 8:17

Amo a los que me aman, los que me buscan me encuentran.

Si, la sabiduría se extiende de un extremo al otro de la tierra y en todas partes pone orden. La amé y la deseé desde mi juventud; trate de tomarla por esposa, porque estaba enamorado de su belleza.

El hecho de que esté cerca de Dios hace resaltar su noble origen: el Dueño de todas las cosas la ama. Fue iniciada en el conocimiento mismo de Dios, y ella decide qué obras hay que realizar.

Quizás usted haya escuchado la frase: “La sabiduría me persigue pero yo corro más rápido”, parece que esto lo ponemos en práctica, Dios, todos los días nos persigue para regalarnos sabiduría, pero como dice la frase, nosotros siendo tontos, creemos ser más sabios y corremos más rápido; es decir alejarnos de Dios provoca también alejarnos de la sabiduría,

Toda nuestra vida se torna en una búsqueda, nos esforzamos de diferente manera para buscar:

- buscamos como pasarla bien,

-Otros buscan  sin cesar el dinero y las cosas materiales

-Hay quienes buscan el placer

-Otros buscan simplemente tener fama y poder

-Otros buscan el conocimiento y la ciencia

Y así nuestros días, todos los años de la vida se llevan a cabo “busca que busca sin parar” porque el corazón del hombre es ambicioso, en el ser humano hay un deseo ilimitado.

¿Cuál es su deseo más grande?

La mayoría, caemos en el gravísimo error de desear solo las riquezas, sin darnos cuenta que existe algo más grande que estas.  La buena noticia es que hay algo más grande que la riqueza, y se llama SABIDURÍA.

Si lo que se desea en el mundo es la riqueza ¿decidme, hay riqueza más grande que la Sabiduría que todo lo realiza? 

En este tiempo que vivimos: Lo que me falta, lo que te falta, lo que nos falta, es la SABIDURÍA que viene de Dios.

En la actualidad recibimos muchos consejos y también queremos aconsejar a los demás; queremos guiar a nuestra familia, dirigir la iglesia, liderar una ciudad, un país... pero, antes de hacerlo tenemos que buscar y pedir Sabiduría Divina. Tenemos que hacer un alto en nuestra vida y comenzar a recibir consejos divinos.

La iglesia necesita buscar, pedir, y suplicar LA SABIDURÍA DIVINAé

¿Qué tiempo estamos dispuestos en emplear para buscarla? Pongamos en práctica lo que leíamos al principio: 
'’
La amé y la deseé desde mi juventud; traté de tomarla por esposa, porque estaba enamorado de su belleza

"Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno."  (Santiago 1,5-6)

 Reclamemos en este día la Herencia de la sabiduría.

A partir de este momento   amemos la sabiduría,  ella se dejara encontrar por los que la buscan:
"Amo a los que me aman, los que me buscan me encuentran" (Proverbios 8,17)
Adhemar Cuellar




Semana del 21al 27 de Octubre de 2012
Lo que me aparta de Tí             Yolanda Tamayo  P.D.2012

   ¡Señor! Qué bueno es entender que                  
   acercarme a ti es el bien.

   Gálatas 5:1

   "Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo        
   libres, y no estéis otra vez sujetos
al yugo de esclavitud
."

  Lo que me aparta de ti, me esclaviza.
  Me hace danzar con aquello que no te agrada.

Transforma en oscuridad todo lo que me has mostrado en luz.

Cuando sigo la senda equivocada el cilicio acaba ciñendo mi vida, urdiendo el insano y profundo pesar que detiene mi galopante corazón fustigándolo de dolor.

Aquello que me aparta de ti me ofrece un ensueño constante, una fama fugaz, un goteo incesante de promesas que nunca llegarán a cumplirse porque tienen sus cimientos en mentiras ilusorias.

 
Vivir bajo tus alas es lo mejor que he podido experimentar.

Cerrar los ojos
, tener confianza. Verter mi llanto y sentir el calor amigo, la tersura de una mano que acaricia mi tristeza hasta hacerla desaparecer.

Cuando me detengo a examinar el contenido de mi corazón encuentro que sólo tú puedes transformarlo.

Una palabra tuya bastará para dejar de sentir que todo gira a un ritmo demasiado apresurado. Con una mirada tuya, me harás entender cosas grandes y ocultas que yo desconozco.

Aquello que me aparta de ti es fácil de identificar, es todo eso que cuando lo analizo tú no estás en ello. Es ese cúmulo de pensamientos y sentimientos en los que tú no tienes presencia.

 
El que hace lo bueno es de Dios

Hacer lo bueno no es tan sencillo. Es acercarse a ti cada día y encontrar las razones apropiadas, los mensajes directos que tienen la intención de hacerme despertar y poder así, descubrir mis necesidades, la torpeza con la que a veces intento cubrirlas y reconocer que al confiar en ti puedo llegar allí donde tú quieres que esté.

Aquello que me separa de tu amor acaba hundiéndome en mis propios temores, en un espacio de desolación y desesperanza. En un entorno vacío en el que sólo tiene cabida una vida carente de vida.


¡Señor! Qué bueno es entender que acercarme a ti es el bien.

Qué grato sentir que junto a ti puedo ser verdaderamente libre. 

Yolanda Tamayo    ©Protestante Digital 2012




Semana del 14 al 20 de Octubre de 2012
La armadura del cristiano: la espada         (VI)

 «La vida del creyente no es un paseo»,               
 decía a menudo
un creyente de edad avanzada.

 Efesios 6:17-18
 "Tomad… la espada del Espíritu, que es la palabra
 de Dios; orando en todo tiempo con toda oración
 
y súplica en el Espíritu."

  Hebreos 4:12
 "La palabra de Dios es…           
 más cortante que toda espada de dos filos."


La espada del soldado
romano era corta y peligrosa; estaba bien afilada y a veces era de doble filo; la llevaba guardada en una vaina fijada en un lado del cinturón, de donde podía sacarla rápidamente en el combate.

Para el creyente, la espada es la Palabra de Dios. Si la utiliza guiado por el Espíritu Santo y bajo su control, hace huir al enemigo. Para ello es indispensable conocerla, memorizarla, respetar sus declaraciones, apoyarse en sus promesas y aplicarla en su vida práctica. Cuando Jesucristo fue tentado en el desierto (Mateo 4:1-11), demostró la contundencia de la Palabra de Dios para resistir a Satanás, quien también citaba las Escrituras, pero de forma perniciosa o sacándolas de su contexto.

Cuando la Palabra de Dios está en los pensamientos y en el corazón del creyente, puede desviar al enemigo aniquilando sus diversos ataques. La Biblia da una respuesta a las acusaciones, al desánimo, a las dudas, a la oposición.

En fin, en Efesios 6:18 es mencionada la oración. Ésta dará su eficacia a todas las armas. En ese combate espiritual, la oración según el Espíritu conduce al cristiano hacia la victoria.

Retengamos y pongamos en práctica esta enseñanza del apóstol Pablo acerca de la armadura completa. Él mismo tenía una larga experiencia en el combate y pensaba en los creyentes que dejaría en breve, deseando prepararlos para luchar y resistir.
 
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)




Semana del 7 al 13 de Octubre de 2012
La armadura del cristiano: el escudo y el casco  (V)

«La vida del creyente no es un paseo», decía a menudo un creyente de edad avanzada.

 

Efesios 6:16-17

"Tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvació"
El escudo romano, hecho de madera, metal y cuero, permitía evitar las flechas enemigas, a menudo embadurnadas de resina ardiente. En su vida espiritual, el creyente puede ser asaltado por tentaciones, pensamientos impuros, sentimientos de odio, rencor, envidia, y otros proyectiles encendidos que pueden llevarlo a la desobediencia a Dios.

Por lo tanto, es preciso detener eso inmediatamente con el escudo de la fe: una fe firme en las promesas de Dios, en su poder, su soberanía y su amor. Una fe viva, alimentada por la Palabra de Dios, apagará las flechas incandescentes del adversario.

Para protegerse la cabeza, el soldado romano llevaba un casco. La cabeza es la sede de la voluntad y gobierna todo el ser. En el creyente, Satanás trata de neutralizar ese centro de control insinuando la duda con respecto a su salvación.

El creyente debe tener la seguridad de que su salvación fue adquirida definitivamente por la fe en Cristo, a través de su sangre vertida en la cruz, y esto por toda la eternidad. Entonces, seguro de que nadie lo separará del amor de Cristo, permanecerá firme ante los intentos de desestabilización del enemigo.

El casco constituye el último componente puramente defensivo de la armadura. Vestirse con todas las piezas de esta armadura, a fin de que el enemigo no ataque por sorpresa en el punto débil, es la condición indispensable para salir victoriosos en el combate espiritual. (Continuará)
­
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)­ 

 

Semana del 30 de Septiembre al 6 de Octubre de 2012
La coraza y el calzado   (IV)

«La vida del creyente no es un paseo», decía a menudo un creyente de edad avanzada.

Efesios 6:14,15
Estad, pues, firmes… vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

Filipenses 1:10,11
A fin de que seáis… llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

La coraza, otra pieza de la armadura romana, era totalmente metálica. Pesada y muy visible, cubría todo el torso. Era fundamental para la protección del soldado. ¿Qué aplicación se puede hacer para el luchador creyente? Cuando una persona se convierte, es justificada ante Dios, no como consecuencia de lo que hace (sus obras), sino de su fe en la obra y en la persona de Jesús (Romanos 3:24-26).

Y esta justicia divina debe mostrarse en su vida personal. La coraza protegía el corazón, centro de los sentimientos y de la voluntad. Amar a Dios, hacer lo que le agrada, ser íntegro con nuestros semejantes, proporciona una buena conciencia ante Dios y ante los hombres. Entonces, los intentos de Satanás para acusar al creyente serán sin efecto.


El soldado romano llevaba como calzado sandalias bien atadas a los tobillos para darle estabilidad y seguridad en las largas caminatas. La vida del creyente también es una caminata. El enemigo tratará de frenarlo, de desestabilizarlo y detenerlo en su servicio.

Ante tales intentos, el combatiente de la fe debe permanecer en pie y avanzar apoyado en su Señor y en las promesas de la Biblia. Fortalecido por la paz del corazón que Dios da a sus hijos fieles, el cristiano puede avanzar para anunciar la buena nueva de la paz con celo y disponibilidad en el servicio al cual su Maestro lo ha llamado. (Continuará)

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)



Semana del 23 al 29 de Septiembre de 2012
La armadura del cristiano: El cinturón  (III)

«La vida del creyente no es un paseo», decia a menudo un creyente de edad avanzada.

 
Efesios 6:14
Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad.

Juan 16:13
El Espíritu de verdad… os guiará a toda la verdad.

En la época de los romanos, el soldado estaba revestido de una armadura constituida por varias piezas hechas de materiales resistentes, los cuales aseguraban la protección de todo su cuerpo. La armadura a la cual se refiere el apóstol Pablo estaba compuesta por un cinturón, una coraza, el calzado, un escudo, un casco (armas defensivas) y una espada, arma a la vez defensiva y ofensiva.

El cristiano es llamado a resistir ante los ataques del enemigo, a mantenerse firme en la victoria ya adquirida por Jesús en la cruz. Su deber no es atacar a Satanás. El cinturón del soldado, hecho de cuero y reforzado con metal, mantenía ceñida la túnica, dando así más agilidad en la acción. También servía para sostener otras piezas de la armadura: la coraza y la espada. Era la primera pieza con la que se vestía el soldado en caso de alerta.

Para el cristiano, este cinturón representa la verdad completa y eficaz de la Palabra de Dios: es lo que ella dice sobre el pecado, el hombre, la gracia, el amor divino, la salvación por la fe, sobre lo que Dios espera del creyente. Sin esta verdad en el corazón, y la puesta en práctica, es difícil resistir a las mentiras de Satanás, de las cuales las más peligrosas son las que tienen apariencia de verdad.

Ponerse el cinturón de la verdad desarrolla los afectos por el Señor y da la fuerza para resistir y no ser seducidos y descarriados por las doctrinas engañosas que abundan hoy en día
 (Efesios 4:14).  (Continuará)
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)


Semana del 16 al 22 de Septiembre de 2012
¿Cuáles son los enemigos del creyente?  (II)

Efesios 6:11-13
"Vestíos de toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las asechanzas del Diablo.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en la regiones celestes.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el dia malo, y habiendo acabado todo estar firmes."

"La vida del creyente no es un paseo" decía a menudo un creyente de edad avanzada.

En caso de guerra es primordial conocer al enemigo, su estrategia y sus objetivos. Del mismo modo el creyente no debe ignorar la realidad del combate espiritual, ni las formas que puede revestir.



–El combate interior:
la conversión no elimina la vieja naturaleza, que siempre está presente en el creyente y es opuesta a Dios. Esta vieja naturaleza lo incita a desobedecer a Dios, mientras la nueva naturaleza, la cual recibe al convertirse, aspira a vivir en armonía con los deseos del Señor. El conflicto entre esas dos naturalezas es inevitable (Gálatas 5:17).



–El combate exterior:
el adversario del creyente es el diablo, criatura espiritual, ángel caído porque quiso ser igual a Dios. Es muy poderoso, pero no todopoderoso; la Biblia lo define como mentiroso y homicida (Juan 8:44), tentador (Mateo 4:3) y acusador (Apocalipsis 12:10).

Actúa contra los creyentes, sea provocando persecuciones, intentando hacerles caer en la co­rrupción moral o confundiéndolos en el ámbito espiritual. Es el jefe de un ejército de poderes espirituales: los demonios, agentes del mal. El diablo domina el mundo, su sistema, sus valores. Uno de sus objetivos es impedir que el creyente obedezca a su Señor Jesucristo. Si lo logra, el creyente pierde la comunión con su Señor y vive una vida estéril que no honra a Dios. 


Para evitar esta derrota
debe tomar toda la armadura de Dios, como el soldado romano se ponía su armadura para la guerra. (Continuará) 

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)



Semana del 9 al 15 de Septiembre de 2012
La lucha y la armadura del creyente (I)

2ªTimoteo 2:3; 4:7   Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo… He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

1ª Timoteo 6:12    Pelea la buena batalla de la fe.

 «La vida del creyente no es un paseo», decía a menudo un creyente de edad avanzada.

Por supuesto, aceptar a Jesús como Salvador es tener el gozo del perdón, la paz del corazón, la seguridad de los cuidados del Señor. Pero además, alcanzado por el amor de Cristo, el creyente desea seguir fielmente a su Maestro. Ese es el itinerario de su nueva vida. Pero pronto se encontrará con un obstáculo: Satanás, su enemigo, al no poder quitarle la salvación  (Juan 10:28), hará todo lo posible para evitar que el creyente cumpla su objetivo.

Al hablar de enemigo hay que hablar de lucha. Aquí se trata de una lucha espiritual. Aunque fue vencido por Jesús en la cruz, Satanás continúa la lucha bajo forma de guerrilla, sea empleando la fuerza “como león rugiente” (1ª Pedro 5:8), o la astucia como una serpiente  (2ª Corintios 11:3).

Trata de desviar a los hijos de Dios de la esperanza cristiana y de su misión de testigos. Esta batalla tiene que desarrollarse con una «armadura espiritual» apropiada, mencionada de forma figurada en (Efesios 6:14-17).

Al escribir esta carta a los Efesios, el apóstol Pablo estaba en la cárcel, vigilado por un soldado romano. En ella expone esta enseñanza práctica utilizando los elementos de la armadura de un soldado listo para la batalla.
Esa armadura permitirá al creyente resistir y mantenerse firme contra los ataques de Satanás. (Continuará) ¬¬


© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)


 
Semana del 19 al 25 de Agosto de 2012
Aparentemos ser idiotas... por favor, aparentemos


Profesor Dr. Louis Pasteur

Santiago 3:13
¿Quién es sabio y entendido entre vosotros?

Santiago 119:104
De tus mandamientos he adquirido inteligencia; Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.

 Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. 

El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia.


Sin mucha ceremonia,
el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó:  
- Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?  -Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado? -Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años mostró la miopía de la religión. Solamente personas sin cultura creen que Dios hizo el mundo en 6 dias. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros científicos dicen de todo eso.

Y... ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?

-Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.

El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dió su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba. En la tarjeta decía:

Profesor Doctor Louis Pasteur
Director General del Instituto de Investigaciones Científicas Universidad Nacional de Francia

’Un poco de Ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima’.  
Dr.Louis Pasteur
                                                                                            
Postdata:  “El mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente”.  ¬¬

 

Semana del 12 al 18 de Agosto de 2012
El encuentro con Jesús.-    Testimonio de Moulaye Oumar  (II)

Salmo 32:1,2


"Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño".


«Tuve que salir de mi país
para continuar mis estudios en una escuela de ingenieros en Costa de Marfil. Por consejo de mi hermano dejé mi Nuevo Testamento y llevé el Corán… 

Al regresar a Niger
, durante las vacaciones, volví a tomar mi Nuevo Testamento para concluir con mi búsqueda.


Cierto día, mientras estaba sentado solo en un parque, vi pasar ante mí toda mi vida y, pese a mi religión, ese día descubrí que mi vida era un fracaso. Vi mis numerosos pecados, mi impotencia para transformarme y mi gran incertidumbre en cuanto a la muerte. Entonces me eché a llorar. Pero luego, por primera vez, oré a Jesucristo y le pedí perdón.

Al instante supe que mi clamor había sido oído. Una paz y una alegría indescriptibles me inundaron. Era feliz porque estaba perdonado. Había oído la voz de Dios y era salvo.


Me puse a leer
el Nuevo Testamento durante días y noches enteras. Descubrí la persona de Jesús, quien proclamó el sermón de la montaña. Leí los pasajes que hablan sobre sus milagros, su muerte, su resurrección, y en mi corazón tuve la convicción de que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios.

Ahora cuento a todos
, sin miedo, sin vergüenza y con seguridad, que me convertí al Señor y que soy cristiano. Desde el día de mi conversión mi vida ha cambiado totalmente. Camino con Jesús y espero su venida sin temor para que me lleve junto a él».
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)



Semana del 5 al 11 de Agosto de 2012
Mi vida.-                          Testimonio de Moulaye Oumar  (I)

Mateo 5:5-8...
Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad… Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

«Nací en una familia musulmana en Niamey (Niger). Mi abuelo era conocido por ser un jerife muy poderoso. 


Cuando cumplí veinte años empecé a hacerme seriamente la pregunta sobre mi futuro eterno: ¿Qué sucederá después de la muerte? 

¿Cómo estar en contacto con Dios? Al final decidí ir a un cura y pedirle el libro de los cristianos.

Se sorprendió un poco debido a mi petición, pues sabía que yo era musulmán. Sin embargo me proporcionó un Nuevo Testamento (era exactamente el 4 de septiembre de 1985). Por primera vez tenía en mis manos un libro cristiano. ¡Estaba emocionado!

Me apresuré a leerlo empezando por el Evangelio según Mateo. Después de haber leído el capítulo 5, interrumpí mi lectura, pues no podía continuar. En toda mi vida nunca había leído algo tan hermoso. La enseñanza era pura, ¡todo respiraba verdad y santidad! Lo que leí respecto al tema de la ira, del amor hacia los enemigos: “A cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” (Mateo 5:39), parecía salir de la misma boca de Dios.

Estaba conmovido. Sabía que ni yo ni ninguno de mi comunidad, incluso los más piadosos, cumplíamos ni siquiera un solo principio definido en este capítulo. A partir de ese día nació una seguridad en mi corazón: el libro de los cristianos contiene la verdad; ese libro es la Palabra de Dios». (Continuará)

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)



Semana del 29 de Julio al 4 de Agosto de 2012
Calvino y la música de los Salmos  (II)             José de Segovia

Salmo 47:6-8... 
Cantad a Dios, cantad; cantad a nuestro Rey, cantad.

Porque Dios es el Rey de toda la tierra:

Cantad con inteligencia. Dios reina sobre las naciones;

Sentado está Dios sobre su santo trono.

En segundo lugar, y creo que esto es mucho más importante, necesitamos recuperar los Salmos para la adoración hoy. 

No hablo de las melodías en concreto de la Ginebra del siglo XVI, aunque en mi iglesia todavía las seguimos cantando, sino de la inmensa riqueza y variedad de emociones que contienen los Salmos.

El pueblo de Dios tuvo desde la antigüedad un particular amor por los Salmos. Fueron siempre de inapreciable valor en la comunicación del Señor con su pueblo. La Iglesia canta así alabanzas a Dios de manera muy diversa. Unas veces clama desde el abismo del pecado y la miseria, otras le alaba por la gracia y la salvación que ha recibido de su mano. Se pide justicia en la opresión, tanto como se muestra gozo y jubilo por el dulce reinado de Dios.

¿No es verdad que nos hace falta esa variación en la alabanza contemporánea hoy? No sólo es la Palabra de Dios, sino que también se expresan todo tipo de sentimientos humanos, angustia, dolor y tristeza, así como alegría, alabanza y bendición. ¿Por qué limitar nuestros cánticos a sólo expresiones de júbilo y gloria triunfal?

¡Cuántas veces nos ha costado identificarnos con sentimientos de euforia, cuando hemos llegado a un culto deprimidos y confusos! No es extraño que los Salmos fueran el libro de alabanzas del Señor Jesucristo, pero Él también lo ha querido así para su pueblo. Porque para Dios, ¡nada humano le es extraño!

El pueblo de Dios tuvo desde la antigüedad un particular amor por los Salmos. Fueron siempre de inapreciable valor en la comunicación del Señor con su pueblo. La Iglesia canta así alabanzas a Dios de manera muy diversa. Unas veces clama desde el abismo del pecado y la miseria, otras le alaba por la gracia y la salvación que ha recibido de su mano. Se pide justicia en la opresión, tanto como se muestra gozo y jubilo por el dulce reinado de Dios.

¿No es verdad que nos hace falta esa variación en la alabanza contemporánea hoy? No sólo es la Palabra de Dios, sino que también se expresan todo tipo de sentimientos humanos, angustia, dolor y tristeza, así como alegría, alabanza y bendición. ¿Por qué limitar nuestros cánticos a sólo expresiones de júbilo y gloria triunfal?

¡Cuántas veces nos ha costado identificarnos con sentimientos de euforia, cuando hemos llegado a un culto deprimidos y confusos! No es extraño que los Salmos fueran el libro de alabanzas del Señor Jesucristo, pero Él también lo ha querido así para su pueblo. Porque para Dios, ¡nada humano le es extraño!
Autor:  José de Segovia



Semana del  22 al  28 de Julio de 2012
Calvino y la música de los Salmos              José de Segovia

Efesios 5:19 

"hablando entre vosotros con salmos, e himnos, y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones".

Vuelvo a estar en otra conferencia por el aniversario de Calvino, esta vez en el Seminario Teológico de Londres, donde pienso en la recuperación del canto de los Salmos en la Reforma del siglo XVI.

Un reciente estudio de Antoni Rossell en la revista de música antigua y barroca Goldberg califica al Salterio protestante bearnés como
“una estrategia religiosa, lingüística y política”. Aunque al mismo tiempo se pregunta “qué misteriosa fuerza deben poseer unos textos líricos que han pervivido durante siglos”, que expresan “la profunda cualidad de la revelación bíblica, la conexión entre Dios y el hombre”. Así “junto a la palabra divina encontramos la respuesta humana, sus pasiones, las preocupaciones cotidianas, la queja del hombre ante la imposibilidad de vencer los propios pecados”.

El libro de los Salmos o Salterio deriva de la palabra griega para referirse a un poema acompañado con un instrumento de cuerda. Se trata de un repertorio de ciento cincuenta textos de alabanza y súplica a Dios, en los que el hombre expresa tanto su felicidad como su lamento, pero Dios habla también al ser humano en su propio lenguaje y experiencia. Lo hace tanto por medio de su Palabra escrita, la Biblia, como encarnado en la persona del Señor Jesucristo.

Los Salmos traducidos del latín al francés, constituyeron el germen de la liturgia de la Reforma del siglo XVI. El protestantismo vivía inmerso en el canto salmódico que acompañaba, no sólo al culto diario en los templos – como en la iglesia de Ginebra, donde predicaba Calvino cada mañana toda la Biblia –, sino también la adversidad de la persecución y la actividad cotidiana, desde el lugar de trabajo hasta el camino de los condenados a muerte al patíbulo. 
Autor:  José de Segovia



Semana del  15 al  21 de Julio de 2012
¿A dónde se han ido los santos?  (IV)  El cultivo del alma     Maurice Roberts

El necio en la arena
su casa edificó.
La lluvía descendió  y
todo lo inundó.
El agua del rio se desbordó
y la casa derribó.

Hablando de manera general, las iglesias, seminarios y movimientos cristianos son buenos en la medida en que las personas de dentro de ellos lo sean.

No se levantarán por encima del nivel de su liderazgo y membresía. La verdad del evangelio es la misma en toda edad. Es un factor constante. Lo que varía tan grandemente es el factor humano que le acompaña.

Es cierto que lo que trastornará al mundo, no es tanto lo que predicamos sino lo que somos. Pero si predicamos lo que obviamente no somos, entonces no hacemos más que hacer que se desprecie la verdad.

Tristemente este aspecto de la iglesia moderna se ha destacado recientemente en el caso de algunos evangelistas de la televisión.


La Escritura debería enseñarnos
, y si no, la experiencia dolorosa nos enseñará que Dios no bendice ni aun su propia verdad, cuando ésta se mantiene con una mala conciencia y una vida injusta. 


La buena doctrina
con una mala manera de vivir no produce la expansión del cristianismo, sino una sociedad cada vez más escéptica y eventualmente pagana.  No faltan las señales de que este proceso ya se encuentra en una etapa avanzada en tierras una vez famosas por el evangelio.

¿Por dónde empezamos, si queremos reparar la ruina que vemos a nuestro alrededor? Sólo hay una única respuesta. Debemos prestar más atención al alma. La santidad comienza con el “hombre interior” y prosigue externamente con cada aspecto de la vida. El alma es el hombre mismo. Ni sanas confesiones ni grandes bibliotecas, nada guardará nuestras iglesias de los pecados de la época si nosotros mismos no nos convertimos en mejores hombres.

Nunca existirá un crecimiento marcado de nuestra santidad cristiana si no obramos para vencer nuestra poca inclinación hacia los ejercicios espirituales secretos. Nuestros antepasados llevaban diarios honestos donde registraban las batallas del alma. Thomas Shepard, Padre Peregrino y fundador de Harvard, escribió en sus notas privadas: “A veces la situación es tal que prefiero morir antes que orar.” Así es con todos nosotros. Pero esta honestidad no es común. Tales hombres se elevaban bien alto, siempre y cuando trabajaran con sudor y lágrimas en el cultivo del alma. Nosotros, también, debemos “ejercitarnos para la piedad” (1ª Timoteo 4:7).

Hay un bien a conseguir de nuestros ejercicios espirituales, el cual nada más proveerá si los descuidamos. Lo que fortalece al alma es el empapar nuestros espíritus diariamente en la Escritura hasta el punto de la fatiga, y la lucha secreta diaria con el Todopoderoso hasta el punto de las lágrimas y el clamor. Ni aun Cristo estuvo exento de la necesidad de tales experiencias regulares de angustia en sus devociones (Hebreos 5:7-8)

Retrocedemos ante el reto que ese pasaje nos llama a encarar. Pero todas las grandes almas de nuestra tradición reformada y puritana, y algunas de tradiciones menos privilegiadas, han encontrado el secreto del Señor mientras esperaban delante de su presencia.

¿A dónde se han ido los santos? No existe sustituto para la piedad. Lo mejor que se puede decir de cualquier hombre es que es “un hombre de Dios”. Grandes movimientos espirituales comienzan cuando los hombres toman en serio, sobre sí y sobre sus iglesias, las demandas de la verdad. La verdad tiene una química particular. Tiene la forma de transformar la mente ordinaria y la lengua promedio en instrumentos para Dios de poderes enormes. 

Para producir un avivamiento, Dios no sólo ha utilizado a los genios de la historia. A menudo han sido hombres de talento modesto, pero que tenían un sobresaliente conocimiento personal de Dios, que aprendieron en el lugar secreto y que se habían fusionado con el anhelo santo de realizar algo que hiciera temblar las montañas.

La verdadera santidad no es del estilo medieval pálido y pasivo, sino aquella que se enciende con pasión ardiente en el alma regenerada y que en el mismo rostro de nuestra sociedad decadente e indiferente clama: “¡Preséntate Dios! No te daré descanso, oh Señor, hasta que vengas!”  De tales santos necesita este mundo. Quizá más ahora que nunca.

Autor:
 Maurice Roberts                              



Semana del  1 al  7 de Julio de 2012
¿A dónde se han ido los santos?  (III)  Nuestra herida mortal          Maurice Roberts

Dios es Espíritu y ha de ser adorado en Espíritu y en Verdad

Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 

Si nos viéramos como debemos hacerlo, ¿qué encontraríamos? Nos preguntamos: “¿cuál es la falla resplandeciente del cristiano moderno?” 

Nuestro deber es hacer la pregunta. ¿Habrá algo que brille más por su ausencia en los círculos cristianos de hoy?   

Dado el hecho de que todos
nos quedamos cortos 
en todo,

¿qué cosa en particular debemos ver como la herida más grave de la iglesia moderna?

Podemos consolarnos sabiendo que el fallo no está en nuestros principios de la Reforma. El calvinista moderno tiene una teología teórica que sobrepasa todas las teologías de la Edad Media y de la iglesia primitiva. Los principios reformadores no son nuestro punto débil, sino la torre de nuestra fortaleza. No hay ninguna sirena que nos inste a suavizar nuestros credos puritanos, ya sea por substracción o por adición, que merezca nuestra atención.

El fallo no está en nuestro credo. Yace en otro lugar. Una vez más, el conocimiento, la habilidad y la articulación no son nuestra herida mortal. La mente del cristiano contemporáneo está informada por cientos de fuentes. Analizamos, evaluamos, comentamos y discutimos. No existe continente, y mucho menos campo misionero, del cual seamos ignorantes. Toda doctrina pasa por nuestro escrutinio. Estamos meticulosamente bien informados. Nuestra debilidad no está en la información. Se encuentra en otro lugar.

¿A dónde se han ido todos los santos? Es evidente que vivimos en una época en que el cristianismo ha abandonado la compañía de la santidad. La religión se ha hecho algo de la mente antes que del alma. Cualquiera puede decir lo correcto, conocer el lenguaje correcto, hacer los sonidos correctos, y es aceptado como cristiano. Poco se demanda a los cristianos modernos a “ocuparse en su salvación." El temor de Dios es raro. Muy pocos sobrepasan el nivel de ser “ordinarios”.

Lo que necesitamos, aparte de una mejor predicación, es una mejor forma de vida. Nuestra actitud hacia los reformadores, los puritanos y los metodistas primitivos es una actitud de asombro por su sorprendente espiritualidad, antes que una actitud de intento serio de imitación. De alguna manera hemos tomado los aspectos de nuestra herencia reformada que encontramos agradables o convenientes, dejando intactas las partes que fastidian a carne y sangre.

El resultado es que cuando nos llamamos “reformados”, a menudo nos referimos a la asimilación de un conjunto de ideas teológicas más que al modo de vida más santo que iba junto a ellas en el pasado. 
Es necesario 
hacer lo primero, sin dejar lo segundo.

Autor:  Maurice Roberts



Semana del 24 al 30 de Junio de 2012
¿A dónde se han ido los santos?  (II)  De extremo a extremo            Maurice Roberts

1Pedro 2:11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma;

12 manteniendo vuestra honesta manera de vivir entre los gentiles; para que, en lo que ellos murmuran de vosotros como de malhechores, al ver vuestras buenas obras, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.

15 Porque ésta es la voluntad de Dios; que haciendo el bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres vanos.

Cada generación de cristianos tiene sus propios pecados que le rodean. La nuestra no es la excepción. Quizá deberíamos decir que en el día de hoy somos testigos de un abuso de los principios bíblicos entre cristianos, no muy diferente a aquellos de la iglesia medieval con su forma peculiar.
El cristianismo medieval, con sus celdas monásticas y horas de introspección solitaria, representó el movimiento del péndulo hacia un extremo.

Nosotros, sin embargo, hemos errado al balancearnos al extremo opuesto. Aquellos, hicieron que la religión consistiera exclusivamente en meditación. Nosotros, hemos producido una especie de cristianismo de tipo extrovertido y que tiene poco o ningún interés en el cultivo del alma.

Los cristianos medievales eran mórbidos; nosotros hemos idolatrado la “felicidad”. Ellos abandonaron la predicación por la oración; nosotros hemos hecho del “testificar” el todo del asunto. Mientras ellos huían "del mundo", nosotros vivimos en él y estamos en el peligro de instar al principio de la “libertad cristiana” por estar demasiado en él y ser como él.

En nuestros días observamos la insensatez de la vida monástica y correctamente deploramos su extremismo, su visión falsa del mundo, su fracaso en la predicación a los pecadores, su teología supersticiosa; en una palabra, su incapacidad de ver sus fallos. Es humillante y saludable, entonces, que recordemos que la próxima generación de creyentes escribirá en sus días una historia de nuestro tiempo, y lo hará con la percepción de nuestra pecaminosidad, la misma que eludimos hoy por estar viviendo tan cerca de nosotros mismos para verla.

Autor:  Maurice Roberts


Semana del 17 al 23 de Junio de 2012
¿A dónde se han ido los santos?  (I)                       Maurice Roberts

El sabio reconoce sus errores y rectifica.

El necio no,

el necio insiste en su  necedad.

Salmo 19:12          "¿Quién podrá entender sus propios errores?”                                            pregunta David.

Proverbios 16:2    "Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero el Señor pesa los espíritus."


Proverbios 10:8
   "EL sabio de corazón recibirá los mandamientos; Mas el necio de labios caerá"
El pecado ha tenido dos efectos notables sobre nuestros poderes críticos. Nos ha hecho hipersensibles a las faltas ajenas e insensibles a las nuestras. Nacemos siendo expertos en ver las faltas de nuestro vecino. Pero una perspicacia espiritual nos lleva a ser olvidadizos en cuanto a esas mismas faltas en nosotros. ¿Por qué nos es mucho más fácil advertir al hermano de la paja en su ojo que quitar la viga del nuestro?
“Hazme conocerme a mí mismo” no es una oración común.

“Conócete a ti mismo” ha sido una máxima de los filósofos y sabios desde tiempos remotos. Pero, a pesar de ello, ¿cuál de ellos realmente se conoció a sí mismo? Robert Burns no fue ningún santo, pero vio necesario exclamar:

¡Oh qué poder el Dador nos daría Si nos viéramos a nosotros mismos como los demás lo harían!

Burns suspiró, como todos hacemos en nuestros mejores momentos, al llegar a la sabia comprensión de que el conocimiento personal es el tipo de conocimiento que alcanzamos para perdurar.

La conciencia de que en parte somos desconocidos aun a nosotros mismos queda plenamente confirmado por la Palabra de Dios.
“¿Quién podrá entender sus propios errores?” pregunta David (Salmo 19:12 ).

“Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero Jehová pesa los espíritus
,” afirma Salomón (Proverbios. 16:2).

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo... ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?(Romanos 2:1,3).

Fue a su gente y no a extraños a quienes nuestro Señor dijo:
“Vosotros no sabéis de qué Espíritu sois”
(
Lucas. 9:55).

Estos textos tienen algo para todos nosotros
.

Podemos ser protestantes y evangélicos, pero dentro de nuestro protestantismo y evangelicalismo llevamos oculto algo que no pertenece a ninguno de los dos, sino que es el punto ciego de nuestra religión personal.

Autor:  Maurice Roberts



Semana del 10 al 16 de Junio de 2012  
Intolerancia tolerante II                                           John MacArthur

"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. 

  Si  alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 

 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne,  los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene  del Padre, sino del mundo.  

 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad  de Dios permanece para siempre."  (1Juan 2:15-17)

Debe advertirse que esta regla tiene una excepción importante y evidente:  Es correcto que los posmodernistas sean intolerantes hacia los que afirman conocer la verdad.

De hecho, muchos de los que se presentan a sí mismos como defensores férreos de la tolerancia en la actualidad, son con frecuencia los opositores más locuaces y furiosos del cristianismo  evangélico. Por ejemplo, considere la red mundial de informática y todo lo que dicen los paladines de la tolerancia religiosa.  Encontrará por el contrario mucha intolerancia con respecto al cristianismo basado en la biblia.  Lo cierto es que el material anticristiano más pernicioso en Internet puede hallarse en sitios que afirman promover la tolerancia religiosa.
[Véase por ejemplo www.religioustolerance.org]

¿Por qué sucede esto? ¿Cuál es la razón por la que el cristianismo bíblico auténtico padece una oposición tan fiera por parte de personas que se creen guardianes de la tolerancia?  La razón es que las afirmaciones de verdad en las Escrituras, y en particular la afirmación de Jesús como el único camino a Dios, se oponen del todo a las presuposiciones fundamentales de la mentalidad posmoderna.

El mensaje cristiano representa un golpe letal a la visión posmoderna del mundo.

El problema es que mientras los cristianos sigamos engañados o intimidados para suavizar las afirmaciones radicales de Cristo y ampliar la senda estrecha, la iglesia no avanzará ni un milímetro en contra del posmodernismo
Necesitamos recuperar el carácter distintivo del evangelio, necesitamos restablecer nuestra confianza en el poder de la verdad de Dios y necesitamos proclamar con denuedo que Cristo es la única esperanza verdadera para todas las personas de este mundo.

Tal vez esto no sea lo que las personas quieren escuchar en esta era posmoderna de tolerancia fingida, pero de todas maneras es un hecho cierto y por esa misma razón nos resulta más urgente que nunca elevarnos sobre la confusión de todas las voces del mundo y proclamar el evangelio de Cristo como la única esperanza para un mundo perdido.

En lo que resta examinaremos seis conceptos primordiales que explican el carácter distintivo del cristianismo.  Estos principios contradicen por completo la sabiduría convencional del posmodernismo que son los componentes esenciales para una visión bíblica del mundo.  Estos seis principios, definidos por seis palabras clave, se cimentan en uno sobre el otro y se conectan entre sí de tal modo que se mantienen o caen juntos.  Ellos nos suministran el marco de referencia para pensar, para interpretar el mundo que nos rodea y para ministrar en esta era posmoderna.
Autor:  John MacArthur


Semana del 3 al 9 de Junio de 2012
Intolerancia tolerante I                                           John MacArthur

 "No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. 

  Si  alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 

 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne,  los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene  del Padre, sino del mundo.  

 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad  de Dios permanece para siempre."  (1Juan 2:15-17)

La veneración del posmodernismo a la tolerancia es su característica más obvia, pero la versión de “tolerancia” que venden de puerta en puerta

los posmodernistas, es en realidad la corrupción torcida y peligrosa de una virtud verdadera.

Aunque la tolerancia no se menciona en la Biblia como una virtud, sí lo es en el sentido de paciencia, perseverancia y longanimidad (Efesios. 4:2).  De hecho, la noción contemporánea de tolerancia es un concepto desleído en comparación al amor que las Escrituras mandan tener a los cristianos hacia sus enemigos.  Jesús dijo: “Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” (Lc. 6:27-28; cp. los vv. 29-36).

Si acaso nuestros abuelos nos hablaron de la tolerancia como una virtud, es porque tenían algo así en mente.  La Palabra se refirió en un tiempo a respetar a las personas y tratarlas con amabilidad así creamos que están equivocadas.  En cambio, la noción posmoderna de tolerancia significa que nunca debemos considerar erróneas las opiniones de otra persona. La tolerancia bíblica es para las personas, mientras que la tolerancia posmoderna es para las ideas

Aceptar toda creencia como de igual validez a cualquier otra no es una virtud, pero en realidad es la única clase de virtud que reconocen y practican los posmodernistas.
  Valores tradicionales  como la humildad, el dominio propio y la castidad son ridiculizados en público y hasta considerados como transgresiones en el mundo del posmodernismo.

Como es notorio, la beatificación de la tolerancia posmoderna ha tenido un efecto desastroso sobre la virtud real en nuestra sociedad. 
En esta era de tolerancia, lo que antes era prohibido ahora se promueve con descaro. 
Lo que antes se consideraba inmoral en todo el mundo, es ahora celebrado.
  La infidelidad marital y el divorcio se han vuelto norma.  La vulgaridad es común en todas partes. 
El aborto, la homosexualidad y las perversiones morales de todo tipo son amparadas por grandes y poderosos grupos defensores y se promueven con entusiasmo por los medios populares. 

La noción posmoderna de
tolerancia se ha propuesto de manera sistemática el trastrocamiento de la virtud genuina.

Casi el único tabú que queda por disipar es la noción ingenua e incorrecta de que es posible que el estilo de vida y religión, o la perspectiva diferente de otra persona sean erróneos.
Autor:  John MacArthur

 


Semana del 27 de Mayo al 2 de Junio de 2012
La Iglesia frente al Mundo (V)   Postmodernismo y la Iglesia,  John MacArthur

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (1Juan 3:13)

A pesar de esto, la iglesia está  llena en la actualidad de personas que defienden ideas posmodernistas. Algunas lo hacen de forma deliberada y consciente, pero la mayoría ni siquiera se dan cuenta de ello.  Han bebido tanto en el espíritu del siglo que no pueden emitir más que opiniones mundanas. 

El movimiento evangélico todavía intenta recuperarse de su larga batalla contra el modernismo y no está preparado para enfrentarse a un adversario nuevo y diferente.  
En consecuencia, muchos cristianos no han reconocido el peligro extremo que representa el pensamiento posmodernista.

La influencia del posmodernismo ya ha infectado a la Iglesia.  Los evangélicos bajan de tono su mensaje para que la verdad del evangelio no rechine tanto en el oído posmoderno.  Muchos se sienten demasiado intimidados como para afirmar que la Biblia es verdadera y que los demás sistemas religiosos y visiones del mundo son falsos.  Algunos que se llaman cristianos han ido más lejos y niegan a propósito la exclusividad de Cristo.  Se atreven a cuestionar su afirmación de que El es el único camino a Dios.

El mensaje bíblico es claro.  Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan. 14:6).  El apóstol Pedro proclamó a una audiencia hostil: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).  El apóstol Juan escribió: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).

Esas verdades son antítesis al argumento central del posmodernismo.  Son afirmaciones de verdades exclusivas y universales que declaran a Cristo como el único camino al cielo y a todos los demás sistemas de creencias como senderos falsos y erróneos.   Esto es lo que enseñan las Escrituras.  Es lo que la iglesia verdadera ha proclamado a lo largo de la historia.  Es el mensaje del cristianismo y no puede ser cambiado para acomodarse a la sensibilidad de los posmodernistas.

A diferencia de ello, muchos cristianos pasan por alto las afirmaciones exclusivas de Cristo y mantienen un silencio vergonzoso.  Todavía peor, algunos en la iglesia, incluidos unos  cuantos líderes prominentes del mundo evangélico, han comenzado a sugerir que quizá las personas puedan salvarse sin tener un conocimiento personal de Cristo.

Los cristianos no podemos capitular al posmodernismo sin sacrificar la esencia misma de nuestra fe.  Es evidente que la afirmación bíblica de que Cristo es el único camino de salvación esta fuera de armonía con la noción posmoderna de “tolerancia”.  Sin embargo, es lo que la Biblia enseña con claridad rotunda y la Biblia, no la opinión posmodernista, es la autoridad suprema para el cristiano.  La biblia es lo único que debería determinar lo que creemos y proclamamos al mundo.  Sobre esto podemos debatir sin importar cuánto se queje este mundo posmodernista de que nuestras creencias nos hacen “intolerantes”.
Autor:  John MacArthur


Semana del 20 al 26 de Mayo de 2012
La Iglesia frente al Mundo (IV)   Postmodernismo    John MacArthur

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (1Juan 3:13)

El modernismo ya es considerado en la actualidad como una manera anticuada de pensar.  La visión dominante del mundo en círculos seculares y académicos se llama hoy dia
posmodernismo
.

Los posmodernistas han repudiado la confianza absoluta del modernismo en la ciencia como el único sendero a la verdad.  De hecho, el posmodernismo ha perdido todo interés en “la verdad” e insiste en que no existen verdades absolutas, objetivas ni universales.

Es evidente que el modernismo fue una necedad que debió abandonarse, pero el posmodernismo es un paso trágico en la dirección equivocada. 
A diferencia del modernismo que por lo menos mantuvo su interés en la veracidad o falsedad de convicciones, creencias e ideologías básicas, el posmodernismo niega por completo de forma objetiva y cierta.

Para el posmodernista, la realidad es lo que el individuo quiera imaginar.  Eso significa que lo “verdadero “es determinado por la opinión subjetiva de cada persona y que no existe una verdad objetiva con autoridad para gobernar la realidad y que se aplique de forma universal a toda la humanidadEl posmodernista cree que es inútil sentarse a discutir si una opinión es superior a otra.  Después de todo, la realidad no es más que una construcción abstracta de la mente humana y la perspectiva que una persona tenga de la verdad es tan válida como la de cualquier otra.

Tras dar la espalda al conocimiento de la verdad objetiva, el posmodernista se dedica más bien a la búsqueda del “entendimiento” del punto de vista de la otra persona.   Así las palabras verdad y entendimiento adquieren significados nuevos y radicales.  Lo irónico es que esa clase de “entendimiento” requiere que todos descartemos de entrada la posibilidad de conocer cualquier verdad.  De este modo, la “verdad” se reduce a simples opiniones personales que por lo general conviene no comunicar a los demás.

Esa es la exigencia esencial y no negociable que el posmodernismo impone a todos: No debemos ni siquiera pensar que se puede llegar a conocer alguna verdad objetivaLos posmodernistas sugieren con frecuencia que todas las opiniones deben tratarse con el mismo respeto.  Por eso en lo superficial, el posmodernista parece motivado por el establecimiento de una mentalidad amplia cuyas prioridades son la armonía y la tolerancia.  Todo suena muy caritativo y altruista, pero lo que sostiene el sistema de creencias del posmodernismo es una intolerancia absoluta hacia toda visión del mundo que plantee cualquier verdad universal, en particular el cristianismo bíblico.

En otras palabras, el posmodernismo comienza con una presuposición que es irreconciliable con la verdad objetiva y dada por revelación divina en las Escrituras.  Como el modernismo, el posmodernismo se opone de forma fundamental y diametral al evangelio de Jesucristo.
Autor:  John MacArthur



Semana del 13 al 19 de Mayo de 2012
La Iglesia frente al Mundo (III)   El modernismo       John MacArthur

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (1Juan 3:13)

Piense en lo que aconteció el siglo pasado, por ejemplo. Cien años atrás la iglesia estaba amenazada por el modernismo. Modernismo era una cosmovisión basada en la noción de que solamente la ciencia podía explicar la realidad.

El modernista comenzó con la presuposición de que nada sobrenatural es real. Debería haber quedado instantáneamente claro que el modernismo y el Cristianismo eran incompatibles en el nivel más básico.

Si nada sobrenatural era real, entonces grande parte de la Biblia sería falsa y sin autoridad; la encarnación de Cristo sería un mito (anulando la autoridad de Cristo también); y todos los elementos sobrenaturales del Cristianismo, incluyendo el propio Dios, tendrían que ser totalmente redefinidos en términos naturalistas. El modernismo fue anticristiano hasta su médula.

No obstante, la iglesia visible al comienzo del siglo XX se llenó de gente que estaba convencida de que modernismo y Cristianismo podían y debían ser conciliados. Ellos insistían que si la iglesia no acompañara el paso con el de los tiempos, abrazando el modernismo, el Cristianismo no sobreviviría al siglo XX. La iglesia se haría paulatinamente irrelevante para el pueblo moderno, decían ellos, e inmediatamente desaparecería. Con este criterio, ellos inventaron un “evangelio social” desprovisto del verdadero evangelio de la salvación. Naturalmente, el Cristianismo bíblico sobrevivió muy bien al siglo XX.

En los lugares donde los cristianos permanecieron comprometidos con la verdad y autoridad de las Escrituras, la iglesia floreció, pero, irónicamente, aquellas iglesias y denominaciones que abrazaron el modernismo fueron las que se hicieron poco a poco irrelevantes y desaparecieron antes del fin del siglo.

Muchos edificios de piedra, grandiosos, pero casi vacíos, dan testimonio de la fatalidad de la conformación con el modernismo.
Autor:  John MacArthur


Semana del 6 al 12 de Mayo de 2012
La Iglesia frente al Mundo (II)                     John MacArthur

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (1Juan 3:13)


Jesús fue más lejos, “No puede el mundo odiaros, pero a mí me odia, porque yo doy testimonio de que sus obras son malas” (Juan 7:7).

En otras palabras, el desprecio del mundo por el Cristianismo deriva de motivos morales, no intelectuales:
“El juicio es este: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. Pues todo aquel que practica el mal aborrece la luz y no viene a la luz, a fin de que no fueran manifiestas sus obras” (Juan 3:19,20).
Es por esta razón que no importa cuánto la opinión del mundo pueda cambiar, la verdad cristiana no será jamás popular al mundo.

Pero, virtualmente en toda época de la historia de la iglesia, ha habido gente en la iglesia que está convencida de que la mejor manera de ganar el mundo es satisfacer sus gustos. Tal forma de actuar siempre ha sido en perjuicio del mensaje del evangelio. Las únicas veces que la iglesia causó impacto significativo sobre el mundo fue cuando el pueblo de Dios permaneció firme, se negó a pactar y osadamente proclamó la verdad a pesar de las hostilidades del mundo.

Cuando los cristianos se desvían
de la tarea de confrontar los engaños del mundo con las impopulares verdades bíblicas, la iglesia invariablemente pierde su influencia e impotente  se mezcla con el mundo. Tanto las Escrituras como la Historia atestiguan ese hecho. Y el mensaje cristiano simplemente no puede ser torcido para conformarse con la opinión del mundo. La verdad bíblica es fija y constante, no se sujeta a cambio o adaptación.

La opinión del mundo, por otro lado, está siempre en cambio constante. Los distintos modismos y filosofías cambian radicalmente y regularmente de generación en generación. La única cosa que permanece constante en el mundo es su odio por Cristo y su evangelio. Todo indica que el mundo no abrazará por mucho tiempo cualquiera de las ideologías que están actualmente en boga. Si la Historia sirve como indicador, cuando nuestros nietos se vuelvan adultos la opinión del mundo habrá sido dominada por un sistema completamente nuevo de creencias y un conjunto de valores totalmente diferente.

La generación de mañana
renunciará a todas los modismos y filosofías de hoy, pero una cosa permanecerá inmutable: hasta que el Señor vuelva, sea cual que sea la ideología que gane popularidad en el mundo, ella será tan hostil a las verdades bíblicas como lo fueron todas las precedentes.

Autor:  John MacArthur



Semana del 29 de Abril al 5 de Mayo de 2012
La Iglesia frente al Mundo  (I)                     John MacArthur

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (1Juan 3.13)

¿Porque los evangélicos intentan tan desesperadamente cortejar el favor del mundo?


Las iglesias planean sus cultos de adoración para servir a los “sin-iglesia”. Los productores cristianos imitan al artista del momento en términos de música y entretenimiento. Los predicadores se sienten aterrados de que la ofensa del evangelio pueda hacer a alguien volverse contra ellos; entonces deliberadamente omiten partes del mensaje que pueda desagradar al mundo.

El movimiento evangélico parece haber sido saboteado por legiones de falsos especialistas mundanos que están empeñados en intentar hacer lo mejor que pueden para convencer el mundo de que la iglesia puede ser tan inclusiva, pluralista y de mente abierta en cuanto a más políticamente correcta.

La búsqueda de la aprobación del mundo es nada más, y nada menos que adulterio espiritual. En la verdad, es decir, precisamente la imagen que el apóstol Santiago usó para describirla. Él escribió, “Infieles [NKN: "adúlteros y adúlteras"], ¿no comprendéis que la amistad del mundo es enemiga de Dios? Aquel, pues, que quisiera ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4.4).
Existe y siempre existió una incompatibilidad fundamental, irreconciliable entre la iglesia y el mundo.

El pensamiento cristiano es totalmente desarmónico con todas las filosofías de la Historia. La fe genuina en Cristo implica  una negación de todo valor mundano. La verdad bíblica contradice todas las religiones del mundo.

El propio Cristianismo es, por lo tanto, virtualmente contrario a todo lo que este mundo admira. Jesús dijo a sus discípulos, “Si el mundo os odia, sabed que primero me odió a mí. Si vosotros fuéseis del mundo, el mundo amaría lo que era suyo; sin embargo, no sois del mundo, por el contrario, yo os escogí de entre los que son del mundo, por eso, el mundo os odia” (Juan 15.18,19).

Observe que nuestro Señor consideró como correcto que el mundo despreciaría la iglesia. Lejos de enseñar a sus discípulos que se intentara  ganar el favor del mundo, reinventando el evangelio para adecuarlo a sus preferencias, Jesús expresamente advirtió que la búsqueda de las aclamaciones mundanas es una característica de los falsos profetas: “Ay de vosotros, cuando todos hablen bien de vosotros’ Porque así procedieron sus padres con los falsos profetas” (Lucas 6:26).

Autor:  John MacArthur


Semana del 15 al 21 de Abril de 2012
La Iglesia frente al Mundo                          Cristianismo histórico

1Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

La realidad nos muestra que dentro de la iglesia hay personas naturales no regeneradas.
A ese grupo de personas la Biblia las reconoce como religiosas, “buenos” religiosos sí; pero hombres y mujeres no regenerados; los cuales aunque están todo el tiempo dentro de la iglesia van rumbo al infierno.
Este grupo de personas está en paz con el mundo, se adaptan a sus modas y sus estilos de vida y no tienen ninguna confrontación o problema con los enemigos del Cristianismo.

En ese sentido no tienen ninguna lucha contra el pecado, y, a excepción de unas cuantas expresiones o acciones sentimentales y sobre todo algunos conocimientos bíblicos sobre Cristo, no existe ninguna evidencia real y medible, de que hayan experimentado en lo más mínimo el poder transformador del evangelio de Cristo; sus vidas están totalmente centradas en sus agendas y en sus propios intereses.
Autor: 
Cristianismo Histórico
 
Colosenses 2:20  "Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿Por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos".
Gálatas 6:14   "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo".


Semana del 8 al 14 de Abril de 2012
La resurrección de los muertos

El lugar que cedió Nicodemo para que el cuerpo del Señor estuviera 1ªCorintios 15:3     Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras 5  y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6  Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7  Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8  y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 12  Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 

13  Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.
14  Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15  Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17  y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18  Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19  Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. 20  Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21  Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22  Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 32  Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos. 53  Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54  Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56  ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58  Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.


Semana del 1 al 7 de Abril de 2012
La predicación                                                              José de Segovia

El amor a la Palabra y el celo por las almas mueve al buen predicador  “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación”
(1Corintios 1:21).

Calvino buscaba…la simplicidad de la predicación. Pensaba que el creyente ordinario encuentra ayuda en los medios ordinarios de gracia. Hablaba en francés normal, evitaba términos técnicos y usaba frases comunes.
No hacía referencias a variantes textuales o problemas de traducción, aunque sabía mucho de ello. Nunca utilizaba palabras latinas, griegas o hebreas, aunque ese era el texto que tenía delante. Y a veces se refería a otros autores, pero no los mencionaba por su nombre. ¿Por qué?

Calvino confiaba en la claridad de la Escritura. Veía la predicación no como una exhibición de erudición, sino como un modelo de estudio bíblico para todo creyente. El pueblo aprendía, así, no sólo que la Biblia responde a sus necesidades, sino que puede encontrar por sí mismo la respuesta en la Palabra de Dios.

En un tiempo de clara preeminencia de la retórica y oratoria clásica, que se consideraba sinónimo de educación superior, Calvino sacrifica su excelente formación en ese campo, para buscar la simplicidad en la exposición de la Escritura. Aunque había estudiado con los mejores maestros de latín y griego, especializándose en la retórica clásica, rompe con esta tradición que acabó oscureciendo la enseñanza de la Iglesia a lo largo de la Edad Media.

Si la Palabra de Dios está viva, debemos depender de ella para que ella haga su obra vivificadora. Y es, por lo tanto, no sólo un error, sino un auténtico pecado, confiar en lo que atraiga los oídos y los ojos en un espectáculo de entretenimiento. Si la Palabra está viva, es poderosa para dar vida. De otra manera, ¿no estaremos sucumbiendo a la tentación de desear algo más irresistible que la verdad, para reivindicar la causa de la verdad? (Denney).

La Iglesia necesita recobrar su fe en la Palabra de Dios que ha sido llamada a proclamar, y eso significa recobrar la fe en la predicación como medio escogido por Dios para comunicar su poder en medio de nuestra situación de humana desesperación. Ya que es el arma por excelencia, que Dios ha hecho poderosa para destruir fortalezas, la predicación de la Palabra, regada de abundante oración, debe ser la mayor y la más urgente prioridad para la vida de la Iglesia.

José de Segovia,    La Predicación en la Vida de Juan Calvino


Semana del 25 al 31 Marzo de 2012
Huellas en la arena                              -  Anónimo

El Señor nos sostiene y nos fortalece en los momentos difíciles

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.”  (Isaías 49:15)


Esta noche he tenido un sueño: Soñé que caminaba por la playa acompañado del Señor.

En la pantalla de la noche se proyectaban, como en una película, todos los días de mi vida. Al mirar hacia atrás vi que a cada día de mi vida proyectado en la película correspondían huellas en la arena, unas mías y otras del Señor.

Así continuamos andando hasta que todos mis días se acabaron.
Entonces paré y miré hacia atrás y reparé que en algunos lugares había sólo dos huellas... que, precisamente, coincidían con los días más difíciles de mi vida; los días de mayor angustia, de mayor miedo y de más dolor...

Pregunté entonces: "Señor, Tú dijiste que estarías conmigo todos los días de mi vida, he aceptado seguirte y vivir contigo. ¿Por qué me has dejado solo justo en los peores momentos de mi existencia?" El Señor me respondió: "Hijo mío, yo te amo y te prometí que estaría contigo durante todos los días de tu vida, que no te dejaría solo ni siquiera un instante, y así ha sido, no te he dejado...

Los días en los que has visto sólo dos huellas en la arena, esos días tan difíciles y amargos para ti, son los días en que te llevaba en mis brazos"

Autor anónimo  


Semana del 18 al 24 Marzo de 2012
Confianza en Dios

La persona amiga que estrecha nuestra mano inspira confianza

“No os afanéis por el día de mañana…
Basta a cada día su propio mal”  (Mateo 6:34)

 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.  (Isaías 26:3)

“Vive el presente
Dios te lo da, es tuyo,

Vívelo en Él.

El mañana es de Dios,
No te pertenece.

 No eches sobre el mañana
Las preocupaciones de hoy.

El mañana pertenece a Dios:
Confíaselo a Él.

El presente es como una frágil pasarela.
Si lo cargas con tristezas del pasado,

Con inquietudes del mañana,
La pasarela cederá y perderás pie.

 ¿El pasado? Dios lo perdona.
¿El futuro? Dios lo da.

Vive el presente en comunión con él.” 

 (Texto escrito por una cristiana que fue asesinada
en Argelia el 10 de Noviembre de 1995)

"llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad.  Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo"  (Hechos 5:40-42)

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)


Semana del 11 al 17 Marzo de 2012
Salud familiar y Comunicación

Los padres deben luchar y conseguir que la familia se comunique Es imposible no comunicarse, pero podemos hacerlo deficientemente.”

Veo la comunicación como un enorme paraguas que cubre y afecta todo lo que ocurre entre los seres humanos.

Al llegar el ser humano a esta tierra, la comunicación se convierte en el mayor y singular factor que determina el tipo de relaciones que él establece con otros y de lo que le sucede a él en el mundo que lo rodea.

Virginia Satir

La comunicación está relacionada
con la expresión y la recepción de información verbal y no-verbal entre los miembros de la familia. Ello incluye habilidades (y debilidades) en las pautas de intercambio de información en el seno del sistema familiar.

Y es que cuando las familias funcionan de un modo saludable y se envían mensajes, cada uno sabe de un modo positivo cuáles son los matices sutiles y obvios de la comunicación. Eso significa que los mensajes se captan bien: tal como son dirigidos, en el marco de un apoyo, una comprensión y una empatía compartida. No se está produciendo una competición para ver quien queda por encima de los demás o quien castiga a los otros con el silencio.

Los mensajes en las familias fuertes son enviados de una manera sensible, empática y afectuosa y encontramos que hay denominadores comunes:
·Los mensajes son claros y congruentes (no ambiguos e impredecibles).
·La comunicación es fluida.


·Además gozan estas familias saludables de una eficaz capacidad de expresar realmente lo que sienten con precisión, y a la vez, una sutil capacidad de dialogar sin enzarzarse en discusiones (lo que no significa que éstas estén siempre ausentes).

·Suelen estar más abiertas a hablar para solucionar los problemas que a callar cuando los conflictos se han hecho más patentes. En esta dirección hay una búsqueda evidente de soluciones para los problemas. Tienen sus discusiones pero están más inclinadas a evitarlas mediante  la misma palabra. 

Estas familias saludables están de acuerdo en que la comunicación fortalece a las familias. Es más, el factor más importante en un buen matrimonio es la buena comunicación . Aunque el dinero, el sexo u otros asuntos pueden ser el tema de discusiones acaloradas, de insatisfacciones matrimoniales y aun de separación, la falta de habilidad que tenga una pareja en comunicarse y encontrar una solución es la raíz del problema.

Ahora bien, la buena comunicación es el arte de enviar y recibir un mensaje claro. Continuamente estamos enviando mensajes a otros y recibiéndolos de otros. Aun cuando no hablemos ni escribamos estamos enviando un mensaje, que dice que queremos una separación de la otra persona.  Es imposible no comunicarse , pero podemos hacerlo deficientemente.

Como miembros de una familia consideremos primero cómo enviar un mensaje claro . Las palabras que usemos, la forma en que las digamos y nuestro lenguaje corporal, se sumarán hasta formar el mensaje total que será enviado a alguien. Los expertos en comunicación han demostrado que sólo el siete por ciento de nuestro mensaje es transmitido por las palabras que decimos. El treinta y cinco por ciento proviene de nuestro tono de voz y el cincuenta y ocho por ciento restante es enviado por nuestro cuerpo (a través de los ojos, expresiones faciales o el simple encogimiento de hombros).
Así que comunicamos:

·7% por las palabras que decimos

·35% por el tono de voz

·58% por el lenguaje corporal

 Por Marcos Zapata  © Protestante Digital 2012


Semana del 4 al 10 Marzo de 2012
El premio a la mayor mentira                  Jaime Fernández Garrido

La mentira se inventa y conduce al engaño

Es curioso, pero la verdad existe por sí misma, la mentira siempre tiene que inventarse.

Un hombre encontró a unos niños jugando con un perro pequeñito. Cuando les preguntó a qué jugaban, ellos le dijeron: “Estamos contando mentiras, y el que diga la mayor, se queda con el cachorro”.
El hombre les riñó: “Yo de pequeño no contaba mentiras, ni andaba perdiendo el tiempo en tonterías”.  Los niños le dieron inmediatamente el perrito a él. “Esa es la mayor mentira que nadie dijo hasta ahora” le dijeron.

¿Las has escuchado alguna vez? Son mentiras que todos dicen. En determinadas circunstancias parece como si nadie fuese capaz de controlarse, y acabar creyendo que…

-
Mañana sin falta lo hago. - Este año sí que me pongo a estudiar. - Quedamos sólo un momento y nos vamos. - Justo te iba a llamar ahora. - Por mi madre que nunca más vuelvo a beber.  - El profesor me tiene manía. - ¿Yo te debo? Ni me acordaba. - Pasé el semáforo en amarillo, seguro. - Ponlo tú que mañana te lo pago. - Te aseguro por mi vida, que ya te lo mandé - No, no; yo te llamo. - Ayer estaba enfermo. - A partir de la próxima semana dejo de fumar. - Se me perdió tu teléfono. - Se cayó solo y se rompió. - ¡Sí, sí¡ Yo voy....... Seguro.... - No te preocupes, jamás se lo contaré a nadie. - El lunes empiezo la dieta. - Te estuve llamando, pero comunicaba. - Llámame en cinco minutos que estoy en una reunión.- Te querré siempre. - No, ahora no está en casa.

Es curioso, pero la verdad existe por sí misma, la mentira siempre tiene que inventarse.
 

Puede que nos “merezcamos” muchos premios por mentirosos, pero desgraciadamente esos premios tienen mucho que ver con la vergüenza, la frustración, la infidelidad, la amargura y el miedo. Si quieres ganarte alguno de estos premios, no te preocupes y sigue mintiendo, tarde o temprano vas a tenerlos todos.


Si prefieres dar tu lealtad a los que te rodean, y que ellos vivan confiando en ti, es hora de dejar de buscar excusas y ser coherente
.  Es hora de defender la verdad y vivir sin miedo. Es lo único que puede hacer que nuestro mundo sea diferente, que pueda ser un poco mejor.
Por  Jaime Fernández Garrido



Semana del 26 de Febrero al 3 de Marzo de 2012
Pecados de niños y jóvenes   IX                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas He mencionado algunas iniquidades juveniles, pero no creas que estas son todas.

¡No! Cada pecado al que es propenso nuestra naturaleza caída ha aparecido no meramente en aquellos quienes, por sus años, maduraron cargando su culpabilidad, sino también en aquellos que apenas empezaban la jornada de la vida. Y sin enumerar los crímenes más oscuros de la multitud que vive en iniquidad, 
¿Dónde, mi joven amigo, está el corazón juvenil que nunca ha sentido aflorar las emociones de esas pasiones infernales: orgullo, envidia, malicia o venganza? ¿Dónde está la lengua juvenil que nunca ha dicho una palabra profana, libertina o al menos cruel o calumniadora?

¿Dónde está el joven, que posee los formulismos de la piedad que nunca se ha burlado de Dios "con los sonidos lamentables de una lengua irreflexiva"? ¿Dónde está el oído juvenil que nunca se ha abierto para beber en el placer de las conversaciones del superficial y el necio? ¿y dónde el ojo juvenil que nunca ha tenido una mirada orgullosa, airada, desvergonzada o insultante? ¿Eres tú tal persona?

¿Puedes apelar al que escudriña los corazones y basar tu esperanza eterna en el éxito de la apelación de que el amor -amor puro para con Dios y el hombre siempre ha morado en tu corazón? ¿Que ninguna emoción de resentimiento, envidia o crueldad jamás ha morado allí? ¿Que una ley de benignidad constante siempre ha gobernado tu boca? ¿Que tus ojos han destilado sólo humildad, ternura y bondad? ¿Que tu oído nunca escuchó con placer acerca de la vergüenza de tu hermano? ¿Puedes hacer esta apelación?


El peligro acecha a la juventud descaminada del Señor EFESIOS 5:1 "Sed, pues, imitadores de Dios.. 3 Pero fornicación y toda inmundicia,…, como conviene a santos; 4  ni palabras deshonestas, ni necedades,… 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12  porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. 14  Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.
15  Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16  aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17  Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18  No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu."
Por J.G. Pike   (1784-1854


Semana del 19 al 25 de Febrero de 2012
Pecados de niños y jóvenes  VIII                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas

No interpretes que quiero insinuar que el cristiano debe ser un esclavo de la melancolía.

 ¡Al contrario! Ninguno tiene mayor razón para estar alegre que el que asegura su entrada al cielo. Pero tremenda es la diferencia entre la alegría inocente y el gozo humilde del cristiano y los placeres vanos de un mundo necio.

El que es verdaderamente cristiano tiene sus
deleites, aunque sabe que no hay aquí lugar para una jovialidad superficial. Deja que responda ahora tu conciencia, como estando en la presencia de Dios: 

¿Has atesorado en tu corazón un amor por los placeres mundanos y sensuales? Aun si tu situación te ha impedido seguir libremente los deleites de la carne, ¿has abrigado dentro de ti un amor por ellos? Si así ha sido, aunque no hayas tenido la oportunidad de darte tus gustos mundanos en más de un mes o un año, sigues siendo a los ojos de Dios un amante de los placeres igual que si hubieras dedicado a ellos todo tu tiempo ...

El Apóstol Pablo, cuando enumeró algunos de los pecados de la humanidad, concluye la terrible lista con el hecho de que también se complacen con los que las practican (Romanos. 1:32).
Esto, aunque uno de los peores, es uno de los más comunes y abunda mucho más entre la juventud que entre otros. Los jóvenes son con frecuencia los tentadores y destructores unos de otros. Los lascivos y profanos tientan a otros a serio también. Los irreflexivos y [los adictos a la vida social] persuaden a otros a imitar su superficialidad y sus locuras.

El peligro acecha a la juventud descaminada del Señor
¡Como si no fuera suficiente tener que rendir cuentas por sus propios pecados, muchos son partícipes de los pecados de otros! Y, como si esto no fuera bastante para arruinar sus propias almas, muchos caen en la culpa de ayudar a destruir con esto a sus compañeros y amigos.

¿Nunca has llevado a otros a pecar? Quizá algunos, que ahora están perdidos para siempre, se estén lamentando en total oscuridad y desesperación la hora fatal cuando te conocieron. ¿Ha aprendido de ti alguno a jugar con el evangelio?
¿A desperdiciar sus años dorados de gracia? ¿A rechazar a su Dios y elegir la perdición? Si no por palabras, quizá por algún ejemplo despreocupado e irreligioso, le has enseñado estas atroces lecciones.
Por J.G. Pike   (1784-1854


Semana del 12 al 18 de Febrero de 2012
Pecados de niños y jóvenes  VII                 J.G. Pike  (1784-1854)

El alcohol y les drogues conducen al hombre hacia el mal físico i espiritual

Un amor desmedido por el placer sensual y las alegrías mundanas es otro pecado muy común de los jóvenes.

EFESIOS 5:1 "Sed, pues, imitadores de Dios.. 3 Pero fornicación y toda inmundicia,…, como conviene a santos; 4  ni palabras deshonestas, ni necedades,… 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;     
12  porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. 14  Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. 15  Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16  aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17  Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18  No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu."

La Palabra de Dios describe a los que viven entregados a los placeres como viviendo estando muertos
(1ª Tim.5:6)
 y los cataloga con los malvados más abominables, los que
"son amadores de los deleites más que de Dios" (2ªTimoteo 3:4).

Aunque tales son las declaraciones del Señor, el placer es el objetivo de miles de jóvenes. Algunos lo buscan en las sendas grotescas y embrutecedoras de las borracheras, dando rienda suelta a sus bajas pasiones. Los juegos de azar, el baile, las carréras de caballo, las salas de fiestas, los parques de diversiones y las veladas (2) son los escenarios de su mayor felicidad.

Joven, ¿abrigas en tu corazón este amor por los placeres mundanos? Quizá no te hayas dado a excesos escandalosos y vergonzosos, pero, ¿has amado más los placeres mundanos que a Dios y el evangelio? De ser así, lamentablemente llevas la terrible marca de ser un hijo de destrucción: eres amante de los placeres más que de Dios.

¿Has estado presente en ambientes de diversiones pecaminosas y festividades culposas? ¿Has ansiado, como lo han ansiado otros, esos deleites sensuales que más se adaptan a tus gustos? Y, mientras has amado así a este mundo, te has olvidado de lo que vendrá? ¿Acaso has estado más contento con alguna diversión barata o con un juguete titilante que con las bendiciones que hay en el evangelio? ¿Y has sido más entusiasta por un día de placer prometido que por asegurar una eternidad de sano gozo celestial?

El peligro acecha a la juventud descaminada del Señor (2)  velada - la noche antes de un festival: en este uso, velada se refiere principalmente a la regla de la iglesia primitiva de que ciertos días festivos debían ser precedidos por cultos que duraban toda la noche.

Cuando esta regla dejó de existir, la vigilia continuó como excusa para realizar festividades nocturnas. El significado de la palabra velada se amplió para referirse no sólo a la noche anterior sino al día festivo en sí ya la duración de las festividades
.

Por J.G. Pike   (1784-1854


Semana del 5 al 11 de Febrero de 2012
Pecados de niños y jóvenes  VI                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas

El descuido intencionado del alma y la eternidad  es otro pecado común de la juventud.

 
"Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos
 deslicemos"  (Hebreos 2:1).
Los jóvenes dan por sentado que vivirán una vida larga y entristecen al Espíritu Santo al demorar su atención a una cosa que es seguro que necesitan (Lucas. 10:42). Confían en su juventud.                                             
Dios desaprueba esta necedad y dice:
"No te jactes del día de mañana; porque no sabes qué dará de sí el día" 
(
Provs. 27:1). Pocos son los que prestan atención a esta advertencia. En cambio, se engañan pensando que vivirán muchos años y ven  la enfermedad, muerte y el juicio como algo muy lejano. Por lo tanto, descuidan el alma y creen que no necesitan el evangelio o por lo menos que no les es útil. El santo Dios los llama en su Palabra.

El creyente que se siente bendecido da Gloria a Dios El Salvador crucificado les ruega que acudan a Él: "Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan" (Provs. 8:17).

Los ministros del evangelio los aconsejan. Otros oran por ellos y derraman lágrimas por ellos, no obstante, muchos persisten en seguir sus propios caminos. Sea lo que fuere que hagan
,
“no recuerdan a su Creador en los días de su juventud” (Eclesiastés. 12:1).

Mi joven amigo, ¿ha sido éste tu pecado y tu locura? Ay, si lo ha sido, ¡recuerda cuántas maneras existen de partir de este mundo! ¡Cuántas enfermedades para acortar tus días! Dios da tiempo suficiente para asegurarte tu salvación, pero no te creas que te da tiempo de sobra.
Por  J.G. Pike (1784-1854)


Semana del 29 de Enero al 4 de Febrero de 2012
Pecados de niños y jóvenes  V                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas

Otro pecado, no único a la juventud, pero muy común en ella, es perder el tiempo que es tan precioso.

La Palabra de Dios nos recuerda que "el tiempo es corto" (1 Corintios 7:29).    
y nos ordena redimirlo
 (Efesios 5:16;  Colosenses  4:5).   
El valor del tiempo sobrepasa nuestro entendimiento y nuestra capacidad de expresarlo. El tiempo nos es dado a fin de prepararnos para la eternidad. Pero, ¡ay, qué pecado es el modo en que se desperdician las horas! Muchos jóvenes actúan como si creyeran que tienen tanto tiempo por delante que se pueden dar el lujo de desperdiciarlo, cuando quizá su juventud desperdiciada es su todo: todo el tiempo que tendrán para prepararse para la eternidad, todo el que tendrán para "escapar del infierno, y volar al cielo.

Las novelas, teveos y otras revistas, sólo distraen y sirven para olvidarnos de lo que aprovecha al alma Una de las peores y más comunes maneras de desperdiciar el tiempo es invirtiéndolo en romances, obras de teatro y novelas. Las novelas (o prensa amarilla)  son el veneno de esta era. Aun las mejores de ellas tienden a debilitar y arruinar la mente. Muchas de ellas promueven instintos bajos e innobles en la juventud y los inocentes.        

Pero, aun si estuvieran libres de todos los demás cargos de maldad, es muy  serio y lamentable el hecho de que desperdicien ese tiempo del que hay que rendir cuentas ante el Dios del cielo.

Deja que lo admiradores
ilusorios defiendan la lectura de novelas, si es que se atreven a defenderla ante el Juez digno y eterno. Si lees novelas, piensa la próxima vez que tomas una novela en tus manos: "¿Cómo responderé ante un Juez tremendo por el tiempo ocupado en esto? Cuando me diga: Te di tantos años en el mundo aquel para prepararte para la eternidad. ¿Conversaste devotamente con tu Dios? ¿Estudiaste su Palabra? ¿Te ocupaste de las obligaciones de la vida esforzándote por superarte aun en tus horas libres?


Entonces, tendré que responder: ¡Señor, usé mi tiempo de otra manera! Las novelas y los romances ocuparon el tiempo libre de mis días, y, ¡ay, descuidé mi Biblia, mi Dios y mi alma! De este modo, y muchos otros, se desaprovecha esa bendición tan preciosa que es el tiempo. ¿No te hace acordar la conciencia las muchas horas libres? ¿Horas que, aunque sin pensar malgastas, pronto valdrán para ti más que montañas de oro o perlas?    
Por  J.G. Pike (1784-1854)


Semana del 22 al 28 de Enero de 2012
Pecados de niños y jóvenes   IV                 J.G. Pike  (1784-1854)

Otro pecado común de la juventud es la desobediencia a los padres.

"Honra a tu padre y a tu madre... para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra"
(Efesios. 6:2-3).

Este es el mandamiento divino. Hay, es cierto, un caso en que los padres no deben ser obedecidos:
cuando sus instrucciones y deseos se oponen a los de Dios.
 

"Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres"
(Hechos. 5:29), y amar al Redentor más que a los padres mismos. Por lo general, los padres son los amigos más tiernos, y los padres piadosos están entre los guías más seguros que los jóvenes faltos de experiencia pueden tener para llevarlos a los pies de Dios.


Tus intereses son los de ellos. Tu bienestar la felicidad de ellos. Pero, ¡ay! ¿Ha sido su ternura correspondida como se merece? ¿Quiénes, mi joven amigo, merecen más tu obediencia y afecto que los que te dieron vida y te han cuidado en tu infancia indefensa? El padre, cuyos años han sido invertidos en satisfacer tus necesidades, la madre que te dio pecho y te cuidó todos tus primeros días:
¿Han recibido ellos de ti esta obediencia y este afecto?

En la familia deben educarse los hijos en el temor de Dios Quizá me esté dirigiendo a alguien cuya desobediencia y crueldad han hecho sufrir a sus cariñosos y piadosos padres, llenándolos de tristeza en lugar de alegría. El anhelo de ellos ha sido verte andar en el camino de Dios.

Para esto te han llevado a la casa del Señor. Para esto sus oraciones han subido a lo Alto en público y en privado. Para esto han sido sus primeras enseñanzas y sus admoniciones posteriores, te han advertido con respecto al fin principal de la vida, como el único asunto que debiera interesarte, más que ningún otro, y ocupar tu corazón por completo.

Y ahora te ven negligente de Dios y el evangelio.

Lloran en secreto porque el hijo que aman es aún un hijo de Satanás. ¡Ay! Joven o señorita, si este es tu caso, Dios te juzgará por abusar de los preciosos privilegios y descuidar la enseñanza de tus padres. Las oraciones, las lágrimas y las exhortaciones de tus padres serán terribles testigos contra ti. No creas que por ser afectuoso y amable con ellos atenuarás en algún grado los sufrimientos de padres realmente piadosos. No. Seguirán llorando ante el pensamiento de que el hijo afectuoso que tanto aman no es Un hijo de Dios. Les dolerá profundamente considerar lo cercano que estás a una destrucción sin fin y cuán pronto te tienen que decir adiós para siempre, cuando van a su descanso donde no tienen esperanza de verte.

¡Ay! Mi joven amigo, si desprecias al evangelio tus padres piadosos partirán, diciendo

con tristeza a la hora de su muerte: “Hijo amado nuestro, no te veremos más. Porque en nuestro Dios no has confiado como tu Dios, a nuestro Salvador no has buscado como tu Salvador. ¡El cielo al cual vamos es un descanso al cual no tienes derecho y en el cual, muriendo como estás, no puedes entrar! Sí, con amargura llorarán al pensar que a pesar de todo lo que es hermoso a la vista de ellos, no hay nada en ti que sea hermoso ante los ojos de Dios. Todo lo que valoran tanto en ti pronto será enterrado en las profundidades del infierno. 
Por  J.G. Pike (1784-1854)

Semana del 15 al 21 de Enero de 2012
Pecados de niños y jóvenes  III                  J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas Uno de los tipos de orgullo más común y más dañino es el que llamo el orgullo del fariseísmo.

Nuestro Señor, en la parábola del fariseo y el publicano, da una descripción impresionante de este pecado. El fariseo alardeaba de que no era como los demás; que él cumplía los deberes que los otros no cumplían.

En este fundamento arenoso parece  haberse levantado su esperanza de la eternidad.
Nada que pudiera parecerse a la humildad entró en su corazón, sino que se acercó a Dios con el orgullo de su imaginada virtud. 

Éste es exactamente el espíritu de miles en la actualidad. Y donde los jóvenes han sido frenados de francas inmoralidades, ¡qué común es verlo entre ellos! Se dice, respecto a ellos: "¡No son como tantos jóvenes inmorales a su alrededor! No se han dado a profanaciones y mentiras, a las borracheras o la deshonestidad; en cambio, han sido amables y conscientes de sus deberes, tiernos y atentos, tienen un corazón bueno y son jóvenes buenos".

La hipocresía y el orgullo aborrece el Señor Quizá hayan vivido toda su vida sin importarles Dios ni sus almas, pero esto no lo tienen en cuenta.

Otros los elogian, y están dispuestos a creer estos elogios.

Se halagan a sí mismos con sus virtudes imaginarias y se creen muy buenas personas.
Se sienten orgullosos de lo buenos que son y marchan adelante para luego descubrir que Dios ve en ellos diez mil crímenes y aborrece más que cualquier otra cosa el orgullo del fariseísmo en una criatura contaminada por iniquidades diarias.
Por  J.G. Pike (1784-1854)


Semana del 8 al 14 de Enero de 2012
Confiando en el Señor  -  2012
El camino del Señor es amor paz y santidad
El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que
lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?...

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito:

Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó...
.... Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro  (Romanos 8:32-39).

Porque el Dios nuestro no es hombre, en Él pongamos nuestra confianza.
Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene del Señor, Que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. El Señor  es tu guardador; el Señor es tu sombra a tu mano derecha. El Señor  te guardará de todo mal; El guardará tu alma.

El Señor guardará tu salida y tu entrada  Desde ahora y para siempre.  (Salmo 121).
Confía en el Señor, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en el Señor, Y Él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino, Y confía en Él; y Él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía  (Salmo 37:3-6).


Año 2011
                       
FECHA ÍNDICE DEL TEMA DE LA REFLEXIÓN
164 18 Dic.2011 Yo soy la luz del mundo
163 11 Dic.2011 Nadie conoce el dia ni la hora                Serafín de Ausejo
162 4 Dicb.2011 Pecados de niños y jóvenes     I I          J.G.Pike   /1784-1854)
161 27 Nov2011 Pecados de niños y jóvenes      I           J.G.Pike   /1784-1854)
160 20 Nov2011 El padre que necesitamos.                    José de Segovia
159 13 Nov2011 Jean Harlow y la ciencia cristiana.      Jaime Fernández   P.D.2011
158  6 Nov.2011 La hormiga y el saltamontes
157 30 Oct.2011 Cómo matar a tu Iglesia...
156 23 Oct.2011 Testimonio de una familia cristiana a la muerte de la esposa y la madre
155 16 Oct.2011 Una Piel amiga  (2)                                   Jaime Fernández Garrido  P.D.2011
154  9 Oct.2011 Una Piel amiga  (1)                                   Jaime Fernández Garrido  P.D.2011
153  2 Oct.2011 Iran: Un Pastor evangélico puede ser ejecutado hoy por no volver al Islam
152 25 Set.2011 Para que nunca olvides                                         Yolanda Tamayo     P.D.2011
151 18 Set.2011 La maestra sin cerebro                                         Editorial La Buena semilla
150 11Set. 2011 La lección del leproso. Testimonio de un joven misionero.  Ed. La Buena semilla
149  4 Set. 2011 Como reflexión.- De Dirk y Loida: Carta de petición de ayuda para Sang y Awa
148 7Agost 2011 La paciencia (III)                                            Por Calithos
147 31Julio2011 La paciencia  (II)                                            Por Calithos
146 24Julio2011 La paciencia   (I)                                             Por Calithos
145 17Julio2011 Sé perdonador                                                 Publicado por  Calithos
144 10Julio2011 Carta dolida por admiración rota (II)             Por Isabel Pavón
143  3Julio 2011 Carta dolida por admiración rota (I)              Por Isabel Pavón
142 26 Jun.2011 ¿Quieres ser como Bach?
141 19 Jun.2011 Catecismo de Heidelberg.  Del  Santo bautismo
140 12 Jun.2011 La sociedad actual ha convertido el sexo en un ídolo (III).  José de Segovia
139  5 Jun. 2011 La sociedad actual ha convertido el sexo en un ídolo  (II).  José de Segovia
138 29May2011 La sociedad actual ha convertido el sexo en un ídolo.  José de Segovia
137 22May2011 Creados para buscar a Dios, sugiere la Ciencia  II
136 15May2011 Creados para buscar a Dios, sugiere la Ciencia   I  Fuentes :Tendencias21 
135  8May 2011 Los sonidos del silencio               Por Jaime Fernández
134  1Mayo 011 Einstein y Severo Ochoa             Por  Jaime Fernández
133 24 Abr.2011 Creo en la resurrección de los muertos
132 17 Abr.2011 Pequeñas cosas                            Por Calithos
131 10 Abr.2011 ¿En qué epejo nos miramos?     Lidia Martín  P.D. 2011
130   3 Abr.2011 La Gloria es para Dios  VII-     Por Charles R. Swindoll
129 27 Mar.2011 La Gloria es para Dios  -VI-     Por Charles R. Swindoll
128 20 Mar.2011 La Gloria es para Dios  - V-     Por Charles R. Swindoll
127 13 Mar.2011 La Gloria es para Dios  -IV-     Por Charles R. Swindoll
126   6 Mar.2011 La Gloria es para Dios  -III-     Por Oswald Sanders 
125 27 Feb.2011 La Gloria es para Dios   -II-     Por Charles R. Swindoll
124 20 Feb.2011 La Gloria es para Dios    -I-     Por Charles R. Swindoll
123 13 Feb.2011 Sólo a Dios sea la Gloria          Por el Dr. Bruce McDowell
122   6 Feb.2011 El desafío a cambiar.                Por Jaime Fernáncdez Garrido
121 30 Ene.2011 Ser enseñable: "El que tiene oidos para oir, oiga".    Por Margarita Burt
120 23 Ene.2011 Historia del Himno de la Reforma.   Por Mónica Tapia Etazo
119 16 Ene.2011 Seguridad, certeza y gozo de la salvación (XIII) por Ediciones bíblicas
118 09 Ene.2011 Los precursores de la Reforma.  Jerónimo Savonarola    (Siglo XV). Luisa Jeter
117 02 Ene.2011 Seguridad, certeza y gozo de la salvación (XII) por Ediciones bíblicas





Semana del 18 al 24 de Diciembre de 2011
Yo soy la luz del mundo

El sol que ilumina el mundo. Jesús es la luz del mundo
El Sol que da luz al mundo.
Jesús, Es la luz del mundo.

En la fiesta de los tabernáculos en Jerusalén, donde nuestro Salvador se presentó a sí mismo como el agua de vida”, invitando a los hombres a venir  Él y beber; donde se proclamó como el Hijo, que haría a los hombres "verdaderamente libres; allí también se presentó como la luz del mundo.

Otra vez Jesús les habló, diciendo:
Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida"  (Juan. 8:12).

¡Osada declaración, sin duda! No es extraño que la gente quedara asombrada de su doctrina y confesaran que Él no hablaba como los escribas y fariseos, sino con autoridad. Una persona muy atrevida podrá decir, a lo sumo, que es capaz de traer alguna luz en la oscuridad de este mundo, o que puede indicar dónde está la luz. Pero el Señor no dice que puede dar alguna luz, o que puede instruir a la gente para que se ilumine a sí misma, sino que Él es la luz.

Y no proclama que
Él sea "una" luz entre otras, sino que Él es La luz, la única luz, fuera de la cual sólo hay tinieblas.
Insistió, además, que no era la luz solamente para algunos departamentos o esferas de la vida, sino la luz del mundo en su totalidad.
Y
promete incondicionalmente a los que le sigan que
no andarán en tinieblas, mas tendrán la luz de la vida”.


Es claro, pues,
que cualquiera que venga a Jesús, tiene que llegar a Él y seguirle como la luz del mundo.  



Semana del 11 al 17 de Diciembre de 2011
Nadie conoce el dia ni la hora                   Serafín de Ausejo

Cómo imaginar ese dia venturoso que nos trae dulce paz

"Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán".
(1ª Tesalonicenses 5:1-3)

«Si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora iba a llegar el ladrón, no le habría dejado perforar las paredes de su casa» (Lc. 12:39). Pero ya se sabe que un ladrón llega siempre cuando menos se le espera. Así sucederá con el advenimiento de Cristo. Sobre el momento en que se producirá el fin sólo sabemos una cosa con certeza, que por desgracia es tal que fácilmente se olvida: sabemos, sin necesidad de que se nos explique nada más, que el Señor llegará de repente, cuando menos se le espere. Nadie sabe cuándo, pero puede llegar cualquier día. Toda nuestra certeza es ésta: la hora es incierta. Hemos de ser conscientes de esta incertidumbre y tomarla en serio.

El día del Señor caerá de repente, con todo su horror, sobre aquellos que viven despreocupados, en paz y seguridad. Caerá de repente sobre ellos como una gran calamidad, como un gran dolor. El Hijo del hombre vendrá cuando todos estén ocupados, como en los días de Noé, que «todos comían y bebían, tomaban marido, tomaban mujer...», y como en los días de Lot, que «comían y bebían, compraban y vendían, plantaban y edificaban...» (cf. Lc. 17:26-30)

Les sucederá a muchos lo que a aquel insensato que se decía a sí mismo: «Alma mía, ya tienes muchos bienes almacenados para muchos años; ahora descansa, come, bebe y pasarlo bien» (Lc. 12:16-20). Se nos advierte del peligro que representa vivir despreocupados, «en paz», y acostarnos con «seguridad». La incertidumbre incluye una gracia: la llamada a estar siempre preparados. La incertidumbre nos aconseja estar siempre preparados.    
Serafín de Ausejo

Semana del 4 al 10 de Diciembre de 2011
Pecados de niños y jóvenes  II                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas

Entre las iniquidades prevalecientes de la juventud podemos mencionar el orgullo.

Este es un pecado que tienen en común todas las
edades, pero con frecuencia infecta particularmente a los jóvenes. Dios lo aborrece. "Al altivo mira de lejos" (Sal. l38:6)
"Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes" (Santiago 4:6). "Abominación es a Jehová todo altivo de corazón" (Prov. 16:5). Aborrece a "todo altivo de corazón" (Prov. 6:16-17).  "Altivez de ojos, y orgullo de corazón... son pecado" (Prov. 21:4). Dios reprende a los orgullosos (Sal. 119:21). El orgullo es el padre de muchos otros males. Se presenta en miles de maneras; no obstante, a menos que sea sometido por el evangelio, lo encontramos en el palacio y en la choza. Lo vemos demostrado en el carácter del hijo pródigo (Luc. 15:19). ¿Acaso este pecado, que Dios tanto aborrece, no ha entrado sigilosamente en tu corazón? Quizá te ha hecho altanero, cuando debieras ser humilde; obstinado, cuando debieras ser complaciente; vengativo, cuando debieras ser perdonador. Te pareció que demostrabas fuerza de carácter cuando reaccionabas ante una injuria o un insulto, en lugar de aguantar pacientemente como lo hizo aquel a quien llamas tu Señor. Quizá te ha llenado de insatisfacción, cuando debieras haber sido totalmente sumiso. Te pareció injusto en el día de la aflicción de que tenías que sufrir tantas pruebas, y aun si no murmuraste contra Dios, ¿no sentiste el deseo de hacerlo?

El orgullo posiblemente te ha llevado a descuidar los consejos sabios: no escuchar a los que desean tu bien eterno. Vanidad de los adornos de vistes: ¿no es cierto que has pensado más en la ropa que vistes que en la salvación de tu alma inmortal? ¿No es cierto que te has preocupado más por el aspecto de una prenda de vestir o si lo que vistes está de moda, que de la vida o muerte eterna? Quizá has sido uno de esos que se pasa más tiempo mirándose al espejo que en buscar el favor de su Dios. ¡Ay! ¿Nunca te llevó el orgullo a esta auto idolatría? ¿Nunca, nunca te llenaste de vanidad porque creíste tener un rostro atractivo o un cuerpo hermoso o vigor varonil? ¡Ay! ¡Necia vanidad! ¿Nunca sucedió que le decías a la corrupción: "A la corrupción he dicho: Mi padre eres tú; a los gusanos: Mi madre y mi hermana" (Job 17:14), por más necio que fuera hacerla? "¿Dónde hay un rostro más desagradable que no fuera objeto de auto adoración al mirarse al espejo? ¿Dónde un cuerpo, aunque fuera deforme, que el espíritu caído que lo habita no lo convirtiera en una ídolo favorito?”      
Por  J.G. Pike (1784-1854)

 
Semana del 27 de Noviembre al 3 de Diciembre de 2011
Pecados de niños y jóvenes  I                 J.G. Pike  (1784-1854)

La fe en el Señor Jesús rompe todas las cadenas "De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Señor" -(Salmo 25:7).

Mi joven amigo, te ruego que me des tu atención mientras te destaco algunos de los pecados que arruinan a multitudes.

Entre estos males
, un espíritu irreflexivo e inconsiderado es uno 
de los más
comunes y más fatales entre los jóvenes. Aunque la impiedad manifiesta mata a sus miles, ésta lleva a decenas de miles a la perdición'.

Llegará el momento
cuando tendrás que considerar tus caminos. Desde tu lecho de muerte o desde el mundo eterno, tendrás que repasar tu vida. Pero como amas tu alma, no demores hasta entonces la pregunta cuya respuesta determinará tu estado eterno: "¿Qué he hecho con mi vida?" Piensa en tus años pasados. Se han ido para siempre. ¿Pero qué informe ha habido de ellos en el cielo? ¿Qué se escribió acerca de ellos en el libro de Dios? ¿Serán presentados en el juicio en tu contra? Es posible que no veas muchos crímenes flagrantes. ¿Pero no ves nada que la conciencia tiene que condenar?

¿Nada que te alarme, si fueras a presentarte en este instante ante el tribunal de tu Creador? Quizá respondas: "Es cierto, no puedo justificar todas las acciones de mis años juveniles. No obstante, lo peor que veo son los desatinos juveniles".
 Mi amigo, ¿acaso eso es lo que los llaman en el cielo? ¿No los considera tu Juez peor que eso? Siempre ha sido la costumbre de este mundo excusar el pecado y cerrar los ojos a lo aborrecible que son estas aberraciones. Pero, ten conciencia de lo que tomas tan a la ligera, tu Dios los aborrece porque son pecados: pecados, los más pequeños de los cuales, si no son perdonados, sumirán tu alma en una aflicción eterna.

"Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia" (Romanos. 1:18). Aborrece las iniquidades de la juventud al igual que la de los años maduros. Los pecados de la juventud fueron las cosas amargas que lamentó el santo Job: "¿Por qué escribes contra mí amarguras, y me haces cargo de los pecados de mi juventud?" (Job 13:26). Y fue lo que motivó la súplica devota de ser liberado: "De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Señor" (Salmo. 25:7).    
Por  J.G. Pike (1784-1854)



Semana del 20 al 26 de Noviembre de 2011
El Padre que necesitamos.-                   José de Segovia

Vivimos una generación que se ha visto devastada por el divorcio. Hijos que no pueden pensar en sus padres como alguien que va estar a su lado para siempre.

Sus promesas rotas nos hacen dudar de su fidelidad y entrega absoluta. ¿Cómo podemos confiar así en un Dios que se presenta como un Padre?  

La mayor parte
lo ve por eso como un Ser remoto e impersonal, que produce más rabia, resentimiento y rechazo, que el calor de un Padre amoroso. 

Si no han conocido la atención y la amabilidad de un padre en la tierra, ¿cómo la van a tener de un Padre que está en los cielos?

Jesús nos presenta a Dios como un Padre amante, clemente y misericordioso, que se preocupa de las cosas más pequeñas de nuestra vida
 . Tiene la amabilidad paciente de su Hijo. Ya que Él es como Jesús:
“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”
(
 Juan  14:9). Es un Padre perfecto, el único que nunca nos fallará. Aunque “fuéremos infieles, Él permanece fiel”  ( 2  Timoteo  2:13 ).

Dios es el Padre que necesitamos. En su afecto, siente nuestro dolor más profundamente que nosotros. Su presencia le da la capacidad de estar con nosotros en cada momento. Por eso podemos “echar toda nuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de nosotros” (1 Pedro 5:7) .
Su aceptación nos muestra un amor incondicional. El es un Padre que nos ama tal y como somos.

Dios no es la causa de nuestros problemas, pero los ha padecido en la persona de su Hijo. Dado como muerto, se levanta como Cyril, llevando nuestra culpa y vergüenza, para darnos el perdón. Nos abre así el camino a una vida nueva, que nos ofrece un cariño y una seguridad que va más allá del afecto que este niño pudo encontrar en Samantha. Porque en el Dios que nos revela Jesús, encontramos un Padre eterno, cuyo amor nunca nos abandona. ¡Ni siquiera la muerte nos podrá separar de Él!

 José de Segovia Barrón         (extracto del artículo: El niño de la bicicleta busca a su padre)
©Protestante Digital 2011


Semana del 13 al 19 de Noviembre de 2011
Jean Harlow y la ciencia cristiana.-      Jaime Fernández

La actriz Jean Harlow fue una de las primeras seguidoras de la llamada "ciencia cristiana", como hoy lo son entre otros el actor Tom Cruise.

Jean murió en el año 1937,
porque no quiso ser operada a tiempo, así como en la secta de los "Testigos de Jehová", los seguidores de la "ciencia cristiana" no admitían transfusiones de sangre ni trasplantes.

Hollywood siempre ha estado lleno de sectas y diferentes creencias (ahora está de moda el budismo y las religiones orientales).  Todo es un negocio más.

Muchos hacen lo que otros dicen, y una gran cantidad de jóvenes siguen lo que sus “ídolos” hacen y dicen. En cierta manera es lo más cómodo.  
Todos los dioses creados por sectas, religiones más o menos modernas y creencias varias, son ídolos que se pueden manejar, que no discuten, que no se meten en nuestra vida. 
 Creencias y dioses que sólo sirven para hacer lo que queremos

Muchas otras personas buscan una religión sólo para tener algo a qué agarrarse. Pueden aparentar muchas cosas, pero en el fondo no creen en nada. Casi puede decirse que es lo mismo no creer en nada que creer en algo o alguien que no tiene ningún valor.  La Biblia es muy clara en cuanto a las apariencias. No sirve de nada vivir en un entorno religioso o tener un vocabulario cristiano. El Señor Jesús se refirió a todas estas cosas cuando dijo. "No todo el que dice: Señor, Señor entrará en el reino de los cielos... Muchos dirán "En tu nombre hemos hecho milagros y expulsado demonios", y Yo diré, - Apartaos de mí, porque no os conozco, y todo lo que hacéis es malvado"

Fíjate en las cosas en las que la gente confía en su vida religiosa… y que no sirven para nada:
1. La doctrina y creencia adecuada: Le llaman "Señor"

2. El fervor: Le dicen "Señor" dos veces

3. El poder: Han echado fuera demonios

4. Los milagros.

Puedes tener la doctrina correcta, el fervor, el poder e incluso hacer milagros en nombre de Dios, y sin embargo estar muy lejos de Él. La clave no es ninguna de estas cosas. Lo que va a decidir tu vida espiritual y la vida eterna no es si lo que piensas es correcto, si estás trabajando mucho religiosamente hablando, o si has llegado a ser todo un "hacedor" de milagros y maravillas. Es triste, pero todo eso no sirve. Por mucha apariencia que hayas logrado reunir. Un día (¡El más triste día!) El Señor mismo dirá "No te conozco".

Y esa es precisamente la clave, la solución, el "quid" de la cuestión: ¿Conoces al Señor Jesús? ¿Es El la primera y la última realidad en tu vida? ¿En tu corazón El Señor tiene el lugar más importante? ¿El te  conoce a ti?... Más te vale que lo arregles pronto, y mientras, ¡Deja de jugar a ser religioso!

Autor: 
Jaime Fernández Garrido    ©Protestante Digital 2011


Semana del 6 al 12 de Noviembre de 2011

La hormiga y el saltamontes

Esas cruces que enseñan la muerte del Justo entre pecadores UN NIÑO DE  9  AÑOS LLAMADO MARCOS

La madre de un niño de 9 años llamado Marcos, recibió una llamada telefónica durante la tarde en su trabajo. Era la maestra de la escuela de su hijo.

“Sra. Smith, algo inusual ocurrió hoy en la clase de tercer grado. Su hijo hizo algo que me sorprendió tanto que pensé que debía saberlo inmediatamente”
“¿Y qué es?” se preguntó la madre, inquieta y nerviosa, por la llamada telefónica, ya que rara vez la llamaban del colegio.


La maestra continuó: “He estado enseñando durante muchos años y nada como esto había ocurrido hasta ahora. Esta mañana mientras enseñaba una lección de escritura creativa, les conté a los alumnos la historia de la hormiga y el saltamontes. La hormiga trabajó duro todo el verano y almacenó un montón de comida. Pero el saltamontes se dedicó a jugar durante el verano y no hizo su trabajo. Entonces… llegó el invierno. El saltamontes empezó a morirse de hambre porque no tenía comida. En su desesperación saltó a la casa de las hormigas y comenzó a mendigar. ‘Por favor, Sra. Hormiga, ustedes tienen mucha comida, por favor, déjame comer también”.

 A partir de aquí, son los niños y niñas quienes tienen que terminar el final de la historia, ese es su trabajo. Fue entonces cuando su hijo Marcos, levantó la mano y me preguntó: “Maestra, ¿puedo hacer un dibujo?”
“Bueno, sí, Marcos, si lo deseas puedes hacer un dibujo. Pero primero hay que escribir el final de la historia”.

Los trabajos fueron llegando, y como en los últimos años, la mayoría de los estudiantes contaron que la hormiga compartió su comida durante el invierno y tanto la hormiga como el saltamontes vivieron. Y como siempre, unos cuantos niños escribieron un final alternativo. “La hormiga respondió: No señor saltamontes. Usted debió haber trabajado en el verano y no lo hizo. Ahora, yo sí lo hice y tengo suficiente comida para mí”. Así que la hormiga vivió y el saltamontes murió.

Sin embargo, su hijo terminó la historia de una manera completamente diferente a cualquier otro niño. Él escribió: “Así que la hormiga le dio toda su comida al saltamontes, el saltamontes  vivió durante el invierno, pero la hormiga murió.“ 

 ¿Y él qué dibujo? –preguntó la madre sorprendida.

En la parte inferior de la página, Marcos dibujó tres cruces y escribió: “Él lo dio todo por nosotros para que podamos vivir, pero Jesús murió”.

Autor desconocido


Semana del 30 de Octubre al 5 de Noviembre de 2011
Cómo matar a tu Iglesia...

Esa acción perversa y cruel que el ser humano realiza En primer lugar; ¡No vengas! Si vienes, ¡Ven tarde! Al venir,  ven de mal humor, al salir de la iglesia, pregúntate: ¿Qué valía todo esto?

¡No aceptes nunca un cargo en la iglesia! Vale más seguir criticando a los demás. ¡Visita a las otras iglesias a cada rato para enseñarle al pastor que él no es quien te manda!
Hay que guardar la independencia.

¡Haz que el pastor gane su dinero!
¡Deja que él haga todo el trabajo!

Al acudir al templo, siéntate muy atrás, cerca de la puerta. ¡No cantes! O si cantas, ¡Canta bien destemplado! ¡No des tus contribuciones por adelantado! ¡Espera por lo menos hasta haber recibido lo que tu dinero vale! ¡No animes al pastor! Si te gusta el sermón, ¡cállate! Pues muchos pastores se perjudican por causa de la adulación. ¡No permitas que la sangre de él esté sobre tus manos! ¡Cuenta las faltas de tu pastor a todos los que te visiten! ¿Quién sabe si de otra manera ellos lo descubrirán? 

¡No traigas nunca a nadie contigo a la iglesia! No hagas nada para ganar a otros miembros nuevos; por lo menos mientras la congregación tenga tal pastor! Si hay algunos miembros animados que sirven a su iglesia y que trabajan por ella, ¡No dejes de protestar contra esa asociación exclusiva! Si tu iglesia por mala fortuna es una iglesia feliz y armoniosa, condénala por su tibieza, indiferencia y falta de celo. Cooperando como se sugiere arriba, tú matarás por seguro a tu iglesia.

EL SUEÑO DE UN PASTOR
Se dice que un pastor soñó una noche que él tiraba, en lugar del caballo, de un gran carretón cubierto con toldo. El trabajo era muy difícil y avanzaba lentamente, sobre todo cuando llegó a una parte barrosa del camino. Por fin sólo pudo hacer que el carretón avanzara unos pocos centímetros. Esto le parecía bastante raro,  creía haber visto a toda la congregación que ayudaba a empujar. Finalmente,  cuando él estaba casi agotado,  miró hacia atrás para examinar las causas de la dificultad.  Ahí se dio cuenta de que los miembros de la iglesia, no sólo habían dejado de empujar sino que se habían subido al carretón, y ahí estaban sentados, ocupados en criticar al pastor porque no tiraba del carretón con mayor rapidez. Bueno … ¿y es solamente un sueño?  

Autor anónimo



Semana del 23 al 29 de Octubre de 2011
Testimonio de una familia cristiana a la muerte de la esposa y la madre

Julia, la esposa del Pastor José Mª Martínez

Fallece Julia Vila, esposa de José Mª Martínez y madre de 

Pablo Martínez Vila

Tenía 90 años de edad (nació en 1921).  
Hace pocas semanas fue diagnosticada de un tumor maligno pancreático
. 

Ella, su esposo, y el resto de su familia, encajaron con plena consciencia el diagnóstico sin ocultarlo, y sólo se preocuparon de pasar unidos este tiempo delante del Señor a quien siempre han servido.

JULIA VILA CAMPDERRÓS
Nada mejor que las  palabras textuales de su esposo José Mª Martínez, quien tras 62 años de matrimonio, escribía en sus memorias : “Considero aquel acontecimiento (mi boda) como una de las grandes bendiciones que Dios me ha concedido, pues la abnegación, la humildad y la entrega plena de mi esposa, ajena a todo afán de lucimiento o protagonismo, prudente y discretísima siempre, contribuyeron en gran manera a que mi ministerio se viera exento de problemas que, sin duda, habría tenido si ella hubiese carecido de esas virtudes. ..Ella ha hecho posible mi máxima dedicación a las diferentes formas de ministerio en que me he ocupado. En mi caso puedo decir con el sabio autor de Proverbios:
«El que encuentra esposa encuentra el bien» (Pr. 18:22)

PALABRAS DE SU HIJO PABLO
Como ha expresado a este diario su hijo, Pablo Martínez Vila, “la vida de nuestra madre se resume con facilidad en una frase: entrega generosa al servicio de su familia y la familia de Dios”.
  Nos ha relatado cómo vivía la iglesia como una extensión de su propia familia, compartiendo con su esposo un intenso sentido de lo pastoral. “Con un carácter pacificador -probablemente nadie recuerda haber tenido una "fricción" con ella-, siendo su don más destacado el servicio: “siempre pensaba antes en el otro que en ella misma. Un servicio discreto, detrás de bastidores. Ha sido como un Efaprodito o un Timoteo contemporáneo sirviendo a las necesidades de los santos, prefiriendo siempre los segundos lugares”

 Está convencido Pablo Martínez Vila que su vida práctica “ha sido el mejor sermón que ha predicado nunca : el sermón de la hospitalidad , el cuidado del prójimo y su apoyo absoluto al ministerio y la obra de nuestro padre”. Recuerda emocionado que el impacto de su testimonio en el vecindario fue tan poderoso que 30 años después los vecinos aún preguntan cariñosamente por ella

Ahora, “en medio de una corta, muy corta, pero cruel enfermedad, ha predicado su último sermón. Ha sido el elocuente mensaje de la valentía, la fuerza de ánimo y la fe que se alza por encima de un deterioro imparable del cuerpo. Esta fuerza que viene de Dios le ha llevado a cantar y orar cada día con sus seres queridos los himnos y los pasajes más emblemáticos de su vida en emotivos momentos de culto familiar. Así fue hasta la última noche. Cuando entregó su alma al Señor estaba en su casa, rodeada de toda su familia y escuchando estas palabras suaves: `Dios te ama".

 

Semana del 16 al 22 de Octubre de 2011
Una piel amiga  (2)                   Jaime Fernández Garrido  P.D.2011

El niño necesita del cariño de su madre, o el de alguien que se lo demuestre.

… comenzó a explicarse en todas las Facultades de Medicina el concepto de “apego”.    (Salmo 63:8ª)

 
A partir de ese momento
comenzó a explicarse en todas las Facultades de Medecina el concepto de "apego".
La falta de contacto físico puede literalmente "matar" a un bebé.

Desde el dia de nuestro nacimiento necesitamos que nos abracen, que nos mimen. Necesitamos dar y expresar amor.
Abrazar es vivir y compartir vida.
El contacto físico es imprescindible para cualquier persona.  Desde que nacemos hasta que morimos, necesitamos el “toque” de las personas a quienes queremos. Lo más impresionante es que a lo largo de la historia hemos llegado a construir un mundo lleno de máquinas, perfecto en su comodidad y sus prestaciones, pero inútil a la hora de transmitir cariño. ¡Y eso era lo más importante!

Necesitamos que se nos toque, necesitamos que los demás nos abracen y nos hablen, que se interesen por nosotros, necesitamos sentir el apego de los que nos rodean: de nuestros amigos, de nuestra familia e incluso de nuestros compañeros. Vivimos para abrazar y ayudar.  Cuando dejamos de abrazar es como si estuviésemos muertos.

Y cuando los años van pasando, la necesidad de sentir el cálido tacto de una piel amiga se hace imprescindible. Por eso lo mejor que puedes hacer por alguien que ya tiene muchos años, es abrazarlo. Quizás su vida se ha ido escapando entre noches difíciles y problemas sin sentido, y ahora reconoce lo que es más importante: el cariño sincero de un corazón agradecido.

Autores: Jaime Fernández Garrido   ©Protestante Digital 2011



Semana del 9 al 15 de Octubre de 2011
Una piel amiga  (1)                   Jaime Fernández Garrido  P.D.2011

El niño necesita del cariño de su madre, o el de alguien que se lo demuestre.

… comenzó a explicarse en todas las Facultades de Medicina el concepto de “apego”.    (Salmo 63:8ª)

 
Ninguna persona
puede vivir sin sentir que es amada a través del toque, la caricia o el abrazo. Necesitamos sentir que nos aman, no sólo saberlo.  Fuimos creados de manera que nos encanta abrazar, acariciar, tocar.

No se trata de que a algunos les guste más “achucharse” que a otros, es algo que todos llevamos dentro. 
No es cuestión de si algunas culturas se abrazan más que otras (la nuestra, desde luego mucho más que la anglosajona). Se trata de que cuando vivimos sin sentir el abrazo sincero de los que nos rodean, nos falta algo imprescindible en la vida.

Todavía algunos no lo creen, pero es así. La verdad es que  el “golpe de gracia” para los defensores de la lejanía en las relaciones llegó a finales de la segunda guerra mundial en una cultura “fría” por sí misma: la del norte de Europa

Durante los años de la posguerra, muchos niños huérfanos tuvieron que vivir en hospitales muy pequeños, y durante meses algunos médicos veían asombrados y literalmente atemorizados cómo algunos de esos pequeños fallecían, aparentemente con una salud “perfecta”. Comenzaron a hacerse estudios de lo que ocurría en los diferentes hospitales, y cuando vieron que en algunos de ellos (la minoría) el índice de fallecimiento de los bebés era casi nulo, se preguntaron qué estaba ocurriendo.


La gran sorpresa fue comprobar que  la única diferencia que existía entre los hospitales era que aquellos en los que prácticamente todos los bebés salían adelante, las matronas no solamente alimentaban y cuidaban a los bebés, sino que también los tomaban en brazos tres o cuatro veces al día y los “mimaban” un poco . ¡Se dieron cuenta de que algunos bebés podían morirse si nadie los tomaba en brazos! Así que rápidamente contrataron a comadronas que “solamente” recorrían las salas dónde estaban las cunas de los niños para abrazarlos y decirles que los amaban, y el índice de mortalidad de los niños descendió prácticamente a cero.

Autores: Jaime Fernández Garrido   ©Protestante Digital 2011


Semana del 2 al 8 de Octubre de 2011
Irán: Un Pastor evangélico puede ser ejecutado hoy por no volver al Islam

Pastor evangélico iraní que será ejecutado si Dios no lo remedia

Irán: un pastor evangélico puede ser ejecutado hoy por no volver al islam

28 DE SEPTIEMBRE DE 2011, IRÁN

Acusado de apostasía tras abandonar el islam hace 15 años, se negó a volver ante la Audiencia  
Provincial de Gilan, lo que podría acarrearle la pena de muerte según la legislación iraní.

Según dijo a Efe su abogado, Mohamad Ali Dadjah, Nadarjani, de 34 años, compareció este miércoles 28 de septiembre en la última audiencia ante una de las secciones de la Audiencia de la ciudad de Rasht, capital de la provincia de Gilan, y se negó a abandonar el cristianismo para regresar al Islám.

"Le han preguntado por tercera y última vez si está arrepentido de haber abandonado el Islám y ha dicho que no lo hizo, pues antes de convertirse al cristianismo no tenía fe", indicó Dadjah.

"Se mantiene en su postura y asegura que no va a dejar el cristianismo", reiteró el letrado, quien aseguró que tiene el convencimiento de que su representado será absuelto.

El abogado, defensor habitual de presos de conciencia, recalcó que en la sesión de hoy ha aludido ante la Audiencia a los tratados internacionales firmados por Irán, que el país está obligado a respetar y aplicar y que recogen la libertad religiosa, por lo que apostilló: "deben liberarlo y espero que lo hagan".

También citó ante los jueces la opinión de diversos eruditos islámicos que señalan que abandonar la religión musulmana no es motivo para imponer la pena de muerte, aunque la Ley religiosa iraní lo contemple.

Para Dadjah, los tribunales iraníes, que se rigen por la Ley Islámica (Sharia), que contempla la pena de muerte para los musulmanes apóstatas si no vuelven al seno del Islám tras pedirles tres veces que se arrepientan, "no están en posición de ejecutarlo".

Anteyer,  el defensor de Nadarjani dijo que, si es condenado a muerte, intentaría recurrir de nuevo al Tribunal Supremo de Irán para anular la pena, como ya consiguió en una ocasión anterior hace casi tres meses.

EMBAJADA DE IRÁN EN ESPAÑA

Si desea manifestar su protesta a la embajada iraní en Madrid, los medios de contacto son:  - Teléfono:  91 345 01 16    (para llamar desde fuera de España: prefijo +34) - Fax: 91 345 11 90
(desde fuera de España: prefijo +34)  - Email: 
 embiran@hotmail.com 

Fuentes: EFE Tierra      Protestante Digital 2011


Semana del 25 de Septiembre al 1 de Octubre de 2011
Para que nunca olvides

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

En el Día mundial del Alzheimer, 21 de septiembre.

Manuela se pinta los labios. Ella sabe que José no la ve, que José ya no la mira. José se perdió hace años en un laberinto llamado alzheimer.

Pero ella, como si se tratase de un ritual, cada mañana después de lavar su cara con agua fresca y jabón, se pinta los labios.

Ha sido siempre una mujer coqueta, enamorada de su marido.

Los recuerdos, lúcidos en su cabeza, le asaltan llevándola de vuelta al pasado para evocar los días en lo que era una mocita y esperaba a José con la impaciencia de una joven ilusionada.

Sacaba la silla a la puerta de su casa y dibujaba en el aire ligeros trazos con su abanico, esperando a su novio mientras la tarde caía llenándose de aroma a jazmín y dama de noche.

Cuando él aparecía montado en su destartalada bicicleta, ella presurosamente sacaba una barra de carmín heredada de su hermana mayor y se pintaba los labios para que José la viera guapa.

Manuela nunca necesitó adornos, ella era una mujer hermosa.

Los años que vivió junto a José fueron los más felices de su vida. Compartió su historia con el hombre que amaba y ambos formaron una familia de la que se siente enormemente orgullosa.

Cuando los descuidos y la desmemoria comenzaron a azotar a la mitad de su vida, Manuela se enfundó de valor y emprendió una batalla personal contra el olvido. 

Es por ello, que cada día entona las canciones que siempre gustaron a José, alegrías, seguidillas, bulerías por soleá. Le canta a su marido con el tono desgarrado de una mujer que no se resigna a perderlo.

Manuela espera que algún día a José le aborde un recuerdo y que ella forme parte de ese instante, que esté cerca de él para verlo sonreír.

Manuela se pinta los labios aunque José no la vea, aunque su José no la mire, esperando el momento en el que se crucen las miradas y que los vacuos ojos de él se llenen de vida y descubra , al igual que cuando se vieron por primera vez, la cara hermosa de una mujer que lo ama con locura…

 Yolanda Tamayo     ©Protestante Digital 2011


Semana del 18 al 24 de Septiembre de 2011
La maestra sin cerebro

El cerebro no se ve a primera vista, pero existe.

Un día, una niña de 6 años estaba en su salón de clases. La maestra iba a explicar la evolución a los niños.

Entonces le preguntó a un niño:

MAESTRA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Si.

MAESTRATommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY:Si

MAESTRA: Ve afuera, mira hacia arriba y dime si puedes ver el cielo.
TOMMY: Muy bien (Volvió al cabo de unos minutos). Si, vi el cielo.

MAESTRA: ¿Viste a Dios?
TOMMY: No.

MAESTRA: Ese es mi punto. No podemos ver a Dios porque no está ahí. Él no existe.

Una niña pequeña pidió permiso para hacerle unas preguntas al niño.

La maestra aceptó y la niñita preguntó:

NIÑITA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Si.

NIÑITA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiii … (Cansado de todas esas preguntas)

NIÑITA: ¿Ves el cielo?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ………..

NIÑITA: Tommy, ¿ves a la maestra?
TOMMY: Si…

NIÑITA: ¿Ves su cerebro?
TOMMY: No.

NIÑITA: Entonces, según lo que hemos aprendido hoy con la maestra, ¡ella no tiene cerebro!

Blaise Pascal dijo: Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen; y otra, que más o menos dice que Dios está suficientemente claro para quienes quieren encontrarlo y suficientemente oculto para quienes no quieren verlo.

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)


Semana del 11 al 17 de Septiembre de 2011
La lección del leproso.  Testimonio de un joven misionero

La acción de gracias a Dios sale del corazón agradecido Es cierto que en Madagascar tenemos muchos motivos para estar gozosos, pero también hay momengtos de desánimo; por ejemplo, cuando el paludismo nos azota o sucede algo grave.
Ese día precisamente estaba desanimado.
Cuando llegué al lugar de reunión empecé a orar así:

¿Por qué permites esto? ¿Por qué tengo que estar desanimado?
¿Por qué estoy mal de salud?    Yo lo dí todo..."
De repente entró un leproso. Estaba ciego, y para desplazarse, no le quedaba otro remedio que ir de rodillas.

Creyendo que estaba solo, empezó a orar en alta voz. Era una oración de alabanza, de acción de gracias; una oración maravillosa.  Ya no recuerdo todo lo que dijo, pero sí me acuerdo de estas palabras: "Te doy gracias por todo lo que hiciste por mí durante mi vida. Incluso te doy gracias por esta enfermedad.
Si no hubiese contraido la lepra, me hubiese quedado en la selva. Seguramente sería un hombre rico, pues, tengo cebús y arrozales, pero no te hubiese conocido nunca.  Debido a esta enfermedad vine a parar al sanatorio, y fué ahí donde te conocí.  Conocerte vale más que todo lo demás. Te doy gracias por todo, incluso por esta enfermedad".

Me quedé sin palabras y me eché a llorar. Y en voz baja finalicé mi oración diciendo:  "Perdóname Dios mio. No murmuraré nunca más contra tí".

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)


Semana del 4 al 11 de Septiembre de 2011
Como una reflexión.- De Dirk y Loida: Carta petición de ayuda  para Sang y Awa
                    
   Sang y Awa
...Alberto está enviando el Boletín de nuestra iglesia a todos vosotros. Se que, al menos, envío este correo a mis hermanos/as y por eso se que sois familia. 

Tenemos dos noticias:
PRIMERA: Por un tema profesional, nos trasladamos a Madrid, en el momento que alquilemos la casa. Esperamos que será en breve porque hay varios interesados y uno nos ha dicho de alquilarla para el 1 de Octubre.

SEGUNDA: Ahora el tema de mucha importancia y el motivo del correo:
Como ya muchos saben, tengo un buen amigo aquí en la Iglesia, un buen hermano en la fe, de quien podemos aprender mucho porque confía y pone su esperanza plenamente en el Señor y nunca se queja de su situación y circunstancias aunque tenga motivo para ello.

Sin entrar en mucho detalle, el problema de él ahora es que si no hacemos nada le echan a él y su familia del piso donde vivían, porque su hermano, sin informar previamente a él, dejó de pagar el alquiler hace muchos meses  y ahora les ha llegado un dictado del juez que hasta el 16 de septiembre pueden estar en su piso.

Ya sé que aquí en España muchos están en situaciones similares porque los que han consumido el paro,
tampoco tiene mucho más,  y no es el único inmigrante que está en esta situación, pero como un hermano que está puesto en nuestro camino con dos niños, es nuestra obligación de ayudarlo, y Loida y yo estamos agradecidos que podemos hacer algo en ayudarles.  Pero no podemos hacerlo solos.

Sé que muchos piensan que los inmigrantes han tomado su propia decisión de venir aquí, y es su responsabilidad de gestionar su vida, pero Dios da a algunos mucho y a otros poco; pero todo lo que tenemos aquí sigue siendo de Dios y no es nuestro tampoco.

¿Y quién no dice que es Dios que envía pobres aquí para que nosotros seamos probados en nuestra fe? Cada uno debe hacer el bien y no juzgar las decisiones de los otros. Además,  él sufre de una diabetes muy fuerte, y no es una opción muy realista volver a su país, porque aunque hay medicamentos allí, son pocos los que tienen acceso a ellos y en su estado tendría una corta esperanza de vida.

Mi pregunta a todos es: ¿Podéis participar en pagarle un alquiler? Necesitamos una ayuda fiable de una cantidad mensual. Por eso necesitamos que la mayoría quisiera pagar una cantidad fija mensual, y otros podrían dar algún donativo.

Hasta hoy, gracias a la ayuda de la gente, tenemos confirmada una cantidad de 310 €, contando desde ayer, pero nos falta aún unos 240 € para pagar solo el alquiler, y si podemos lograr un poco más, estaría bien para ayudarles con el agua y electricidad.

No es necesario pagar una cantidad grande, solo ya con 5 o 10 euros cada mes podemos lograr que él pueda vivir en un piso, porque con muchos, podemos. Pero cuando confirméis que quereis pagar una cantidad, debéis cumplirlo, porque somos Loida y yo que firmamos el contrato, y nosotros tomamos el 100% del riesgo. No me vale una promesa de amistad que no se cumple. Es mejor un NO, que un SÍ sin cumplir.
 
Por eso: ¿queréis ayudar en una cantidad fija? Y si es así, ¿ por cuantos meses? Y si no podéis ayudarnos cada mes, podéis pagar algunos veces un poco para generar una reserva?

Muchas gracias por vuestra atención y como podéis entender, el 16 de septiembre es YA, por eso rogamos vuestra respuesta en este semana.
Saludos cordiales de,   Dirk y Loida



Semana del 7 al 13 de Agosto de 2011
La paciencia (III)

El espíritu apacible es de gran estima delante de Dios “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.” Efesios 4:2"

Un poco de introspección y análisis de la impaciencia por nuestra parte puede ser conveniente y útil. ¿Qué me hace ser impaciente? ¿Soy inmaduro? ¿Soy quisquilloso? “Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y el mal”  (Hebreos 5:14).

¿Soy egoísta, legalista o exigente? ¿Soy capaz de dejar margen para las equivocaciones y las imperfecciones de los demás, recordando que Dios está actuando también sobre ellos? “…Que seáis pacientes para con todos. Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos” (1Tesalonicenses 5:14-15).

¿Me irrito con facilidad “porque alguien se está saliendo con la suya”? “No te impacientes a causa de los malignos” (Salmo 37:1)
¿Soy envidioso o celoso? “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados” (Santiago 5:8-9).  ¿Soy materialista? ¿Estoy dominado por el espíritu de este mundo? 
“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba…” (Colosenses 3:1)

¿He superado realmente la “mentalidad secular”?  “…pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación” (Filipenses 4:11).
¿Estoy siendo insensible a los esfuerzos de Dios para ocuparse de mí, permitiendo que sufra circunstancias adversas, irritaciones y tensiones, con el fin de que, por medio de Su gracia, aprenda a trascender el yo y a crecer en amor y estatura espiritual? “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”

Semana del 31 de Julio al 6 de Agosto de 2011
La paciencia (II)

El espíritu apacible es de gran estima delante de Dios “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.” Efesios 4:2"

Según la Palabra de Dios, nuestra vida se debe caracterizar por la paciencia, porque es importante para desarrollar el carácter maduro y estable que el Señor desea que se produzca en Su pueblo. “El amor es sufrido, es benigno…no se irrita” (
1Corintios 13:4-5)

La paciencia es la capacidad de absorber problemas y tensiones sin quejarse, y no verse afectado por los obstáculos, los retrasos y los fracasos.

Dios permite que tengamos dificultades, inconvenientes e incluso sufrimientos, con un fin específico: nos ayudan a desarrollar la actitud apropiada para que crezca nuestra paciencia.
Cuando el cristiano ve que esas pruebas se resuelven en su provecho, permitiéndole alcanzar resultados convenientes y de refuerzo para su carácter, se prepara el escenario para el desarrollo de un espíritu paciente.

A continuación, el Espíritu Santo de Dios podrá desarrollar el fruto de la paciencia en su vida. “Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia…” (
Gálatas 5:22).
Sobre la falta de paciencia que caracteriza a nuestra generación, Billy Graham comentó lo que sigue:
“Esta es una época altiva, neurótica y llena de impaciencia
.

Nos apresuramos cuando no hay necesidad – sólo por apresurarnos. Esta época acelerada ha producido más problemas y menos moralidad que las generaciones anteriores, y nos ha provocado males nerviosos.

"La impaciencia ha producido una secuela de hogares destruidos, úlceras, etc., y ha preparado la escena para más guerras mundiales”.   Por Calithos     


Semana del 24 al 30 de Julio de 2011
 La paciencia (I)

El espíritu apacible es de gran estima delante de Dios

“Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.” Efesios 4:2"


   Cuando era chico veía en la tele (todavía en blanco y negro) la propaganda de un papel higiénico cuyo slogan publicitario era “74 metros de frescura”.
Era un rollo de papel bien largo. Estaba un amigo hablando sobre este pasaje, y explicó lo que significa LA PACIENCIA usando ese ejemplo de mi infancia 
(Gracias Gerardo).

Y explicó que la paciencia es la capacidad para no responder a una agresión mientras se desenrolla los 74 metros de papel higiénico. Causó gracia verlo desenrollar un poco de papel mientras explicaba la idea, pero fue bien gráfico. Hoy padecemos el mal de la intolerancia. Y de la misma manera que las fábricas de papel higiénico cambiaron sus rollos de 74 metros por rollos de 30 metros, así también nosotros acortamos nuestro umbral de tolerancia y perdemos la paciencia más fácil.

Algunos no tienen ni 5 centímetros de tolerancia y lo que más asusta es que esta situación que es tan común fuera de la iglesia, se está viendo cada vez más frecuentemente dentro de la iglesia. Y es ahí cuando el pedido de Pablo se transforma en un reclamo tan vigente.

¿Por qué vemos tanta división en las iglesias? ¿Por qué vemos iglesias abandonadas, sin crecimiento, estancadas, con problemas, envejecidas y sin vigor? ¿Por qué hay tan poca relación entre jóvenes y adultos o ancianos? ¿Por qué es tan complicada y difícil la armonía en la iglesia? Resulta extraño preguntarse esto pensando que la Iglesia es creación directa de Dios, que tiene su misma esencia, y que se sostiene por el poder de su Diestra.

Pero mirando un poco lo que nos rodea, vemos que esta descripción es bastante habitual. Y la respuesta es tan simple como obvia: 
perdimos la paciencia. Nos volvimos intolerantes con aquellos que piensan distinto a nosotros, olvidamos la capacidad de esperar y comprender. Y en lugar de desenrollar el papel de 74 metros, tenemos el efecto de la leche hervida. Saltamos y manchamos.

Dios pensó a la iglesia como una comunidad de unidad y armonía, donde la paciencia entre sus miembros es una condición irrevocable para la fraternidad de la relación. Existe completa y absoluta unidad en la trinidad. La única razón que se me ocurre para justificar por qué no sucede lo mismo acá abajo es simplemente porque tú y yo estamos dentro de la iglesia.

REFLEXIÓN: Desenrolla 74 metros antes de reaccionar. Por Calithos


Semana del 17 al 23 de Julio de 2011
Sé perdonador                                   Publicado por Calithos

El vderdadero perdón procede de un corazón regenerado

"El perdón... según las riquezas de su gracia"  (Efesios 1:7)


¿Te has dado cuenta lo rápidos que somos para juzgar los defectos ajenos y cómo excusamos los propios? Pablo habla de “las riquezas de su gracia” que Dios ha derramado en nosotros.

Pero limitamos esa gracia cuando nos negamos a extendérsela a los demás. Dijo Jesús:  
"
Cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre os perdone a vosotros"   (Marcos 11:25).

Tú no tienes derecho a decidir qué ofensas de las personas vas a perdonar y cuáles vas a retener. Se nos ha ordenado “amar la misericordia” (Miqueas 6:8). Eso significa que debemos procurarla y hacer de ella nuestra meta.

No digas: ‘Lo perdonaré cuando me demuestre que lo merece.’ El perdón bíblico no es condicional, no puede ser ganado ni merecido, y no puedes negociarlo. Jesús dijo: “.De gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8)‘Si la perdono, habrá ganado y se escapará impune’. En realidad nadie queda impune, porque aunque tú perdones al ofensor, siempre éste tendrá una pena que pagar; sólo que a ti no te corresponde obligar a que se pague. ‘Si lo perdono, va a seguir hiriéndome.’ El perdón no significa que la relación no vaya a cambiar. Hace falta tiempo para volver a ganar la confianza de alguien y asegurarse de que el arrepentimiento es genuino. En caso de que el ofensor sea abusivo o tu integridad física esté en peligro, perdona pero mantén las distancias. ‘Si la perdono, quedará libre para volverme a herir.’

La realidad es que es libre de hacerlo de todas las maneras, lo mismo que tú eres libre de demostrar misericordia aunque el ofensor no haya dado ninguna señal de arrepentimiento.


Semana del 10 al 16 de Julio de 2011
Carta dolida por admiración rota (II)   Por Isabel Pavón

El ojo bueno como una lámpara, llena de luz todo el cuerpo

Hoy, después de tanto tiempo, te veo de nuevo.

Detengo sin prisas mis pupilas en tus labios y, una vez más, apareces envuelto en una capa de gruesas palabras que cubre tu ser entero.

Te observo. Te miro y aún no comprendo cómo he podido tener los ojos tan velados. La admiración que hacia ti sentía era limpia y confiada; sin doblez, transparente. Por la amistad que había depositado en ti, yo habría caminado a tientas hacia las veredas que exponías en tus discursos místicos.   

Dueles y haces daño.

Hablas y hablas y hablas... ¿Para quién hablas? ¿A quién diriges tus palabras? ¿Qué público te sigue? Menosprecias los tiernos brotes recién nacidos de tu huerto. Niegas con tus hechos lo que afirmas con tus dichosas palabras.

Te miro hoy y qué pequeño me pareces, qué triste, qué pobre, qué insignificante... Y por más que grites tus mensajes, por más que gesticules con tu cuerpo... qué falsas suenan tus promesas.

Amigo, te quiero y no me quieres. Tú me dueles. Me dueles y haces daño.

Estás convencido de que puedes ser guía de los ciegos y luz de los que andan en oscuridad; de que puedes instruir a los ignorantes y enseñar a los sencillos, ya que en la ley tienes la regla del conocimiento y la verdad. Pues bien, si enseñas a otros, ¿por qué no te enseñas a ti mismo?...
Romanos 2:19-21)

Compañero de camino, aunque no quieras verme, estoy aquí..., y continúo paso a paso en el sendero..., y te observo..., y una vez más detengo sin prisas mis pupilas en tus labios...



Semana del 3 al 9 de Julio de 2011
Carta dolida por admiración rota (I)   Por Isabel Pavón

El ojo bueno como una lámpara, llena de luz todo el cuerpo

Hoy, después de tanto tiempo, te veo de nuevo.

Detengo sin prisas mis pupilas en tus labios y, una vez más, apareces envuelto en una capa de gruesas palabras que cubre tu ser entero.

Te observo. Te miro y aún no comprendo cómo he podido tener los ojos tan velados. La admiración que hacia ti sentía era limpia y confiada; sin doblez, transparente. Por la amistad que había depositado en ti, yo habría caminado a tientas hacia las veredas que exponías en tus discursos místicos.

 ¡Cómo pude estar tan ciega!
¡Qué fácil se me hacía Dios al escucharte! Me bastaba el tono de tu voz para creer que Dios habitaba sumiso entre mis manos, que lo que decías era cierto, sublime, inspirado por un don divino...
Tus palabras están vacías. Suenan bien y no alimentan. En todo caso, era el Espíritu  del Señor quien las transformaba para paliar un poco el hambre que sentía...                    

Me has engañado y, en cierto modo, estoy aturdida. No es porque no sepa hacia donde debo caminar si tú no vienes a mi lado..., no es eso. Pero... avanzando, he sentido un golpe traicionero en la admiración que por ti sentía. Se ha roto como un cristal. De ahí que esté tan desconcertada.

Mi meta es clara. La veo sin ti y eso no la empaña, aunque duele. Amigo, tú me dueles
              
Haces daño cuando...
Hablas y hablas sin dejar hablar a nadie.
Cuando hablas de hacer sin dejar hacer a los demás.
Cuando hablas de orar y no permites que otros oren.
Cuando hablas de mejorar y no permites mejorar.
Cuando hablas de discernimiento y no permites discernir.
Cuando hablas de trabajar y nos atas las manos a la espalda.
Cuando hablas de dar ánimos y al mismo tiempo desalientas.
Cuando hablas de alegrías y provocas llantos.
Cuando hablas de congregarnos y provocas soledades.
Cuando hablas de dar gracias al Señor por mí y me rechazas descaradamente.
Cuando hablas de que Dios confía en mí mientras tú dudas.